Gonzo Suárez e Iván Fernandez Lobo, ideólogo y director de Gamelab
Gonzo Suárez e Iván Fernandez Lobo, ideólogo y director de Gamelab. GAMELAB

Un año más, la industria del videojuego está de enhorabuena, pues llega Gamelab 2019. Desde hoy, día 26, hasta el 28 de junio, el XV Congreso internacional de videojuegos y ocio interactivo abrirá sus puertas en la Hesperia Tower de Barcelona.

Llega con invitados tan relevantes como Cory Barlog, director creativo y guionista de God of War, Jordan Mechner, autor, guionista y diseñador de Prince of Persia, o David Cage, presidente y fundador de la desarrolladora Quantic Dream.

Esta decimoquinta edición continúa con la filosofía de los años anteriores, pues Gamelab siempre recibe invitados y ponentes importantes y sirve de nexo de unión para toda la industria, lo cual le ha hecho convertirse en un evento de prestigio a nivel mundial.

20 minutos ha podido ahondar en el congreso hablando con su director, Iván Fernández Lobo, y su ideólogo, Gonzo Suárez, personalidades de referencia en el mundo del videojuego.

La filosofía de Gamelab

Este congreso, que comenzó como un evento algo más casero, surgió con la intención de reunir a "toda la industria española y parte de la europea para reflexionar un poco por dónde ir e intercambiar experiencias", explica Suárez.

Pero, según aclara, este concepto casero es quizá uno de sus puntos a favor, pues por ello "ha sabido atraer gente que otros eventos no han podido". Esto le hizo convertirse en un "evento gourmet a partir de 2007, 2009, y ahora son los propios grandes creadores los que quieren ir a Gamelab".

"Es un año especial, como todos los años, con gente que son de primera línea, con un discurso y una visión privilegiada", añade Iván Fernández Lobo. "Es una suerte para nosotros poder tenerlos en nuestro evento y para la gente que pueda asistir también, porque pueden intercambiar ideas con ellos de primera mano, escuchar un poco cuál es su visión sobre el estado actual del sector y sobre la evolución del medio en general".

Tal y como aclara Gonzo Suárez, parte importante del evento se basa en que "los protagonistas del mejunje sean los que cuenten estos cambios tan drásticos que da la industria del videojuego".

Y no pueden faltar otras personalidades que también son protagonistas, los desarrolladores de juegos indie: "Hay que cuidar tanto la industria tradicional, que es la que marca un poco la directiva, como la visión alternativa del juego indie, que muchas veces hacen quiebros y la industria les sigue bastante".

Gamelab fuera de Barcelona

"El evento nació en España y siempre ha sido un impulsor de todo lo que ha pasado en los últimos 15 años en el sector del videojuego nacional", indica Iván Fernández Lobo. "Otra cosa es que tenga un posicionamiento global. Es un evento que no se hace enfocado a una industria concreta, sino que se hace como un lugar de encuentro internacional".

La Gamelab que se viene celebrando desde 2004 en Barcelona es el evento principal de la marca, que también ha tenido otras ediciones internacionalmente como en Uruguay, Noruega o Japón. Es por ello que no plantean trasladarlo a otra ciudad, a pesar de que hayan recibido ofertas de otras ciudades como París o Lisboa.

Gonzo Suárez especifica que tienen predilección por Barcelona, "que siempre ha respondido muy bien". Iván Fernández Lobo, por su parte, destaca que intentan hacer un "evento global en Barcelona, que es una ciudad global en un país relevante a nivel mundial". Por ello, su intención es continuar allí para también ayudar al sector español.

Tal y como destaca el director de Gamelab, "desde que el evento llegó a Barcelona, muchas empresas catalanas han crecido y muchas de fuera han llegado. Eso es un trabajo de muchas partes, pero una parte importante es de Gamelab, que ha creado una marca alrededor del sector del videojuego en España, y particularmente en Cataluña y Barcelona".

El futuro de Gamelab

"La especialidad de Gamelab es estar siempre en la vanguardia. Nosotros somos gente del sector y estamos permanentemente pendientes de lo que va ocurriendo. Como ocurre todo muy rápido, es imposible predecir cuáles van a ser los temas calientes del año que viene", especifica Lobo. "Es el propio sector el que decide las temáticas de los eventos".

Pero algo de lo que ya se puede hablar, pues es presente y futuro, es del juego en la nube con plataformas como Google Stadia.

"Creo que le falta todavía mucho al fenómeno que dice Google de jugar en streaming, pero se pueden dar primeros pasos", opina Gonzo Suárez. "Lleva unos doce años intentándose y no se sabe si se ha resuelto".

De hecho, ya en 2009, Gamelab habló de streaming, pero sigue habiendo cierto escepticismo en general. Aun así, Suárez cree que esto podría ser "la gallina de los huevos de oro para la industria: el usuario teleconsumiría los contenidos, la piratería estaría extinguida y el control de consumo sería casi directo".

Por su parte, Iván Fernández Lobo opina que el streaming "es una consecuencia de la evolución tecnológica, no un cambio en la distribución de los juegos".

"Lo más interesante no es si los videojuegos los vamos a descargar en una consola o no, lo más interesante es toda esta tecnología que permite el streaming, qué tipos de juegos y qué tipos de experiencias nos va a proveer".

El videojuego como fenómeno cultural

En 2008, Gamelab alcanzó un gran logro, tanto para los organizadores como para todos los amantes de los videojuegos: que el Ministerio de Cultura aceptase el videojuego como un apartado oficial de la cultura española.

Gamelab tuvo parte de responsabilidad, pues una de las funciones con las que nació fue la de servir de difusión para la industria en este aspecto. Tal y como apunta Lobo, la organización trabajó con las instituciones para que "tuvieran conciencia y conocimiento de esta oportunidad cultural, industrial y económica, para el país y para el mundo en general".

Por ello, tanto Gonzo Suárez como Iván Fernández Lobo llevaron a cabo en 2010 la iniciativa de proponer a Shigeru Miyamoto, creador de grandes videojuegos como Super Mario, para el premio Príncipe de Asturias, hecho que se dio finalmente en 2012.

Todo este trabajo de visibilización hace que los videojuegos se despeguen cada vez más de la concepción de juguete que tenía anteriormente.

"El videojuego se ha pasado 30 años en la sombra y no tiene un discurso público. La televisión y el cine siempre lo han tenido, pero el videojuego no ha generado discurso", explica Suárez. "Se ha disfrazado de juguete en sus inicios y, cuando dejó de ser un juguete, quedó una especie de desconcierto social".

Por ello, Iván Fernández Lobo cree que "los juegos se van a convertir o se tienen que convertir en un derecho para todo el mundo, y no un privilegio para unos pocos. Eso es lo que están promoviendo todas las plataformas, es decir, el acceso universal a los juegos. Igual que la televisión en su día era un privilegio para los pocos que podían comprárselas y ahora es casi un derecho universal".

Quizá llegue el día, como imagina el director de Gamelab, en el que las portadas de los diarios abran con una noticia sobre un videojuego, del mismo modo que se hace con el deporte.

De hecho, ya está sucediendo con el juego Fortnite que "hay cosas que trascienden más allá. A medida que los juegos son más importantes en la vida de las personas, las cosas que pasan dentro de los juegos serán más noticiables".