¿Las farmacias se están forrando con la pandemia?

Colas en una farmacia de Madrid.
Colas en una farmacia de Madrid.
Jorge Paris

Ahora que hemos dejado de hacer cola en las farmacias para conseguir los test Covid, el Gobierno ha decidido fijar su precio en 2,94 euros. Salen a nada en comparación con los 15 eurazos que pagué a una farmacéutica con pinta de tener un velero en Mallorca. Eso sí, el precio sigue siendo un 50% más caro que en Francia y Alemania, y supera los 2,10 euros de Portugal. La ministra Darias dice que es "el más asequible posible para encontrar un equilibrio". Se referirá al equilibrio entre farmacias y proveedores porque el resto de mortales, con los productos de primera necesidad para la Covid, caminamos en la cuerda floja. Llevamos dos años sumando a la economía doméstica mascarillas diarias, ahora FFP2 por la sexta ola. En una familia con un solo miembro trabajando y tres hijos igual les toca repetir mascarilla. De test para todos ni hablamos...

Luego leo que mantienen el veto de venta en supermercados, la clave para que los precios bajaran en otros países, y cortocircuito

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos y la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar) ha aceptado el precio común a los test, aunque también subraya que van a perder dinero. Les toca venderlos por debajo del precio al que los adquirieron, pero lo aceptan porque aseguran "priorizar el interés sanitario al económico". Luego leo que mantienen el veto de venta en supermercados, la clave para que los precios bajaran en otros países, y cortocircuito.

En las fiestas la demanda de test fue un 1200% superior. Las farmacias los compraron caros, pero no los vendieron con rebaja. Lo de intentar no tener pérdidas admite pocos reproches, pero sí pongo más en duda eso que dice el ministerio para argumentar la venta exclusiva en farmacias: ofrecen consejo al cliente sobre su uso y garantías de control.

Seguro que la mayoría de farmacéuticos son mucho más profesionales que los que me tocaron a mí

Me hice un tour navideño buscando test hasta que los encontré en dos, a precio de oro. En una pregunté cómo se usaban y me remitieron a un papel con las instrucciones o a mirarlo en internet. En la otra farmacia me vendieron el test por partes, por un lado, el palito, por otro el capuchón... Lo típico de cuando lo sacas de una caja en la que vienen muchos y haces packs poniendo una pegatina de tu farmacia. De lo único que tenía garantía era de que iba a perder alguna pieza por el camino. En el Carrefour, al menos, me habrían preguntado que si quiero bolsa.

Seguro que la mayoría de farmacéuticos son mucho más profesionales que los que me tocaron a mí. Y claro que no todos han abierto una sección bio comprando el local de al lado como la de mi barrio. En cualquier caso, la culpa es del Gobierno por tardar en regular los precios. Dicen que querían asegurar el abastecimiento, pero les fue regular porque en Navidad era más difícil encontrar un test que un gamusino. Las leyes, en una situación de emergencia, siempre tienen que ir más rápido que los empresarios que buscan forrarse con la pandemia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento