La tasa de abandono escolar en los jóvenes en 2018 fue la más baja de la última década, un 17,9%. En diez años casi llegamos al objetivo del 15%, pero está costando. Una opción para que los jóvenes no dejen los estudios es sin duda impulsar la FP Dual, que compagina estudios con prácticas en la empresa, y es la simbiosis perfecta entre la educación y la inserción laboral.

Información relacionada