MALDITOS BASTARDOS: TARANTINO VA A LA GUERRA

<p>Malditos bastardos - CARTEL</p>La II Guerra Mundial, el conflicto bélico más sangriento del siglo XX, dejó millones de muertos e innumerables películas. Muchas se centraron en la parte trágica de la guerra, pero el cine, arte muy ligado al espectáculo, optó en muchas ocasiones por hablar de masculinidad y heroísmo.

Quentin Tarantino da ahora su particular visión de lo sucedido. Como era esperable, no presta mucha atención al sufrimiento de las víctimas o al porqué de las batallas, sino que opta por una enloquecida trama que mezcla venganza, sangre y humor. Dividida en cinco episodios, Malditos bastardos es una adaptación muy libre de Aquel maldito tren blindado, semidesconocida cinta italiana de 1978.

De ella adopta el punto de partida: la labor de un grupo de judíos que, mediante emboscadas, se dedican a cortarles la cabellera a los nazis. Un argumento del gusto de Tarantino que, siempre excesivo, añade a las actividades del grupo un propósito tan ambicioso como irreal: acabar, de una sentada, con el III Reich, Hitler y Goebbels incluidos.

Un autor inconfundible

<p>Malditos bastardos - 280</p>Así, a lo largo de más de dos horas y media de metraje, personajes ficticios se mezclan con otros reales. Abundan los homenajes a clásicos del celuloide (y al propio cine como forma, algo particular, de acabar con el nazismo); y el autor se explaya en parrafadas algo absurdas sobre lo divino y lo humano. Tarantino se rodea de un reparto en el que intercala amigos, sorpresas y estrellas.

Entre estas últimas destaca Brad Pitt, que saca su vis más cómica interpretando al líder del enloquecido grupo de vengadores. La francesa Mélanie Laurent, que encarna a una superviviente judía ansiosa por vengar a su familia, carga con gran parte del peso dramático de una película en la que, sin embargo, destaca el trabajo del casi desconocido actor austriaco Christoph Waltz, que dota de encanto y maldad el difícil papel del coronel nazi Landa.

A toda velocidad


Malditos bastardos llevaba más de una década en la cabeza de Quentin Tarantino, que pensó en convertirla en miniserie o novela aunque, tras rodar Death Proof (2007), se decidió por llevarla a la pantalla grande. En julio de 2008 terminó el guión y decidió que la película debía estar acabada para Cannes, en mayo de 2009. Brad Pitt se sumó rápidamente a una producción rodada casi íntegramente en Alemania.

EE UU, 2009. Dir.: Quentin Tarantino. Int.: Brad Pitt, Mélanie Laurent, C. Waltz. Dur.: 153 min.

<p>'La noche de su vida' - cartel</p>LA NOCHE DE SU VIDA

Denis ha coleccionado matrículas de honor, pero todos esos cursos sentado detrás de Beth Cooper, la chica más guapa de la clase, no le han servido de nada. Por eso aprovecha el discurso de despedida escolar para declararle su amor.

EE UU, 2009. Dir.: Chris Columbus. Int.: Hayden Panettiere, Paul Rust, Jack Carpenter. Dur.: 102 min.

<p>'Let's get lost' - cartel</p>LET'S GET LOST

Nacido en 1929, Chet Baker fue uno de los mejores músicos de jazz. Su adicción a la heroína y otras sustancias destruyó su vida, y le dio un aura de maldito de leyenda. En 1987 Bruce Weber le entrevistó, junto a muchos de los que le rodeaban, para este documental.

EE UU, 1988. Dir.: Bruce Weber. Int.: Chet Baker. Dur.: 110 min.

<p>'Flores negras' - cartel</p>FLORES NEGRAS

Tras el fracaso de su última misión, un espía de la RFA, decide desaparecer y se lleva con él a la hija de una espía rusa muerta en extrañas circunstancias.

España, 2009. Dir.: David Carreras. Int.: Maximilian Schell, Maria Grazia Cucinotta, Eduard Fernández. Dur.: 104 min.

<p>'Pájaros muertos' - cartel</p>PÁJAROS MUERTOS

El verano transcurre tranquilo en una adinerada urbanización, hasta que un pájaro muerto en la calle es el detonante de una serie de sucesos.

España, 2008. Dir.: Guillermo y Jorge Sempere. Int.: Alberto Jiménez, Silvia Marsó, Eduardo Blanco. Dur.: 90 min.