Polonia eleva la presión a Alemania: solicitará enviar tanques a Ucrania y le advierte de un "aislamiento internacional" si lo rechaza

Imagen de archivo de un tanque ucraniano.
Imagen de archivo de un tanque ucraniano.
Ximena Borrazas / Europa Press

El Gobierno alemán vive desde hace semanas uno de los momentos de mayor presión internacional en años. El envío de tanques Leopard a Ucrania se ha convertido en la piedra en el zapato del canciller Olaf Scholz, que todavía no ha decidido si dará el visto buenos al envío de los carros de combate; pese a las presiones internas y, sobre todo, de sus colegas de otros países. 

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, ha confirmado este lunes que su Gobierno solicitará formalmente a Alemania permiso para enviar a Ucrania tanques Leopard, un día después de que la ministra de Exteriores alemana, Annalena Baerbock, abriese la puerta a esta entrega

Los tanques que Varsovia ofrece desde hace meses a Kiev son de fabricación alemana, por lo que teóricamente es necesario que Berlín apruebe el envío. Ante el recelo de Alemania a esta exportación a un tercer país, el Gobierno polaco ha llegado a amenazar con emprender acciones por su cuenta. "Si no obtenemos este consentimiento, entregaremos nuestros tanques junto con otros países a Ucrania", dice Morawiecki. 

El viceministro de Exteriores polaco, Arkadiusz Mularczyk, ha alertado además de que Alemania se verá completamente "aislada internacionalmente" si no cede. "Si continúan ciñéndose a esta postura, entonces va a convertirse en una postura extremadamente débil", ha afirmado.

Esto llega después de que el domingo la ministra alemana declarara que Polonia "no les había hecho la pregunta todavía" y que "si la hacen no se opondrán". Morawiecki ha recogido el guante este lunes para confirmar que presentará una petición formal, si bien quedaría por aclarar la fecha de la solicitud y cuándo terminaría de concretarse la entrega final de los tanques a las Fuerzas Armadas ucranianas. El Gobierno alemán, de momento, asegura que no ha recibido ninguna solicitud.

Aunque las palabras de la ministra se han tomado como la luz verde que se necesitaba para poner el marcha el proceso de envío de tanques, lo cierto es que por el momento el canciller alemán no se ha pronunciado. Este domingo el recién designado ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, ha recordado que la decisión compete a Scholz, del que espera que se pronuncie "pronto".

"Estamos en un proceso de decisión y tenemos que esperar", ha afirmado Pistorius, que añadió que es "absolutamente claro" que Ucrania necesita tanques, pero dejó en el aire si los carros blindados procederán de Alemania o "de otros países, que quieran aportar su contribución".

Mientras tanto, el jefe de la oficina presidencial de Ucrania, Andriy Yermak, ha insistido en la necesidad de recibir los carros de combate y ha puntualizado que tienen que ser "cientos de tanques" y no "solo diez o veinte". En este sentido, ha puntualizado que el "objetivo común de la democracia es garantizar un desarrollo estable". "Es por eso que cada tanque capaz de combatir debe estar en el frente. Porque esto no es solo el frente ucraniano, es el frente de la civilización contra la barbarie", ha puntualizado.

Rusia tilda de "nerviosismo" la falta de consenso

Por su parte, el Kremlin no ha desaprovechado la oportunidad para atacar esta falta de consenso entre los líderes europeos. El Gobierno ruso ha asegurado este lunes que la falta de acuerdo en la reunión del Grupo de Contacto para la Defensa de Ucrania sobre la entrega de tanques alemanes Leopard evidencia el "nerviosismo" de la OTAN y sus aliados.

"Todos estos malabares jurídicos que observamos, el intercambio de declaraciones entre las capitales europeas... Vemos cómo algunas capitales europeas, incluyendo a Varsovia, amenazan con aislar internacionalmente a Berlín", afirmó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El secretario de Prensa de la Presidencia rusa indicó en su rueda de prensa telefónica diaria que "todo esto muestra cómo crece constantemente el nerviosismo entre los miembros de la Alianza Atlántica".

Europa, a la espera de la decisión alemana

El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, ha vuelto a insistir este lunes en la conveniencia de entregar tanques modernos a Ucrania, pero pidió a su vez no pasar por alto la demás ayuda militar que Alemania y otros países están acordando para Kiev.

"En Ramstein ha habido muy buen resultado desde el punto de vista del número de armas que los Estados miembros han decidido proporcionar a Ucrania", indicó Borrell a su llegada a un Consejo de ministros de Exteriores de la UE. Borrell volvió a decir que, a título personal, cree que es "un tipo de arma" que se debe proporcionar al Ejército ucraniano, pero reconoció que hay "diferentes opiniones" en los países y que depende de "una decisión de un Estado miembro".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, ha defendido este lunes mantener la unidad europea en el suministro de armamento a Ucrania. "España va a intentar que se mantenga la unidad y que tomemos las medidas que necesita Ucrania en este momento para hacer frente al gran desafío que tiene", ha afirmado Albares, que no ha entrado en la decisión de Berlín con los Leopard. 

Después de que la semana pasada afirmara que "no está sobre la mesa" la posibilidad de que se envíen los tanques Leopard con los que cuenta España, Albares no ha concretado cuál es la situación tras la cita en Ramstein.

Los sistemas alemanes Patriot ponen rumbo a Polonia

Lo que si ha recibido el visto bueno y ya está de camino a Ucrania son los escuadrones del sistema de defensa antiaérea Patriot, que ya han salido de Alemania, con el objetivo de garantizar la seguridad en la frontera del país aliado y de la OTAN. Un convoy de las Fuerzas Armadas ha partido a primera hora desde la ciudad de Gnoin, con dos de los tres sistemas que Alemania prevé enviar, según informaciones del diario Die Welt. Se trata de un convoy de unos 40 vehículos y 150 efectivos.

Está previsto que estos sistemas sean trasladados a la ciudad de Zamosc, en el sureste de Polonia, que se encuentra a unos 60 kilómetros de la frontera con Ucrania y 110 kilómetros de la localidad de Leópolis. El convoy tendrá que desplazarse unos 1.100 kilómetros hasta llegar a su destino. Los militares alemanes se trasladaron a Polonia el pasado 16 de enero para garantizar la instalación de parte de los componentes del sistema.

Alemania ofreció a Polonia el envío de estos sistemas después de que dos personas murieran a principios de noviembre tras la caída de un misil en territorio polaco.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento