Los deportistas transexuales abren el debate a cinco meses de los Juegos de Tokio 2020

Tifanny Abreu, primera jugadora transgénero en jugar en la Superliga brasileña.
Tifanny Abreu, primera jugadora transgénero en jugar en la Superliga brasileña.
Instagram

Los deportistas afrontan la recta final hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Faltan menos de cinco meses para el pistoletazo de salida y quien no tiene el billete olímpico apura sus últimas opciones de lograrlo. En el horizonte se encuentra el problema del coronavirus, pero también un debate sobre la participación de deportistas transexuales en la cita olímpica.

Se habla de la posible participación de dos deportistas que nacieron hombres en términos biológicos pero cambiaron su sexo y compiten en categoría femenina. 

Una es la halterófila neozelandesa Laurel Hubbard, quien se sometió a un cambio de sexo en 2012 y en 2017 irrumpió en el panorama mundial de su deporte, cosechando sus primeros resultados internacionales.

La otra es la jugadora brasileña de voleibol Tifanny Abreu, quien también comenzó su transición en 2012, año hasta el que desarrolló una larga trayectoria internacional -que incluye los oros olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012- bajo el nombre de Rodrigo Abreu. 

Tifanny se convirtió en la primera deportista transgénero en competir en la Superliga Brasileña y puede estar en la lista del combinado brasileño. 

“Como cualquier jugadora, quiero ir a los Juegos pero sé que no sucederá solo porque esté llamando tanto la atención. Tengo que superarme como jugadora”, afirmó Abreu en una entrevista para New York Times.

Lo mismo ocurre con Hubbard, campeona de Oceanía y subcampeona del mundo en 2017, ya que sus registros (275 kilos en el Mundial de Anaheim) le colocan como una de las aspirantes a entrar en la final de Tokio 2020.

No son los únicos deportistas transexuales que buscan un puesto en los próximos Juegos Olímpicos. La atleta estadounidense Megan Youngren inició un proceso de reasignación de género en 2012 y compite en los 'trials olímpicos' que seleccionan a los integrantes olímpicos del Team USA.

Otro caso que saltó a los medios fue el del marchador Chris Mosier, el primer deportista transexual en competir por un puesto en el equipo olímpico masculino de Estados Unidos.

Apoyo del COI

El Comité Olímpico Internacional anunció en enero de 2016 que permitirá competir a los hombres y las mujeres transgénero aunque no se hayan sometido a una cirugía de reasignación sexual. También que las atletas que hubieran llevado a cabo la transición de hombre a mujer deberían reducir el nivel de testosterona en la sangre a menos de 10 nanomoles por litro. 

La física médica y atleta trans que asesoró al COI en los nuevos lineamientos, Joanna Harper, afirmó que el momento de ver competir a atletas transgénero en los Juegos "será un momento histórico”, consciente de que “esta área es muy controvertida y hay una gran cantidad de opiniones”.

Harper publicó un estudio sobre atletas trans y asegura que las mujeres transgénero que pasan la pubertad como hombres cuentan con ventajas que no se pueden eliminar por completo, pero también considera que hay desventajas, como mantener una complexión que, por lo común es más grande, pero con una reducción en la masa muscular y en la capacidad aeróbica.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento