No hay empleo fijo ya para nadie, bueno para muy pocos, pero menos que para nadie, para ti si eres mujer y además eres ‘mayor’. Así de rotundo se lo explicaron a una persona cercana a mí en la enésima empresa a la que había ido a entregar su currículum para encontrar trabajo. No el trabajo que le correspondería a sus estudios, conocimientos y experiencia, no, un trabajo casi sin cualificar, que a la postre es lo que con lo que te acabas conformando para evitarte disgustos. Con lo de ‘mayor’, no creas que se refieren a mi edad, que va, -me dice-. Llaman mayor a una mujer que ya no cumpla los cuarenta. Así que de ahí para arriba, vamos jodidas para reconstruir la trayectoria laboral que se cargó de un plumazo la crisis, para llegar a cumplir los años de cotización que me permitan una mínima jubilación digna y para olvidarme de lo avinagrado que es para el carácter saber que no llegas a fin de mes y que de lujos, nada.

Y en medio de esta calamidad que me estaba contando, que será el pan de cada día de miles de personas, escuchamos a la experta decir en el Congreso que la recuperación económica "se escribe en femenino".

¿En femenino? Esto sí que tiene tela. Cuando no hace ni cuatro días que nos ha contado la prensa por activa, pasiva y perifrástica que la destrucción de empleo afecta sobre todo a las mujeres y que el 90% de las personas que se fueron al paro el mes pasado fueron mujeres (6.969 mujeres de los 7.255 nuevos parados), que hay 2.008.618 paradas y 1.465.663 parados, que sus trabajos son más precarios y que el empleo a tiempo parcial no deseado les afecta más. ¿Sabrá Fátima Báñez lo que es escribir recuperación económica en femenino y en masculino? Porque estos son datos del propio Ministerio de Trabajo que ella dirige y por lo que dicen las cifras más que de recuperación, de lo que se escribe en femenino es de destrucción de empleo.

Más que de recuperación, de lo que se escribe en femenino es de destrucción de empleo

Pues ni por esas, Bañez, en su mundo de Yupi, insiste en que "el balance, pensando en las mujeres, es positivo·, y que hay más oportunidades para las mujeres que nunca. ¡Pero si hasta dice que se está corrigiendo la brecha salarial! Así lo suelta sin despeinarse y sin aportar dato alguno en una arenga más propia de un mitin electoral que de una obligada respuesta parlamentaria.

Es lo que suele hacer esta señora, soltar un mitin para responder a una pregunta en el Parlamento y si se me escapa un fake –o sea, si directamente digo una mentira- ¡ah lo siento! Mismamente lo hizo cuando en el lío catalán aseguró que "uno de cada tres empleos que se destruyen en España ocurre en Cataluña" ignorando deliberadamente que desde que empezó la recuperación económica a finales de 2013, Cataluña es la comunidad donde más se ha reducido el paro.
Tienes que escuchar más a la ministra y no quejarte tanto, le digo a mi amiga: mañana sales a buscar y encuentras un buen trabajo. ¡Seguro!