Cómo conseguir que los hurones tomen dieta natural en vez de pienso: pautas a seguir para una correcta transición

Una mujer sosteniendo a su hurón.
Una mujer sosteniendo a su hurón.
Getty Images
Una mujer sosteniendo a su hurón.

Los hurones son animales que se han vuelto muy populares en los hogares españoles. No obstante, no debemos olvidar que se trata de una especie exótica y que, como es propio de esta clase de animales, requieren de unos cuidados concretos que en muchos deben intentar reproducir sus condiciones en la naturaleza.

La alimentación es uno de estos puntos que debemos cuidar en estos pequeños peludos. Aunque la mayoría de los tutores optan por alimentarles con piensos comerciales, la realidad es que la dieta más adecuada para que nuestro hurón esté sano es la natural.

Estos pequeños mustélidos son carnívoros estrictos que obtienen la mayor parte de la hidratación que necesitan a través de la alimentación. Y, tal y como nos comentaba Isabel Peña, experta en nutrición y educación en hurones con más de 13 años de experiencia y divulgadora a través de su cuenta Little Paws at Home, "no es lógico pensar que va a estar igual de bien hidratado comiendo un alimento seco que uno húmedo".

Además, los hurones tienen un tracto digestivo corto que no está diseñado para procesar materia vegetal de forma eficiente, ya que no poseen determinadas enzimas e incluso la flora bacteriana adecuada para ello. También sus dientes están adaptados para atrapar, despiezar y desgarrar.

Cómo pasar del pienso a la dieta natural

Si estamos ofreciendo pienso a nuestros hurones y queremos transferirles a la dieta natural, no podremos hacerlo de golpe, ya que debe ser parte de un proceso de transición. Además, Sara Acebo, veterinaria especializada en exóticos y fundadora del canal de Instagram Exotips, advierte de que "no a todos los animales les sienta bien lo mismo, por lo que es bueno que nos ayude un profesional cualificado en nutrición para poder individualizar la alimentación y valorar qué es lo que mejor le puede ir a nuestro compañero".

"Siempre que empezamos con la dieta natural es recomendable preparar al organismo con prebióticos y probióticos", explica. "Nuestra dieta siempre debe contener una o varias fuentes de proteína, vísceras y hueso carnoso. Si no podemos introducir este último, entonces será muy importante la suplementación con calcio".

Además, es importante que vayamos añadiendo los alimentos poco a poco, para también valorar si hay alguno que no le gusta o le sienta peor. "También son recomendables las analíticas previas a comenzar la nueva dieta y dos o tres meses tras empezar con ella, para valorar el estado sanitario del animal", aconseja.

Acebo advierte que la dieta natural no consiste en dar simplemente pechuga de pollo, como asegura que ha llegado a ver en la clínica. "Eso no es una dieta BARF equilibrada, por lo que el animal acaba teniendo graves problemas y deficiencias que le pueden llevar a la muerte", asegura.

Las vísceras, por ejemplo, suelen ser problemáticas porque a veces producen rechazo en un primer momento, por lo que debemos mezclarlas con otros alimentos

Por otro lado, la especialista en exóticos comenta que el estado de conservación de la comida es también un factor muy importante, especialmente si ofrecemos los alimentos crudos, que de no conservarlos y congelarlos adecuadamente, pueden contener parásitos.

Si a nuestro pequeño le cuesta animarse a probar la carne, Acebo aconseja ayudarnos de caldos para introducir la nueva alimentación o ciertos alimentos. "A veces hay que ingeniársela para que el animal lo pruebe", añade.

"Las vísceras, por ejemplo, suelen ser problemáticas porque a veces producen rechazo en un primer momento, por lo que debemos mezclarlas con otros alimentos", ejemplifica la especialista. "De hecho, pueden hasta producir diarreas, algo común cuando empezamos a hacer un cambio de dieta, aunque siempre debe estar controlado por un veterinario".

Por último, a la hora de empezar la transición de pienso a dieta natural Acebo recuerda que lo ideal es ofrecerles "dos o tres tomas al día", dependiendo de la edad. "Cuánto más joven es el hurón, más alto es el porcentaje de comida que necesita, aunque siempre variará según su peso, porque el desgaste también es mayor".

Advertencias que conocer sobre la dieta natural

Si queremos ofrecerle este tipo de dieta a nuestros hurones, debemos acudir desde el primer momento a un nutricionista con experiencia. "La nutrición no solo son porcentajes y también debemos controlar las vitaminas, los minerales, la rasa y la proteína que le estamos aportando", insiste Acebo.

"A pesar de dar una dieta que a priori es mejor para el animal, puede también ser perjudicial si no se hace correctamente, por muy natural que sea", añade. "Cada animal es un mundo y no debemos generalizar, algo muy bueno de este tipo de dieta, ya que podemos ajustarla a cada hurón".

Por último, Acebo hace hincapié en la importancia de los suplementos. "Cambiarán dependiendo de cómo demos la dieta, ya que no es lo mismo si la ofrecemos cruda o cocinada, o con hueso o sin él", asegura.

Es preferible no correr y asegurarnos de que el animal se está alimentando correctamente

A la hora de ponernos en marcha con el proceso de cambio de dieta, podemos encontrarnos con hurones que no quieran probar nada de lo que le ofrecemos, a lo que la experta pide paciencia. "Debemos ir siempre poco a poco y al ritmo que nos marque él, porque cada animal necesita tiempos diferentes", explica. "Es preferible no correr y asegurarnos de que el animal se está alimentando correctamente".

"Podemos seguir con algunas tomas de su comida anterior e introducir la nueva en otras, mezclar en la misma toma diferentes alimentos de la  alimentación antigua y de la nueva... Todo dependerá de en qué momento se encuentre el animal y que base tenga", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento