pixel
.

Viva Piñata supone un juego muy distinto a lo que estamos acostumbrados a ver en Xbox 360.

Probablemente es uno de los títulos más arriesgados del catálogo de la consola, ya que su aspecto infantil puede provocar rechazo a los amantes de los juegos de acción que tanto proliferan en la máquina de Microsoft.

Supongamos que metemos en una coctelera el desarrollo de Los Sims y el aspecto de Animal Crossing. El resultado es este Viva Piñata, un título que parte de un argumento muy sencillo que se complica cuando evoluciona.

El objetivo del jugador es cuidar un jardín para que en él puedan vivir piñatas con formas de animales. Partiendo de un jardín destrozado, el jugador tendrá que cuidarlo y poner todos los medios a su alcance para que comiencen a aparecer las piñatas, que sólo afloran ante unas determinadas condiciones.

Pese a su aspecto, Viva Piñata no es sencillo. Las piñatas no se pueden comprar por lo que, si queremos que aparezcan, se queden e incluso se apareen el jardín que hemos construido (a través de minijuegos) tendremos que trabajar bastante, con ritmo y sin pausa.

Una vez que hayamos conseguido una legión de piñatas, podemos vender alguna y obtener dinero para mejorar las condiciones y el nivel de las que se han quedado.

Pese a que cuenta con opciones online y se pueden intercambiar los artículos conseguidos con otros jugadores, hubiera sido muy interesante poder recibir visitas en nuestro mundo virtual y que las piñatas visitantes interactuaran con las nuestras.

Aún así, Viva Piñata es un juego colorido que destaca por una impresionante calidad gráfica y por suponer un soplo de aire fresco para Xbox 360.

OTRAS CRÍTICAS DE VIDEOJUEGOS