Las lágrimas de Michael Jordan, la carta de la viuda Vanessa... Mucha emoción en la última despedida a Kobe Bryant

El Staples Center se ha llenado para el homenaje a Kobe Bryant.
El Staples Center se ha llenado para el homenaje a Kobe Bryant.
EFE

El Staples Center de Los Ángeles se ha convertido este lunes en el lugar de peregrinación de todos los aficionados a la NBA que quieren dar su última despedida a Kobe Bryant y a su hija Gianna, además de los otros siete fallecidos en el trágico accidente del pasado 26 de enero.

Más de 20.000 asistentes rindieron un último tributo al legendario escolta, en una fecha elegida por su simbolismo: el 24 (dorsal de Bryant) de febrero (2, el dorsal de Gianna) de 2020 (20, las temporadas que estuvo en los Lakers). El lema elegido es elocuente: "Una celebración de la vida".

Con unos minutos de retraso, empezó el homenaje con una emotiva interpretación de una de las canciones favoritas de Kobe interpretada por una amiga de la familia: Beyoncé. Un emocionante himno que, en sus palabras, era una de las canciones favoritas del exjugador, cuyo título además guarda un simbolismo evidente: 'Heaven'. Después, una de las canciones más conocidas de la estrella estadounidense: 'Halo'.

Nadie contuvo el llanto. Jugadores y amigos de Kobe, como Pau Gasol, vestido con un smoking, James Harden, Anthony Davis o Dwayne Wade, todos de negro riguroso y gafas de sol intentando tapar las lágrimas que inevitablemente corrían por sus mejillas, despidieron al amigo, compañero y rival, pero ejemplo de todos. 

También asistieron leyendas del baloncesto como Michael JordanBill Russell o Kareem Abdul Jabbar, entre otras personalidades, pero también gente de otros deportes, como el nadador Michael Phelps o músicos como Jennifer López o Alicia Keys, que dejó otro de los momentos del acto cuando tocó la Sonata 'Claro de luna' de Beethoven al piano.

El cómico Jimmy Kimmel, roto también por el dolor, intentó llevar el peso del memorial, pero el momento más emotivo fue la despedida de Vanessa Bryant, que leyó una emotiva carta:

La carta de Vanessa Bryant a Kobe y Gianna

"Gracias a todos por estar aquí. Significa mucho para nosotros. Lo primero, me gustaría agradecer a todos. El cariño y apoyo que hemos recibido de todos ha sido reconfortante. Gracias por vuestras oraciones. Me gustaría hablar de los dos, Kobe y 'Gigi', pero primero empezaré por mi pequeña", empezó Vanessa, que tuvo que interrumpirse, rota por el dolor.

Gianna Bryant era un alma cariñosa. Me daba un beso cada día nada más levantarse, y nunca se iba sin darme un beso. Cuando se había ido y yo no me había dado cuenta, yo le escribía un mensaje para preguntarle y ella me contestaba: 'Mamá, sí te he dado un beso, pero no te quería despertar'. Ella le encantaba hacer tartas, y le hizo una a Kobe que le hizo mucha ilusión. Gigi le encantaba ver shows de cocina conmigo y sus hermanas. Su sonrisa le llenaba la cara, y Kobe me decía que tenía mi carácter, mi sonrisa y mi fuego, me decía Kobe. 

"'Kobe me decía que 'Gigi' tenía mi carácter, mi sonrisa y mi fuego"

Era amable, cariñosa, pura y genuina, pero también competitiva como su padre. Tenía la habilidad de aprenderse una canción al escucharla dos veces. Era una increíble deportista: se le daba bien la gimnasia, el fútbol, el atletismo... Confiaba mucho en sí misma. En el colegio enseñaba baloncesto a los equipos de chicos. Le encantaba estar en familia, las tradiciones familiares y ver televisión con la familia. Gianna era muy inteligente: sabía leer y escribir mandarín, sabía español... Y jugaba muy bien al baloncesto. 

Estaba deseando graduarse en 8º y entrar en el instituto con su hermana Natalia. Gianna siempre me hacía sentir muy orgullosa. Nunca fue egoísta. Fue una profesora, líder... Tenía mucho 'swag' desde pequeño. Daba muchos besos y abrazos. Y desde siempre me besaba, tenía los labios gordos como su padre. Nos queríamos mucho. Era muy enérgica. Nos agotaba a mí y a Natalia. Echo de menos sus besos, su sarcasmo, su inteligencia y su eterna sonrisa y luego risa. 

Compartíamos mucho. Era mi arcoíris cada día. Echo de menos verla cada día. Era la hija más amorosa, hermana más cariñosa. A la pequeña le encantaba ir con ella al trampolín, y siempre iban con una sonrisa juntas. No veremos a Gigi con Natalia en el instituto. No podremos enseñarla a conducir. No podré decir lo bonita que está en su boda. No podré ver a mi hija en el altar, bailar con su padre o estar conmigo. Gianna hubiera sido una mamá alucinante, era muy maternal. Hubiera sido la mejor jugadora de la historia de la WNBA.

Ya luchaba por la igualdad en el deporte. Escribía sobre la desigualdad en los salarios en la WNBA y la NBA en el periódico del colegio, y quiero luchar por ello en su nombre. Era una hija y hermana amable, cariñosa, inteligente y amorosa. Tenía mucho que dar a este mundo. Capri, Natalia, Bianka y mamá te echarán de menos.

Ahora voy con mi compañero de vida, mi Kobe. Era la Mamba negra. Era mi coco, mi 'Papi-chulo'. Yo era su 'principesa'. Era mi todo. Nos conocimos cuando teníamos 17 años. Yo fui su primera novia, su amor, su esposa, su mejor amiga, su protectora. Kobe me amaba más de lo que yo hubiera pensado. Yo era fuego y él era hielo. 

Habría hecho cualquier cosa por mí. Nadie me habría querido más que él. Era carismático, amable, adorable, romántico... Era muy romántico, más de lo que creéis. Cada año hacíamos viajes por San Valentín. Crecimos como si fuera una película. Nuestra historia fue un amor de película. 

Tuvimos un gran matrimonio y criamos unas hijas maravillosas. Quería pasar tiempo con nosotros. El fin de semana siguiente quería que nos fuéramos solos nosotros. Quería que renováramos nuestros votos, que Natalia cogiera nuestras alianzas y recorriéramos el mundo juntos. 

Kobe era el MVP de los padres. Nunca levantaba la tapa del WC, pero siempre decía lo que quería a sus hijas. Cuando Kobe aún estaba jugando y yo embarazada de Bianka, él iba a buscar a las niñas. Le enseñé que yo siempre iba a llegar a tiempo, no como cuando llegó una hora y 45 minutos tarde a buscarla. Era un padre maravilloso. 

Les enseñaba canciones tontas, incluso en la ducha. Pasaba mucho tiempo con ellas, incluso aunque cuando no tenía. Le encantaba llevárlas al parque. La última vez, la tarde antes de que murieran. Les encantaba ver películas juntos, como la última de Star Wars o de Harry Potter. Hacían maratones. Una vez le reté a que iba a llegar a tiempo para un partido y si no, tendría que anotar 81 puntos en un partido. Y lo hizo.

Le hubiera gustado entrenar a Gianna, y quería hacer que Natalia jugara más. Estaba convencido de que Gianna iba a ser una gran jugadora, por su visión de juego. Quería que Bianka y Capri jugaran también. No tendrán a su padre y su hermana, y no lo entienden. 

"Me encargaré de enseñarle a nuestras hijas lo que fue su padre, sus valores y las lecciones que dejó"

No va a estar para acompañarme a la guardería, a los médicos o ver crecer a sus hijas. Pero me encargaré de enseñarle lo que fue su padre, sus valores y les mostraré todas las lecciones que dejó. Gigi tenía una gran capacidad para expresar por escrito lo que sentía. Ambos eran listos, alegres y llenos de vida. Les encantaba estar juntos. 

Dios sabe que estaban destinados a estar juntos. Tendrían que haber llegado juntos a casa. Cariño, te has llevado a 'Gigi', me quedo con 'Bibi' y 'Coco'. Os echo de menos, 'Bubu' y 'Gigi'. Que Dios os guarde, y esperadme para cuando nos volvamos a ver. Os quiero por siempre, mami".

El mismísimo Michael Jordan fue el encargado de ayudar a Vanessa a bajarse del estrado, entre un estruendoso aplauso de los presentes.

Taurasi en español, su último mensaje a Rob Pelinka...

Además de Vanessa, hablaron varias personalidades cercanas a Bryant. Diana Taurasi, leyenda de la WNBA y bautizada como 'The White Mamba' en honor a Kobe, y que acabó su alocución con una frase en español: "Kobe y 'Gigi' está en el corazón de Los Ángeles y los ángeles nunca mueren. Te queremos mucho".

Otra estrella de la WNBA, Sabrina Ionescu, destacó que quería ser como él. El entrenador del equipo femenino de la Universidad de Connecticut, Geno Auriemma, hizo sonreír a los presentes con una anécdota:

"Me dijo que él entrenaba al equipo de su hija. Y yo pensé: 'madre mía, pobres niñas'. Era el jugador de la NBA menos entrenable", bromeó.

Rob Pelinka, general manager de los Lakers y exagente de Kobe Bryant, confesó que había estado escribiéndose con él mientras estaba en el helicóptero. Hablaron sobre cómo estaba ayudando a Alyssa Altobelli, compañera de equipo de Gianna que también iba en el helicóptero e hija de John Altobelli.

Michael Jordan: "Quería ser para él el mejor hermano mayor"

Tras la interpretación de la sonata nº14 de Beethoven por parte de Alicia Keys, tocó uno de los momentos más emotivos y representativos de la noche: el discurso de Michael Jordan. Llorando, el histórico 'Air Jordan' despidió a su hermano pequeño:

"Estamos aquí para despedir a un padre, a un amigo, y a un jugador de baloncesto. Éramos grandes amigos, era mi hermano pequeño. Había muchas comparaciones entre ambos. Todos tenemos hermanos pequeños, que por razones que sean, siempre te quitan tus cosas: los zapatos, los juguetes... No tiene sentido. Pero con el tiempo eso es amor. Es por la admiración que tienen por sus hermanos mayores. Es por todos los detalles que muestran. Me escribía mensajes por la noche, de madrugada. Me hablaba de cualquier cosas, a veces del 'triángulo'. 

Con el tiempo se mostró su pasión. Es alucinante la pasión. Si quieres a alguien, si tienes pasión por algo, vas a por ello. Sean helados, hamburguesas... lo que sea. Lo das todo para conseguirlo. Para mí, Kobe era una inspiración de lo que debía ser un jugador de baloncesto. Era el mejor jugador de baloncesto que podía ser y yo quería ser para él el mejor hermano mayor que podía ser.

Para hacerlo, hay que poner las charlas, las llamadas de medianoche o las preguntas tontas. No era si no Kobe Bryant. Hablábamos de negocios, de familia, de todo. Él sólo quería ser un jugador mejor, una persona mejor. Ahora ya ha conseguido que mi meme llorando vaya a estar por los siguientes años. Le dije a mi mujer que no quería hacerlo, por lo que me iba a provocar para los próximos años. Esto es lo que me ha hecho Kobe Bryant.

"Mi meme llorando va a estar circulando los siguientes años"

Era un grano en el culo, pero era Kobe. Hace unos meses me escribió y me dijo: 'quiero enseñar a mi hija, pero no sé en qué estaba haciendo, pero me preguntó a qué edad empezó a aprender movimientos. Él me dijo que tenía 12 años, y yo le dije que a los 12 años estaba aprendiendo a jugar al baloncesto.

No puedo esperar a llegar a casa para abrazar a mis hijas. Eso me enseñó. A aprender a querer a los más cercanos. A Vanessa, Bianka, Natalia y Capri, os tenemos en el corazón y os tendremos muy cerca.

"Cuando Kobe Bryant murió, murió una parte de mí"

Nadie sabe cuánto tiempo nos queda. Tenemos que aprovechar el momento y pasar el máximo tiempo con los nuestros. Vivir el momento es disfrutar cada instante con los nuestros.

Cuando Kobe Bryant murió, murió una parte de mí. Tenemos que aprender de los que tenemos cerca. Os prometo que desde hoy viviré recordando lo que supuso. Descansa en paz, hermano pequeño".

Shaquille O'Neal y su 'enemistad' con Bryant

Aunque hubo mucha leyenda detrás, la relación entre Shaquille O'Neal y Kobe Bryant no fue mala. Todo lo contrario, según el exjugador fueron grandes amigos.

"Cuando veíamos a la prensa, nos guiñábamos el ojo y decíamos: 'vamos a patear culos'", bromeó O'Neal, que prometió cuidar de sus "sobrinas" Bianka, Natalia y Capri.

Incluso contó cuándo se ganó su respeto: "Le dije que en el equipo no hay un 'yo' ('I', en inglés) y me contestó: 'Lo sé, pero sí hay un 'mi' ('me', en inglés'), hijoputa". Esta anécdota hizo reírse a todos.

Tras una nueva demostración vocal de otra artista estadounidense de primer nivel como Christina Aguilera, que entonó un 'Ave Maria' de Haendel de manera primorosa, Kimmel dio paso al discurso de Bryant en el día de su despedida y su 'Dear Basketball', el corto con el que ganó un Oscar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento