El peligroso mito del 'fin de año' que atenta contra nuestra salud mental

Salud mental en Navidad: Consejos infalibles para afrontar los conflictos familiares y tener la fiesta en paz
La Navidad puede conllevar fechas muy exigentes para nuestra salud mental
Getty Images
Salud mental en Navidad: Consejos infalibles para afrontar los conflictos familiares y tener la fiesta en paz

Diciembre puede resultar un mes especialmente complicado. Por un lado, llega la celebración de la Navidad y se supone que debemos estar felices porque son días bonitos, en familia, fiestas, cenas con amigos... Lo que ocurre es que para muchos no es así y colisionan contra esa creencia generalizada y preestablecida. Quizás has perdido a alguien y temes el día en el que llegue la cena de nochebuena, o te has separado de tu pareja recientemente, o tienes un familiar enfermo, o simplemente no estás pasando por un buen momento. 

En este caso, hay que ajustar las expectativas, desmitificar las Navidades, mirarlas como una época más del año. No tienes que encajar, puedes planificar de forma distinta, anticípate para proteger tus sentimientos, mantén las rutinas que siempre te hacen bien, escúchate. No hay una única forma de transitar la Navidad. Busca lo que te sirva y lo que te apetezca y si no puedes eludir alguna obligación, enfócate en lo positivo de ese momento y adáptalo con tus propias reglas (piensa que es temporal, acepta el plan con tus propios límites y condiciones, sácale partido de la manera que se te ocurra).

No hay una única forma de transitar la Navidad. Busca lo que te sirva y lo que te apetezca

Por otro lado, diciembre representa el final de un año y nuestro cerebro nos empuja a reflexionar sobre la valoración del mismo, repasamos los propósitos que nos hicimos para año nuevo y nos 'sobrepensamos', nos autoevaluamos. Puede que hayamos cumplido nuestros objetivos y nos sintamos realizados, que haya sido un buen año. Pero puede que no. Entonces, aparece la presión, la ansiedad, la autoexigencia, la frustración, la culpa y el sentimiento de fracaso

Pero la vida no son solo años, los ciclos y etapas de una persona se reparten en un continuo de cierres e inicios que no tienen que coincidir con un 31 de diciembre/1 de enero. No pongamos más límites de los que ya tenemos para conseguir lo que deseamos, para avanzar, o simplemente para continuar.

No son fechas para la autoexigencia, es tiempo de autocompasión, de ternura, de empatía y, sobre todo, de agradecimiento. En palabras del psicólogo Nicolás Fernández en sus redes sociales: "Se acerca fin de año y no sé si te lo dijeron, pero da lo mismo si no cumpliste esas metas que te pusiste, o si no tienes grandes proyectos para el próximo año, o si las cosas no resultaron como querías. Estás aquí y eso ya es mucho".

Simplemente sigamos...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento