Cuando no podemos compartir vacaciones con nuestro perro: "El rencor no existe en los perros y el tuyo no te odiará por haberle dejado"

  • Sonia Sáez, veterinaria y Brand Manager de Purina Corporativo, aporta una serie de consejos a quienes no pueden viajar con su perro sus vacaciones.
  • "La regla básica para determinar con quién o dónde dejas a tu perro en vacaciones es elegir lo que mejor vaya con su personalidad y necesidades".
  • "Lo recomendable es que quien cuide de tu mascota mantenga lo más que pueda sus rutinas de comida, aseo y, sobre todo, de paseos en duración, lugares y frecuencia".
Niño abrazado a su perro
Niño abrazado a su perro.
©GTRESONLINE

Para muchos las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina. A aquellos que comparten su vida con un perro a veces les resulta imposible compartir estos días juntos por diferentes circunstancias. Por fortuna, existen diferentes opciones para que se queden bien cuidados - que alguien de confianza se traslade al domicilio durante unos días para ocuparse de él, llevarlo a casa de alguien durante ese periodo o bien dejarlo en una residencia canina- sin embargo, a muchos cuidadores les asusta cómo afrontar la despedida o dudan si ponen en peligro el vínculo que ambos tienen. Sonia Sáez, veterinaria y Brand Manager de Purina Corporativo despeja todas nuestras dudas en esta entrevista.

¿Cómo debe ser nuestra actitud con el perro los días anteriores al viaje?

Cuando organizamos un viaje, los perros no saben que se quedarán en una residencia o con otra persona, pero sí pueden percibir anticipadamente nuestros cambios de comportamiento, nervios y demás emociones. Por eso deberíamos intentar estar animados y no trasladar nuestra tristeza o angustia por esta separación temporal porque, de lo contrario, también acabará afectando a la mascota. Hay que recordar que serán solo unos días y que, si no puede ir con nosotros, vamos a elegir lo más adecuado para su bienestar, así que podemos estar tranquilos de que estará bien.

"Los perros sí pueden percibir nuestros cambios de comportamiento y nervios previos al viaje"

La clave es actuar natural, tanto días antes como el mismo día de la despedida. Salúdalo como un día más, para que no perciba que está pasando algo excepcional. Evita despedidas largas, fuertes abrazos o demostraciones de cariño adicionales a las que ya compartís normalmente. Así, tu mascota naturalizará el momento y no se estresará por la despedida. Si ladra o ves que está inquieto, no le riñas. Prémiale con algún juguete o snack cuando se muestre tranquilo.

¿Conviene preparar al perro con antelación para la separación durante las vacaciones con visitas cortas a la casa o la residencia canina donde se va a quedar?

Si lo vamos a dejar con otra persona, lo ideal es que sea alguien o un espacio que la mascota ya conozca, así el cambio es menos brusco. Recomendamos llevarlo algunos días previos a que conozca el lugar, de forma muy natural y relajada, sin que parezca una visita obligada sino una actividad divertida. Si lo vamos a dejar en una residencia y ésta lo permite, intenta llevarlo unos días antes durante ciertas horas, para que se acostumbre al entorno y a jugar con otros perros, así lo relacionará positivamente, nosotros también podremos asegurarnos de que es un espacio adecuado para dejarlo y nos iremos más tranquilos cuando llegue el momento.

"Si lo vamos a dejar con otra persona, lo ideal es que sea alguien que la mascota ya conozca, así el cambio es menos brusco"

¿Qué debemos tener en cuenta antes de decantarnos por alguna de las opciones disponibles para dejar a nuestra mascota durante las vacaciones? ¿El carácter del perro debería primar a la hora de elegir?

Si no puedes o eliges no irte con tu perro de vacaciones, será importante que determines bien dónde y con quién se quedará tu mascota. La regla básica para determinarlo es elegir lo que mejor vaya con su personalidad y necesidades. Es decir, si tu perro tiene mucha energía y es muy demandante, no deberías dejarlo en un lugar más pequeño que donde vive, con alguien mayor o que no lo saque suficiente a pasear. Si tiene problemas de sociabilización, lo ideal sería que se quede con alguien que ya conozca y no en una residencia, donde esté con otros perros que no conozca. Si, por el contrario, está acostumbrado a grandes espacios, evita, por ejemplo, apartamentos pequeños. En definitiva, que sea un lugar donde pueda adaptarse lo mejor posible y que esté cómodo.

Si vamos a dejar a la mascota con un amigo o familiar, como decíamos antes lo ideal es que ya se conozcan y, si nuestra mascota conoce el lugar donde vive, incluso mucho mejor. Así estará más relajado y perceptivo a la hora de pasar un tiempo allí. En este caso, lo recomendable es que quien cuide de tu mascota mantenga lo más que pueda sus rutinas de comida, aseo y, sobre todo, de paseos en duración, lugares y frecuencia. Todo esto favorecerá a la mejor adaptación de tu mascota.

"Si se queda en una residencia intenta llevarlo unos días antes durante ciertas horas, para que se acostumbre al entorno y a jugar con otros perros"

Si, por el contrario, te decantas por una residencia, es imprescindible que te asegures de que el lugar es adecuado para dejar a tu mascota. Existen residencias con jaulas muy pequeñas, sin terreno suficiente. Dedica tiempo a mirar opciones, comparar y decidir hasta que encuentres la que creas más adecuada, ya sea por espacios, comodidades que le faciliten a tu mascota o la propia actitud de los cuidadores. Ya sea que se quede con alguien o en una residencia recuerda que es importante intentar mantener los hábitos y rutinas de tu perro para que sea lo más sencillo posible. Por esto, si es posible llévale su cama para que use y sus juguetes favoritos.

No se debería dejar al perro solo en casa si nos vamos a ausentar varios días, ni siquiera si una persona va a pasearle o darle de comer. Los perros son animales que necesitan vivir en compañía, y un periodo largo de soledad puede ser muy duro para ellos y pasarles factura.

"En los casos en que el animal no sea muy sociable, dejarlo en una residencia no será recomendable"

¿Cuándo estaría contraindicada una residencia canina?

En los casos en que el animal no sea muy sociable, dejarlo en una residencia no será recomendable ya que puede tener inconvenientes tanto para él como para el resto de las mascotas que allí estén. Lo mismo ocurre si el perro tiene necesidades muy concretas, es muy mayor o necesita medicación, por ejemplo. Si se trata de perros que necesitan especial atención y de alguien dependiente de ellos, es conveniente asegurarse que podrán estar por él todo lo que precisa, para garantizar su salud y seguridad. La mayoría de residencias están muy preparadas, y los tratan tan bien que no quieren volver a casa. De todos modos, al haber varios perros, si el nuestro necesita cuidado y atención exclusivos, por motivos lógicos quizás no los podrá recibir. Así que este debería ser un factor decisivo clave.

"Aunque hayas intentado cambiar su rutina lo menos posible durante tu ausencia es normal que pueda mostrar cambios de comportamiento"

¿Es posible que el perro esté más triste o apático de lo normal tras el reencuentro después de las vacaciones?

Aunque hayas intentado cambiar su rutina lo menos posible, no habrás estado presente y vendrá de otro entorno y con otra gente, por lo que es normal que pueda mostrar cambios de comportamiento. Así como la vuelta nos afecta a nosotros, también ocurrirá con nuestras mascotas. En algunos casos están muy contentos de volver a casa y estar contigo, en otros, se lo han pasado tan bien con otros perros o cuidadores que se les hace difícil la vuelta a la rutina. Si el perro presenta algún síntoma como pérdida de apetito, conductas destructivas o movimientos repetitivos, llévalo a su veterinario para un correcto diagnóstico y posible tratamiento.

¿Cuáles son los principales cambios que puede experimentar la mascota al volver de vacaciones?

Hay cuatro principales cambios que le pueden afectar:

Control de esfínteres: si ahora tu perro ha vuelto a hacer sus necesidades en casa, puede que se deba a una alteración en su rutina de horarios y debes hacer que vuelva a adaptarse a ella. Sácalo con más frecuencia de la habitual así va recuperando poco a poco los horarios de paseo y recuerda cómo debe comportarse. Evita regañarlo cuando lo haga en casa y prémialo haga sus necesidades donde toca.

Reclamo de atención: durante las vacaciones, algunos perros reciben mucha más atención de la que sus propietarios les pueden procurar durante el resto del año. Por eso es frecuente que, a la vuelta de las vacaciones, algunos perros se muestren especialmente cariñosos buscando nuestro contacto. Una buena idea es establecer claramente momentos del día y espacios concretos durante los cuales el centro de atención será nuestro perro, y otros en los que puede disfrutar tranquilo de algún juguete o premio, así podrá relacionar que tanto él como tu necesitáis vuestro espacio.

"Si notas signos de angustia o tristeza, tendrás que hacer una adaptación progresiva a los nuevos horarios y rutinas, en la medida de lo posible"

Exceso de actividad: es probable que, si estuvo en una residencia con mucho espacio y muy estimulado o que, si su cuidador hizo de su estancia juntos una fiesta, ahora nuestra mascota quiera seguir con ese ritmo intenso de vacaciones. Procura darle más tiempo de actividad física si así lo necesita, pero irla encajando en su rutina de manera sostenible.

Depresión: si notas signos de angustia o tristeza, tendrás que hacer una adaptación progresiva a los nuevos horarios y rutinas, en la medida de lo posible. Es decir, que el perro no pase de estar siempre acompañado a quedarse 9 horas solo porque su propietario vuelve al trabajo de un día para el otro. Hay que evitar un contraste tan brusco.

"Los perros se adaptan muchos más rápido que nosotros a nuevas circunstancias por lo que seguramente te reciba con el mismo cariño de siempre"

¿Algún último consejo que te gustaría darnos?

Sí, recuerda que el rencor no existe en los perros. Tu mascota no te odiará por haberla dejado con otra persona unos días. Piensa que los perros se adaptan muchos más rápido que nosotros a nuevas circunstancias por lo que seguramente te reciba con el mismo cariño de siempre. En este caso, intenta no cortarlo de golpe porque seguramente tu perro se ponga muy demandante. Por eso, lo recomendable será hacer un esfuerzo y, durante las primeras semanas tras el regreso de vacaciones, poner el despertador un poco antes para sacar al perro a pasear sin prisa y dejando que juegue con tranquilidad, dándole un tiempo extra para adaptarse de nuevo a la rutina. Procura que tus salidas sean cortas y déjalo entretenido en tu ausencia para evitar que desarrolle trastorno de ansiedad por separación. Contacta con un veterinario especialista en Medicina del Comportamiento Animal en caso de necesitar soporte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento