El PSOE lleva semanas defendiendo su derecho a liderar un gobierno progresista "en solitario". Ayer ofrecieron a Podemos el papel de cooperador. Aclararon que eso implica que puede ayudar, pero no liderar ningún ministerio. Para ser presidente, Sánchez puede elegir entre los votos de UPN o de Bildu; entre el PNV o ERC. Pero para Podemos (y sus 42 diputados), el PSOE aún no tiene alternativa. A algunos no les gustará, pero Iglesias sigue en la partida.

Información relacionada