Gerardo Díaz Ferrán
El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. EP

El embargo de bienes al aún líder de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, decretado por el juez que lleva el caso de Viajes Marsans como medida cautelar, es el último escalón dentro de un año de despropósitos. El presidente de la CEOE, que no se presentará a las elecciones para renovar su mandato, se enfrenta a varias causas judiciales.

No es la primera medida judicial de este tipo que se le aplica: en agosto les embargaron a él y a su socio 37,64 millonesDe hecho, no es la primera medida de este tipo que se le aplica: en agosto otro juez les embargó cautelarmente a él y a su socio Gonzalo Pascual 37,64 millones de euros por las "graves irregularidades" cometidas en Air Comet. El juez extendió la orden a dos hijos de los empresarios y a un ex consejero de la aerolínea, que quebró en 2009.

Unos días después, el 8 de septiembre, el Juzgado de Primera Instancia número 43 de Madrid sentenciaba a Díaz Ferrán a pagar de su bolsillo el sueldo adeudado -nóminas de octubre y noviembre de 2009- a un empleado de la compañía aérea, algo que había garantizado personalmente. El presidente de la CEOE tiene pendientes siete denuncias similares.

Sus problemas con la justicia, a día de hoy, se extienden a las acusaciones por impago de nóminas en Air Comet, la suspensión de pagos de la compañía,  una denuncia por apropiación indebida de las cuotas de la Seguridad Social y de los sueldos de Viajes Marsans, denuncias de varias aerolíneas y de acreedores como NH Hoteles o Pullmantur y al caso de Aerolíneas Argentinas, que Argentina expropió en 2008.

Dimisión "inmediata"


Díaz Ferrán era el copropietario del Grupo Marsans, que vendió en junio por 600 millones a Posibilitum Business, de Ángel de Cabo, desprendiéndose también de compañías como la cadena de hoteles Hotetur, la empresa de servicios aeroportuarios en tierra NewCo Handling, la agencia Tiempo Libre, las agencias Rural Tours o Viajes Crisol, entre otras muchas.

En marzo, además, había dimitido el director general de Marsans, José María Lucas, y el Ministerio de Economía disolvió otra de las empresas de Díaz Ferrán, la aseguradora Mercurio. Su condición de presidente de los empresarios españoles comenzó a pesarle y el sector turístico decidió pedir su dimisión "inmediata" por dañar la imagen del país.  

Precisamente, como líder de la CEOE, Díaz Ferrán ha sido uno de los interlocutores en el diálogo social mantenido con el Gobierno para intentar consensuar la reforma laboral o el tema de las pensiones, por ejemplo. Algunas de sus propuestas y afirmaciones han sido bastante polémicas en este sentido, causando gran revuelo en los sindicatos.

Despidos y jubilaciones


En febrero, Díaz Ferrán se mostró a favor de la creación de contratos que contemplasen indemnizaciones por despido de 20 ó 22 días por año trabajado para que los empresarios "se animasen" a contratar. Asimismo, se mostró en julio partidario de elevar la edad legal de jubilación en España desde los 65 años a los 67 e incluso hasta los 70.

Siempre ha expresado su conformidad con la reforma laboral del Ejecutivo, cuyos recortes defendió ante UGT y CC OO en las negociaciones que se rompieron en junio, y se ha manifestado en contra de la huelga general del 29-S, llegando a afirmar que un paro de este tipo es rechazable "siempre"; contra la crisis, sugirió "trabajar más y ganar menos".

El próximo 21 de septiembre se celebrarán elecciones en la CEOE, pero Díaz Ferrán no se presentará. Aunque él mismo ha recordado en más de una ocasión que seguirá siendo empresario a pesar de los problemas "personales" que le impiden presentarse a otro mandato, ya que, asegura, ha llegado a emplear a 24.000 personas como dueño de varias compañías.