El GP de Australia de F1 prepara un protocolo de control para el coronavirus y no está garantizada su disputa

Carlos Sainz observa su McLaren durante la pretemporada de F1.
Carlos Sainz observa su McLaren durante la pretemporada de F1.
EFE

La temporada 2020 de Fórmula 1 arrancará el 13 de marzo con el primer día de los entrenamientos libres del GP de Australia. Desde varios días antes, como cada año, estarán desembarcando material, personal, además de los propios pilotos y periodistas que recorren el Mundial.

Sin embargo, el brote de coronavirus que tiene a todo el mundo en alerta ha colocado la posibilidad de la suspensión o la cancelación en el panorama. Después de que se haya pospuesto el GP de China, la cita australiana sigue en marcha, al menos de momento.

Chase Carey, máximo responsable de Liberty Media (dueños de la Fórmula 1) se ha desplazado este viernes a Montmeló para mantener una reunión con los jefes de las escuderías y con los pilotos. El objetivo era transmitir tranquilidad a todos los presentes, aunque algunos equipos han exigido que les garanticen la seguridad de todos los que viajen.

Uno de ellos, el que ha llevado la voz cantante en la reunión, ha sido Ferrari. La Scuderia es uno de los más afectados por la situación, ya que Italia es el país europeo con más contagiados y más muertos por el coronavirus. Los responsables del equipo de Maranello han pedido que les aseguren que no van a correr peligro. Carey ha respondido que ellos harán todo lo posible para garantizar el bienestar de todos, pero también ha advertido que están en manos de lo que les llegue desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las autoridades australianas.

Australia prepara un estricto protocolo

En el territorio australiano ha habido un total de 23 casos (ocho de ellos en el Diamond Princess), una cifra baja dada la alarma que ha surgido en el resto de países. No obstante, el ejecutivo del Primer Ministro Scott Morrison ha preparado un plan de emergencia ante la crisis, ya que temen que vaya a más. "El riesgo de una pandemia está muy cerca y debemos prepararnos", dijo en una rueda de prensa.

Entre otras medidas han decidido prohibir las aglomeraciones, se han cerrado escuelas, guarderías y centros de mayores. De momento no han limitado la llegada de viajeros de otros países (Ferrari manda a unas 160 personas desde Italia en vuelo directo), pero ante la llegada de más visitantes extranjeros por la Fórmula 1, y dando por hecho que se mantendrá la disputa del Gran Premio, han establecido un estricto protocolo.

Los periodistas, por ejemplo, tendrán que someterse a pruebas en el mismo aeropuerto y esperar allí cuatro horas para el resultado. En caso de positivo, serán puestos en cuarentena; en caso de negativo, continuarán con normalidad hasta el circuito de Albert Park, en Melbourne, donde habrá un aumento del personal médico que habitualmente hay en cada Gran Premio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento