¿Cómo va a influir la maternidad en la relación entre Dulceida y Alba Paul?

Dulceida y Alba Paul
Dulceida y Alba Paul
Getty Images
Dulceida y Alba Paul

En uno de los momentos más dulces de su vida, así podríamos afirmar que se encuentran Dulceida, Aida Domènech, y Alba Paul, quienes darán la bienvenida a su hija en el mes de octubre.

Es una de las parejas más queridas de internet y también una de las que más ha hecho sufrir por su historia de amor, que ha atravesado varias etapas incluyendo una ruptura y una reconciliación.

Lo que les ha convertido en la mejor prueba de que segundas partes sí pueden ser buenas. Buenas y también más complejas, ya que se trata de una etapa de sus vidas en las que su relación se va a ver sometida al brutal cambio que es la maternidad.

NOTICIA DESTACADA

Pero antes de eso, vamos a rebobinar en el tiempo. Fue en el año 2014 cuando la influencer Dulceida, anunciaba que estaba muy ilusionada en una relación con Alba. De esta forma, ‘Dulcealba’, etiqueta que acumula decenas de miles de posts en redes sociales, se convertía en una de las parejas favoritas de internet.

En divertidos vídeos de tags y challenges, mostraban su día a día como novias, por lo que en el momento que su pública relación se oficializó en la boda que celebraron en 2016 (la #Dulcewedding, una ceremonia privada que realizaron a orillas del mar, en una cala de Sitges), esta se convirtió en uno de los vídeos más vistos del canal.

Y, aunque no llegaron a firmar su unión en el Registro Civil (admitieron en una entrevista a Vanitatis que son un “desastre” para los trámites), nadie cuestionaba que la suya era una unión basada en amor.

Pese a todo, los fans quedaron en vilo cuando, cinco años más tarde, en 2021 anunciaron que ponían punto final a su relación. La ruptura entre ellas se vivió con la misma solemnidad que si se tratara de la separación de unas amigas muy queridas y así se mostró en redes sociales al poco de conocer la noticia.

Que la vida da muchas vueltas es algo que podrían confirmar Dulceida y Alba, un año y medio después de aquel cierre, el milagro que tanto esperaban que sucediera su comunidad de seguidores, se convirtió en realidad. Anunciaban su reconciliación e internet pudo soltar un suspiro de alivio.

No era un secreto que ambas querían ser madres, por lo que es de imaginar que el tiempo separadas debió de darles la perspectiva de entender que era un proyecto en el que querían embarcarse juntas, ya que como ellas admitieron en posteriores entrevistas, estaban muy enamoradas.

Si la suya es una relación atípica en cuanto a agendas sociales, compromisos de trabajo, o familias, hay que añadir que ahora Alba se encuentra embarcada en el rodaje de Pekín Express, por lo que estará un tiempo alejada de su pareja.

Este nivel de citas profesionales no es una novedad en sus vidas, sino algo que pudimos conocer más a fondo en la docuserie de Dulceida al desnudo. Y, con un bebé de camino, las cosas no van a ser menos complejas.

A la que se acercan Dulceida y Alba según va avanzando el embarazo, una gestación para la que han recurrido al método ROPA, es una más de las etapas del amor: la de ampliación de la familia.

Y, como no podía ser de otra manera, es también una de las más exigentes, ya que se dan cambios sustanciales en la relación para los que necesitarán reajustarse emocional, física y mentalmente.

Las futuras madres pronto se verán inmersas en un nuevo y desconocido círculo de tareas, donde además de la previa gestión del hogar, está la responsabilidad de la criatura recién llegada, que viene acompañada de tomas, baños, siestas.... En definitiva, nuevos horarios y dinámicas.

El aumentar la lista de tareas puede dar lugar a dificultades y conflictos, a lo que hay que sumar, de la misma manera, que hay nuevas figuras de afecto.

Sin embargo, como bien saben quienes se han tirado a la piscina de la maternidad, este cambio, por ajeno que suene, es algo normal que en terapia de pareja se conoce como crisis evolutiva.

Aunque el término “crisis” tiene una connotación negativa, se refiere a la modificación. Se transiciona de una etapa vital a otra, y ese cambio -la ampliación de la familia en el caso de las catalanas-, produce fluctuaciones, inestabilizaciones y transformaciones, que se traducen en desorganización de la estructura previa.

¿Es una señal de alarma? No, en todo caso el indicativo de que, como a un ordenador o a un móvil, hay que ‘instalar’ la actualización más reciente, ya que se deben cambiar viejas pautas por otras que funcionen según el nuevo ritmo y sistema familiar.

Los recursos de la pareja para enfrentarse a los cambios

A Dulceida y Alba les espera una estimulante evolución por delante, desde la esfera personal y también de la pareja, y, por suerte, hay una serie de recursos que pueden ayudarles (y mucho) en el proceso.

La cohesión entre ambas es el primero de ellos. Es habitual ver en sus respectivos perfiles varias muestras de cariño y detalles, y es que el apego mutuo, el afecto y la confianza son algunas de las cualidades que les servirán para sacar músculo en esta fase.

Por otro lado, es una oportunidad de oro para que practiquen la flexibilidad. Adoptar rápidamente nuevos roles y reglas que faciliten la solución de conflictos que se les pongan en el camino será otro gran refuerzo.

Y aunque estas generalidades se pueden aplicar a cada pareja que se encuentre en el camino de la maternidad, cabe recordar que cada familia es única, tiene una historia irrepetible y cuenta con recursos y limitaciones propios. 

Por eso las influencers son afortunadas en contar con un núcleo cercano, un elemento clave de cara a atravesar este momento vital. Familiares y amigos son una fuente de apoyo social a quienes pedir ayuda en caso de necesidad.

En el caso de Dulceida, quien tiene una relación muy cercana con sus padres, es de esperar que no tarden en aparecer una sucesión de imágenes y vídeos en sus perfiles con Anna Pascual o Salvador Domènech ejerciendo como abuelos.

Y además de Àlex, su hermano mayor, no le faltarán más tías y tíos a su futura hija, ya que ambas son muy cercanas a su círculo de amigas.

En resumen, puede que la maternidad sea un acontecimiento desconocido que ponga en jaque su relación. Conlleva necesidad de cambio y la pérdida de su estilo de vida tal y como la conocían hasta ahora.

Pero les brindará una oportunidad de crecer y aprender, así como de conocer una nueva faceta de su relación de pareja que irá saliendo a la luz de ambas madres y que tiene la capacidad de reforzar todavía más la unión.

De lo que no cabe ninguna duda es que la suya será, como su matrimonio, una familia con mucho amor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento