Xi escenifica su nuevo rol de mediador en Moscú y se reúne con Putin en una visita con el plan de paz chino sobre la mesa

Xi y Putin se reúnen en Moscú.
Xi y Putin se reúnen en Moscú.
LAPRESSE

Hace apenas unos días, Xi Jinping se convertía en el primer presidente en lograr un tercer mandato al frente de China. Este lunes lo ha estrenado con su primer viaje al extranjero, y el destino estaba cargado de significado: Moscú. Tras más de un año con una postura tibia en el conflicto entre el Kremlin y Kiev y con la intención de escenificar su nuevo papel de mediador, el dirigente ha mantenido una reunión informal con su homólogo ruso, Vladímir Putin. El encuentro se ha producido con la iniciativa de paz del gigante asiático para Ucrania sobre la mesa y las miradas de la comunidad internacional puestas en la visita, que escenifica un frente común contra Occidente.  

Los dos mandatarios han celebrado una reunión cara a cara en el Kremlin, para disfrutar después de una cena, en un encuentro que ha durado cuatro horas y media y en que Putin ha querido agasajar a su huésped con sopa de esturión y asado de ciervo con salsa de guindas, según figura en el menú. El viaje de Xi a Rusia se produce mientras trabaja en una posible conversación con el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, y cuando ninguna de las partes está dispuesta a negociar tras el fracaso de la mediación del mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan.

Tras la llegada del líder chino, Putin le ha dado la bienvenida y lo ha felicitado por su reelección como presidente de China. "Estoy seguro de que, bajo su liderazgo, China dará más pasos en su desarrollo y logrará los objetivos que se ha fijado", ha subrayado el ruso, que ha añadido que ambas potencias "tienen muchas tareas y objetivos conjuntos". Asimismo, ha valorado la "gran atención" que el líder asiático "presta al desarrollo de las relaciones" entre los dos países.  

Después de las buenas palabras iniciales del presidente ruso, en las que ha señalado que Pekín siempre adopta una postura "justa y equilibrada ante los problemas internacionales más apremiantes", Putin ha explicado que abordaría con Xi el plan de paz chino para poner fin a la guerra en Ucrania. "Hemos estudiado cuidadosamente sus propuestas para resolver la grave crisis (...) Por supuesto, tendremos la oportunidad de discutir esto", ha recalcado. 

Una iniciativa acogida con reservas

A pesar de los parabienes y de la suntuosidad con la que Putin ha acogido a Xi, el líder del Kremlin recibe la iniciativa de paz de China con reservas. Pekín ha mantenido durante este año de conflicto una postura ambigua al defender la integridad territorial de Ucrania, al tiempo que aboga por respetar las preocupaciones de seguridad de Moscú. Es el primero de estos puntos el que no gusta a Rusia, ya que supondría devolver los territorios ocupados a Kiev, que, a su vez, considera que el plan carece de lógica y está plagado de contradicciones. 

No obstante, Putin ha resaltado que la interacción de Rusia y China en el ámbito internacional "contribuye a fortalecer los principios fundamentales del orden mundial y la multipolaridad". El presidente ha apuntado, además, que hay muchos temas que los dos países deben discutir en el ámbito de la cooperación económica y ha resaltado que el martes podrán hablar con la participación de sus "socios y colegas" en una reunión en formato ampliado con las respectivas delegaciones.  

Por su parte, Xi se ha mostrado "muy complacido" por la invitación rusa y ha llamado "querido amigo" a Putin en su alocución inicial, al que ha atribuido "logros significativos". Asimismo, ha afirmado "valorar mucho las relaciones con Rusia" y le ha deseado al presidente que el pueblo lo apoye en las elecciones del próximo año. 

A la visita también ha reaccionado Kiev. "Lo primero y más importante es la rendición o retirada de las fuerzas de ocupación rusas del territorio de Ucrania siguiendo el derecho internacional y la Carta de la ONU, a fin de restaurar la soberanía, la independencia e integridad territorial", ha destacado el titular del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Oleksiy Danílov.  Y en la misma línea se ha expresado el ministro de Exteriores a través de su portavoz, Oleg Nikolenko, que ha conminado a Xi a "usar su influencia sobre Moscú" para que el Kremlin ponga fin a la guerra. 

Causa penal contra los jueces de La Haya

Este encuentro se ha producido el mismo día en que el Comité de Instrucción de Rusia (CIR) ha incoado un caso penal contra el fiscal y los jueces de la Corte Penal Internacional (CPI) por la orden de arresto emitida el pasado viernes contra Putin por la deportación forzada de niños ucranianos. Lo ha hecho al considerar que el mandato tiene "un deliberado carácter ilegal, ya que no hay motivos para imputar una responsabilidad criminal". 

Sobre el traslado forzoso y la deportación de menores ucranianos se ha pronunciado también este lunes la comisión internacional de la ONU, que los ha denominado "crímenes de guerra". "Las autoridades rusas violaron su obligación de facilitar por todos los medios posibles la reunificación de las familias y retrasaron injustificadamente la repatriación de civiles", ha asegurado Erik Møse, miembro de la comisión, en la presentación del informe del grupo.

A su vez, EE UU ha acusado en su informe anual sobre derechos humanos a Rusia de haber perpetrado "crímenes de guerra" en la invasión de Ucrania, como ejecuciones sumarias y violaciones de mujeres y niñas. Además, el secretario de Estado del país, Antony Blinken, ha reprochado a Xi no querer que Putin rinda cuentas por la invasión.

Compra de munición de la Unión Europea

También este lunes la Unión Europea ha aprobado invertir 2.000 millones de euros en la entrega a Ucrania de un millón de cartuchos de munición de artillería a lo largo de 12 meses, según ha informado el alto representante comunitario para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. La UE financiará con 1.000 millones de euros la entrega inmediata y con otros 1.000 más las adquisiciones conjuntas. 

En este sentido, el también vicepresidente de la Comisión ha confiado en que más países de los Veintisiete se sumen próximamente al acuerdo para realizar compras de armamento a través de la Agencia Europea de Defensa (EDA). España lo hará en "muy poco tiempo", según el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares.

Además, Borrell ha reiterado que no tiene "ninguna evidencia" de que China esté suministrando a Rusia armas en el contexto de su guerra de agresión contra Ucrania, ni que tenga intención de hacerlo. Preguntado por esa posibilidad, agregó: "No puedo adivinar lo que pasará pasado mañana, pero, hoy por hoy, ni yo ni nadie que pudiera tenerla, me ha comunicado evidencia alguna".

Asimismo, los ocho tanques que Noruega prometió donar a Ucrania en enero han alcanzado su destino y están listos para entrar en combate contra las fuerzas rusas, según han anunciado este lunes las Fuerzas Armadas del país escandinavo.

En cuanto a la evolución de la guerra, el jefe del grupo de mercenarios rusos Wagner, Yevgueni Prigozhin, ha pedido este lunes ayuda para frenar la próxima contraofensiva ucraniana en Bajmut, en una carta dirigida al ministro de Defensa del Kremlin, Serguéi Shoigú. Por el momento, esta formación "controla el 70% de Bajmut" y continúa combatiendo "hasta su total liberación", pero dispone de la información de que entre finales de marzo y principios de abril Kiev "planifica una amplia ofensiva para romper los flancos" y separar a estos combatientes de las fuerzas de Moscú.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento