Estas son las 14 ‘trampas evolutivas’ que pueden causar la extinción de la humanidad, según un estudio

El planeta está atravesando lo que se conoce como una policrisis, que podría acabar con el ser humano.
El planeta está atravesando lo que se conoce como una policrisis, que podría acabar con el ser humano.
Getty Images
El planeta está atravesando lo que se conoce como una policrisis, que podría acabar con el ser humano.

Nos hemos pasado de ambiciosos y ahora, la evolución humana, y, por tanto, la supervivencia de las personas podría estar en peligro. Catorce callejones sin salida con los que la ciencia ha definido esta 'trampa evolutiva', que podrían ser nuestro final como especie. Todos ellos, eso sí, son responsabilidad propia. 

Según los autores del estudio, liderado por Peter Søgaard Jørgensen, investigador del Centro de Resiliencia de Estocolmo de la Universidad de Estocolmo, estamos viviendo lo que se conoce como policrisis, es decir, múltiples amenazas como consecuencia del desarrollo tecnológico, que están creando las condiciones perfectas para poner fin a la era del Antropoceno - la nueva época geológica caracterizada por el impacto del hombre sobre la Tierra- más pronto que tarde.

¿Qué son las trampas evolutivas?

"Las trampas evolutivas son un concepto bien conocido en el mundo animal. Así como muchos insectos se sienten atraídos por la luz, un reflejo evolutivo que puede provocar su muerte en el mundo moderno, la humanidad corre el riesgo de responder a nuevos fenómenos de manera dañina", explica Peter Søgaard Jørgensen.

Así, por ejemplo, la simplificación de los sistemas agrícolas es una de estas trampas de las que hablan los científicos, porque depender de unos pocos cultivos altamente productivos como el trigo, el arroz, el maíz y la soja ha significado que las calorías producidas se hayan disparado durante el último siglo a la vez que el sistema alimentario se ha vuelto muy vulnerable a los cambios ambientales, como los extremos climáticos o nuevas enfermedades.

Además, al contrario de lo que podríamos imaginar, de las 14 trampas, las dos menos avanzadas, y por tanto, menos preocupantes actualmente, son la autonomía de la tecnología (IA y robótica) y la pérdida de capital social a través de la digitalización. ¿Y cuáles son los otros doce callejones sin salida?

Las 14 trampas evolutivas

Los investigadores clasificaron las 14 trampas en tres subgrupos: globales, tecnológicas o estructurales, y advierten que "doce de ellas (85%) podrían estar en una fase avanzada con un alto riesgo y mucha dificultad de revertirse", mientras que, otras diez siguen creciendo. 

  • Globales:
  1. Simplificación: los sistemas se vuelven demasiado especializados para adaptarse a la supervivencia, como sucede con los monocultivos.
  2. Crecimiento obsesivo: una búsqueda incesante de crecimiento económico y un exceso de consumo que daña el bienestar.
  3. Sobreexplotación: extracción continua de recursos que conlleva el riesgo de una escasez de recursos, cambios ambientales y el cruce de puntos de inflexión ecológicos.
  4. Enfrentamientos: división de la sociedad y generación de más conflictos internacionales.
  5. Deterioro de la salud: la globalización conlleva un aumento del riesgo de contagio, y la propagación de pandemias.
  • Tecnológicas:
  1. Combustibles fósiles, cuya persistencia no facilita la transición o el crecimiento de otras formas de energía limpia.
  2. Contaminación química, que envenena la salud humana y la naturaleza.
  3. Tecnología destructora, como las armas nucleares.
  4. Autonomía de la tecnología y la robótica, como la Inteligencia Artificial. Aumento de la autonomía tecnológica y robótica, incluyendo la novedosa y temida Inteligencia Artificial.
  5. Desinformación
  • Estructurales: economía y la digitalización.
  1. La inmediatez causa falta de previsión a largo plazo.
  2. El hiperconsumismo, que la Tierra no puede sostener. 
  3. La desconexión con la biosfera y el errático comportamiento humano para cuidar el único planeta donde sabe que es posible la vida.
  4. La pérdida de interacción social, en mundo cada vez más digital e individualizado, que puede contribuir a una mayor división de la sociedad.

"Es hora de que los humanos tomemos conciencia de la nueva realidad y nos movamos colectivamente hacia donde queremos como especie. Tenemos la capacidad de hacerlo y ya estamos viendo señales de tales movimientos. Nuestra creatividad y nuestro poder para innovar y colaborar. Podemos salir de callejones sin salida y seguir como hasta ahora, pero para eso, debemos nutrir la capacidad de agencia humana colectiva y diseñar entornos donde pueda florecer", explica Peter. Søgaard Jørgensen.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento