¿Son los bombardeos la solución a Estado Islámico?: Seis formas de luchar contra los terroristas

¿Son los bombardeos la solución a Estado Islámico?: Seis formas de luchar contra los terroristas

Francia, en palabras del presidente François Hollande ante el Congreso, se ha propuesto "destruir" a Estado Islámico. La organización terrorista ha reivindicado los atentados de París del 13-N y amenaza con más, algo que la práctica totalidad de dirigentes políticos y analistas asume como una realidad. ¿Qué hacer para parar una guerra contra un no Estado?

La respuesta a esta pregunta no es sencilla. La medida inmediata tras el 13-N, por parte de Francia, han sido los bombardeos en Al Raqa (Siria). La acción militar es considerada por muchos solo una pata de la solución al problema del terrorismo yihadista. El ataque a EI tiene que ser, apuntan, por varios frentes. O, como ha concretado el ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, "un paquete político, ideológico y financiero".

La ideología radical

"El poder de EI no reside en su capacidad militar o en su brutalidad, sino en la extensa lista de razones por las cuales personas en el Medio Oriente y en el extranjero los apoyan, dice Rami G. Khouri, de la Universidad Americana de Beirut, en Al Jazeera.

Combatir la ideología de Estado Islámico es crucial para su derrota, coincide Barah Mikaïl, investigador de FRIDE y experto en Oriente Medio y el Norte de África, que explica a 20minutos que esto se debe hacer tanto en Occidente como en los países árabes y musulmanes. Siempre va a haber una minoría radical entre esos apoyos, asevera, pero la mayoría de personas que terminan asumiendo las tesis de Estado Islámico es gente "sin perspectivas" de futuro en los países en los que vive.

Si no hay integración, hay frustración y eso beneficia a los intereses de las organizaciones radicalesEncuentran un sentido a sus vidas tras buscar varias alternativas, señala, "es una manera de decir 'existimos y actuamos'; muchos quieren acabar "como héroes". ¿Cómo cambiar eso? Los Gobiernos tienen que actuar, poner en marcha políticas económicas, sociales, "de creación de empleo" y, por supuesto, con la educación, clave "en el tratamiento de los ciudadanos al mismo nivel".

Barah Mikaïl cree, asimismo, que hay que acabar con políticas de discriminación como las que hay en Francia, que al final "excluyen a franceses de origen árabe o musulmán". Si no hay integración, hay frustración y eso beneficia a los intereses de las organizaciones radicales. El caso de Francia y los banlieues —suburbios— es muy concreto, su situación de "burbuja" no ha cambiado "en 50 años". No obstante, para el experto el panorama no es tan negativo: "Hay mucho radicalismo allí, pero el porcentaje es minoritario".

El investigador del Real Instituto Elcano Fernando Reinares abunda en esta idea y considera que en España las redes de captación han encontrado "una población joven, vulnerable, que no se identifica con el país donde ha nacido ni con el de sus padres. Les ofrecen una identidad", asegura. La mitad de los arrestados por yihadismo "son de nacionalidad española", añade. Para él, explicó el lunes en la presentación de un estudio sobre yihadismo, es muy importante la labor de las familias para evitar que esto ocurra.

No obstante, para Nassim Nicholas Taleb, fundador del Real World Risk Institute, Occidente está ignorando algo importante en sus análisis: no mira a "las raíces" de la ideología, es decir, a la educación wahabista y salafista que se imparte en países como —"nuestro aliado", lo llama con ironía— Arabia Saudíaunque dentro hay división— y que promueve, explica en Político, la intolerancia y la creencia "de que los chiíes, los yazidis o los cristianos son personas desviadas".

Las fuentes de financiación

Rastrear y cuantificar el dinero que maneja Estado Islámico es todo un desafío. Según estimaciones "conservadoras" realizadas por Thomson Reuters, la organización terrorista ingresaría al año casi 3.000 millones de dólares (2.800 millones de euros). El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado mes de febrero una resolución (2199) en la que identificaba el expolio del crudo (que supondría un 38% de dichos ingresos, unos 1.100 millones; aunque otras fuentes como el diario Financial Times, lo dejan en la mitad) y las antigüedades en Irak y Siria como dos de las principales vías de financiación.

Es probable que los yihadistas recurran a empresas que ofrecen servicios de transacciones de dineroTambién están en la lista el saqueo de bancos (en 2014, por ejemplo, los yihadistas robaron 425 millones de dólares en efectivo del banco central de Mosul), el tráfico de personas (se compran personas por 13 dólares y se liberan pidiendo unos 3.000), la extorsión, los secuestros (se estima que EI obtuvo entre 20 y 45 millones de dólares en 2014, según el Grupo de Trabajo de Acción Financiera, GAFI, integrado por 36 países, aunque Thomson Reuters eleva la cifra hasta los 120 millones al año), otros recursos naturales como el gas (17% del total de ingresos) y la recaudación ilegal de impuestos (unos 360 millones de dólares al año, según TR). "Y las donaciones privadas", recuerda Barah Mikaïl.

"No es fácil" controlar todo eso, dice, "la economía está basada en la circulación de datos, así que es difícil considerar parar estas actividades". El GAFI expone que es probable que los yihadistas recurran a empresas que ofrecen servicios de transacciones de dinero. Estas, a su vez, se sirven de intermediarios de confianza que contactan con socios extranjeros o locales para enviar o recibir pagos.



En marzo pasado, una treintena de países lanzó en Roma el Grupo contra la Financiación del EI con el fin de intercambiar información e intentar evitar que la organización recaude fondos. En cuanto al control del petróleo y la circulación de mercancías, "hay que atacar a Estado Islámico en la parte más alta de su jerarquía, lo que está intentando hacer Francia en Al Raqa", explica Barah Mikaïl.

Un camión que transporte unos 150 barriles de petróleo puede aportar a EI entre 3.000 y 5.000 dólares, según el GAFI, que explica que la organización suele recibir el dinero en mano, por lo que resulta complicado de rastrear. Según el Grupo, en territorio controlado por Estado Islámico la producción de barriles de crudo sería de unos 50.000 al día.

EI obtiene dinero también a través de otras donaciones realizadas por Internet, cuyo pago gestiona usando herramientas como Twitter o SkypePor otra parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, aliado de Bachar Al Asad, ha dicho que hay unos 40 países desde los que se financia a EI, entre ellos varios miembros del G20. Países y particulares del Golfo están en el punto de mira. El año pasado, el primer ministro de Irak, Nouri al-Maliki, acusó públicamente a Arabia Saudí a financiar a la organización; también varios medios británicos. Arabia Saudí negó la mayor y dijo que solo ayuda a la "oposición moderada" siria.

La revista Newsweek se inclina más bien por Qatar —aunque el jeque Abdullah bin Nasser bin Khalifa Al Thani ha garantizado este martes su "pleno apoyo" a Hollande— y Kuwait, ya que en 2013 Arabia Saudí aprobó leyes que castigan el apoyo financiero a organizaciones terroristas. En los dos últimos años, según esta publicación, las cuentas de EI han ingresado en donaciones más de 40 millones de dólares. También, según GAFI, EI obtiene dinero a través de otras donaciones realizadas por Internet, cuyo pago gestiona usando herramientas como Twitter o Skype.

Hay que tener en cuenta que EI tiene entre 20.000 y 30.000 "combatientes" a los que pagaría entre 350 y 500 dólares al mes, lo que supone un desembolso mensual de unos diez millones de dólares. Cuando uno de sus miembros muere, también hace pagos a las familias.

Cooperación judicial y policial

El exvicedirector de la Inteligencia interna egipcia, Fuad Alam, explicó esta semana a la Agencia EFE que, en su opinión, los atentados de París son consecuencia de la falta de coordinación y la escasez de transparencia en materia de la lucha antiterrorista. La ONU, a través de una plataforma internacional específica, debería hacerse cargo de esto, asegura.

Los ministros de Exteriores de la UE han insistido estos días en que el intercambio de información es vital. El secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Harlem Désir, ha pedido, por ejemplo, que se desbloquee el régimen de intercambio de datos de pasajeros aéreos (PNR), además de un esfuerzo mayor en combatir el tráfico de armas.

John Kerry y François Hollande han pactado intensificar su intercambio de información sobre EI; y la comisaria europea de Justicia, Vera Jourová, ha recordado que es urgente llegar a un acuerdo sobre el intercambio de datos de los ciudadanos entre Europa y EE UU. Hace unas semanas, precisamente, la Justicia Europea anuló el sistema "seguro" que imperaba desde hace 15 años, el Safe Harbor; las circunstancias extraordinarias imperantes tras el 13-N podrían acelerar las negociaciones sobre el establecimiento de un nuevo protocolo, aunque es difícil atisbar si habrá consecuencias para la privacidad.

Intervención militar

Esta semana, aviones estadounidenses han bombardeado en Siria, cerca de la frontera con Irak (a lado de Deir al-Zour), un total de 166 camiones cisterna de Estado Islámico que transportaban petróleo, según datos de The New York Times. Francia, por su parte, también ha pasado a la acción en Al Raqa, e incluso ha empezado a coordinarse con Rusia, que lleva a cabo bombarderos estratégicos y lanza misiles de crucero.

El ministro del Interior ha asegurado que, "hoy por hoy", España no se plantea efectuar bombardeosLos ministros de Defensa de la UE han aceptado por unanimidad activar el artículo sobre defensa colectiva europea para prestar asistencia a Francia, pero hay división de opiniones sobre qué peso debe tener la opción militar. Para el exsecretario general de la OTAN y ex Mr. PESC Javier Solana, por ejemplo, la medida no debe estar por encima, por cuestiones de eficacia, de la "asfixia" económica. El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha asegurado que, "hoy por hoy", España no se plantea efectuar bombardeos.

Para Barah Mikaïl no hay duda de que el ataque a posiciones de EI ha debilitado al grupo, pero aún tiene "capacidad de decir que existe". Sin embargo, el futuro es incierto y Estado Islámico podría cambiar de estrategia. Podría quedarse en Siria e Irak —aunque está extendiendo su "califato" declarando provincias "oficiales" en países vecinos— o adoptar, un buen día, una estructura "discontinua entre unos países y otros, lo que significa, por ejemplo, no tener una jerarquía o una base oficial, sino individuos que podrían actuar de manera violenta y que dicen que actúan para EI", apunta el experto, seguro de que habrá más ataques. "Por supuesto lo va a hacer, para decir que no están limitados a ninguna frontera", añade.

En lo que hay más consenso, de momento, es en el rechazo a una intervención terrestre. Estados Unidos no está por abordar ese punto que, en opinión de Barah Mikaïl, "crearía una situación similar a lo que hemos visto antes en los casos de Afganistán e Irak". A su juicio, EI no resultará vencedor en esta larga contienda contra él, pero hace falta tiempo para que eso ocurra. 

La "guerra" en Internet

El secretario de Defensa de EE UU, Ashton Carter, ha calificado a los terroristas de Estado Islámico como "los primeros de las redes sociales, igual que Al Qaeda fueron los primeros terroristas de Internet".

Su labor de propaganda y de captación en la Red, así como el dominio del lenguaje audiovisual y de las redes como Twitter, Facebook y YouTube son un arma más para ellos, sobre todo de cara a la gente joven. En España, la Policía Nacional y la Guardia Civil dedican buena parte de su trabajo en el ámbito antiterrorista yihadista a controlar foros, webs y plataformas on line.

Esta semana, de hecho, el grupo hacker Anonymous anunció "ciberataques masivos" contra la organización. "Se ha declarado la guerra. Estén preparados", dijo un enmascarado —con la característica careta de Guy Fawkes— en lengua francesa, algo poco habitual. Aseguró que miembros de Anonymous de todo el mundo estaban preparados para erradicar todo rastro en Internet de EI.

Solución política a Siria

La destrucción de Estado Islámico también pasa, de forma paralela, por resolver el jeroglífico sirio. "Tenemos que empezar el camino político en Siria. Tenemos que resolver el problema subyacente de la guerra civil", asegura el ministro británico de Exteriores.

Un día después del 13-N, en Viena, se cerró un acuerdo internacional para encaminar un proceso de paz, que contempla que Bachar Al Asad y la oposición —con sus propias fracturas internas— se sienten a negociar antes del 1 de enero; también incluye un Gobierno de transición en seis meses y un alto el fuego supervisado por la ONU, aunque EI y el Frente Al Nusra no estarán incluidos en él. En el conflicto han muerto ya más de 200.000 personas.

"Sabemos desde hace tiempo que al final solo se puede considerar una solución política para Siria", dice Barah Mikaïl, que cree que es pronto para vislumbrar un final, ya que hay que "convencer a todos los actores sirios de que el interés nacional es más importante que sus intereses propios", concluye. Pero hay algo más a tener en cuenta, según explica a 20minutos Antonio Díaz, profesor de Ciencia Política de la Universidad de Cádiz: esto no tendrá recorrido "sin la implicación de los países árabes".

Síguenos en Facebook para estar informado de la última hora:
Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/2607193/0/combatir/estado-islamico/seis-frentes/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Cerrar

Mostrar gráfica

¿Cómo leer la gráfica?

  • Hay tres variables que se distinguen por colores: ECO de 20minutos.es, en rojo; ECO en redes sociales, en verde, y ECO total (una combinación de los dos anteriores), en azul. El usuario puede activar o desactivar cada una de ellas en cualquier momento con los botones que aparecen justo debajo de la representación gráfica.
  • Al pasar el ratón por cada punto de la gráfica aparecerá el valor (en porcentaje) de cada una de las variables que estén activadas en una fecha y una hora concretas.
  • Zoom: Al seleccionar una zona de la gráfica cualquiera, esta se ampliará. Automáticamente aparecerá un botón a la derecha con las letras reset zoom. Pinchando ahí, la gráfica volverá a su posición inicial.

Más información

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios