Practicar yoga y reforzar vínculos: dos prácticas en una

El yoga ayudará a reforzar los vínculos familiares.
El yoga ayudará a reforzar los vínculos familiares.
Freepik

Muchos padres y madres hacen yoga como técnica para relajarse y conocer mejor su cuerpo y su mente. Estos días pueden ser una gran oportunidad para transmitir la pasión por esta disciplina milenaria a los más pequeños de la casa. Youtube está repleto de vídeos en los que se enseña a realizar las posturas más sencillas para hacer con niños.

Para hacer yoga bastará con que nos pongamos ropa deportiva cómoda y echemos una esterilla o colchoneta fina en el suelo para hacer las diferentes posturas. El salón es la habitación más adecuada para hacer la clase durante estos días para poder seguir los ejercicios en la televisión.

Asanas en pareja

Cuando se hace yoga en familia, se priorizan las asanas (posturas) en pareja. La razón principal es fortalecer el vínculo entre padres e hijos y favorecer una mejor comunicación. Serán los mayores los que enseñen a los más pequeños la importancia de respirar bien y relajarse para lograr poco a poco todos los beneficios de este deporte.

Durante la sesión de yoga en pareja, aunque se pueden hacer asanas individuales adaptadas a cada edad, habrá algunas posturas en las que el padre o la madre tendrá que actuar de apoyo de su hijo para su correcto posicionamiento. Estas ayudarán a reforzar la confianza paternofilial y hacerle ver al niño que no le vamos a dejar caer.

También habrá asanas en las que el niño o la niña tendrán que ser los que ayuden a sus padres para realizar de forma correcta el ejercicio. Con ellas estaremos reforzando su confianza y su autoestima así como su sentimiento de utilidad dentro de la unidad familiar.

Posturas de yoga familiar

Hay asanas que son muy sencillas de hacer para los niños y suponen un entretenimiento saludable:

Ardha Kapotasana: comenzaremos poniéndonos con las manos en el suelo y las piernas abiertas el ancho que den las caderas. Pasaremos la rodilla derecha hacia adelante para colocarla entre las manos. A continuación, bajaremos las caderas y estiraremos la pierna izquierda para empujar el suelo con el empeine. Los últimos movimientos consistirán en inhalar aire alargando el tronco y estirar el cuello dirigiendo el mentón hacia el pecho para parecernos lo más posible a un ave.

Tittibhasana: en esta asana, la confianza de los niños en los padres debe ser total. Tendrán que levantar las caderas elevando las piernas. Seguidamente tendrán que inhalar aire para llevar los pies por fuera de las manos. Tendrán que sacar el aire en el siguiente paso y flexionar las rodillas a la vez que bajan las caderas para quedarse en cuclillas. A continuación, meterán los brazos por debajo de las rodillas y flexionarán los codos hasta poder sentarse sobre ellos. Todo el peso debe recaer sobre las manos para intentar levantar los pies del suelo. Será el momento en el que los padres pueden ayudar a sus hijos sirviendo como apoyo mientras sienten cómo su pecho se llena de aire.

¿Quieres recibir todas nuestras propuestas de planes para hacer con niños? Apúntate y te enviaremos nuestra newsletter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento