El H2Med costará 2.500 millones para llevar un 10% del hidrógeno de la UE en 2030 y Macron insiste en que sea también nuclear

Costa, Von der Leyen, Sánchez y Macron, este viernes en Alicante.
Costa, Von der Leyen, Sánchez y Macron, este viernes en Alicante.
EFE
Sánchez anuncia que el corredor de hidrógeno verde costará 2.500 millones de euros
Europa Press

El corredor de hidrógeno que unirá la Península Ibérica con Francia tendrá un coste estimado de 2.500 millones de euros y por el deberán discurrir en 2030 dos millones de toneladas de esta energía, una décima parte de toda la que está previsto que se produzca en toda la UE. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha detallado este viernes en Alicante algunos detalles del proyecto en compañía del presidente francés, Enmmanuel Macron, y del primer ministro portugués, António Costa. También de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ante la que los tres dirigentes han insistido en el carácter europeo de un proyecto para el que esperan contar con una financiación de hasta 1.250 millones y que, a pesar del espíritu de colaboración, anticipa una discrepancia sobre el tipo de hidrógeno que canalizará. El Gobierno español insiste en que sea "verde", de origen renovable y Macron ha abierto la puerta a que sea "de bajas emisiones" y de origen nuclear.

El presidente francés ha insistido en el origen nuclear del hidrógeno que pase por el corredor -BarMar, bautizado definitivamente como H2Med- en la rueda de prensa que los cuatro dirigentes han celebrado después de reunirse para formalizar el proyecto, en un encuentro previo a la Cumbre Euromed que se celebra este viernes en Alicante.

Según ha dicho, por el discurrirá "hidrógeno bajo en carbono, limpio, sea  de origen renovable o nuclear", dando alas a una cuestión con la que difieren totalmente España y Portugal, que insisten en que el hidrógeno debe ser de origen renovable, verde, de procedencia fotovoltaica o eólica, por ejemplo. 

Sin dar una respuesta concreta sobre qué tipo de hidrógeno canalizará el H2Med, fuentes inmersas en la negociación del proyecto indican que la Comisión Europea ya declaró que el hidrógeno de origen nuclear es "elegible" para que el corredor obtenga financiación europea, el propósito para el que Sánchez, Macron y Costa se han empleado este viernes ante Von der Leyen, que no ha ocultado su satisfacción por el planteamiento que Madrid, París y Lisboa llevarán a Bruselas antes del 15 de diciembre.

Von der Leyen sugiere financiación europea

"Doy una calurosa bienvenida a este acuerdo entre Francia, España y Portugal, que va absolutamente en la buena dirección", ha dicho Von der Leyen, que también ha "celebrado" la "inminente" presentación del proyecto H2Med ante la Comisión Europea -no más tarde del 15 de diciembre-, que "lo hará eligible para postularse a apoyo financiero". 

"Queridos Pedro, Enmanuel y António, la Península Ibérica está llamada a convertirse en uno de los mayores 'hubs' energéticos y la UE quiere formar parte de esta historia de éxito", ha añadido la presidenta de la Comisión Europea, abriendo la puerta a los fondos europeos para financiar el H2Med.

El coste estimado de momento es de 2.500 millones de euros, según ha anunciado Sánchez en la rueda de prensa, en la que ha indicado que los tres gobiernos van a "seguir trabajando sin descanso para poner en marcha" un proyecto que "es vital para Europa" y que "debe estar totalmente en funcionamiento y operativo en 2030".

"Es el primera gran corredor de hidrógeno de la UE", ha subrayado el presidente español, que espera que la Comisión lo declare Proyecto de Interés Común (PCI) y que corra con el máximo de financiación europea posible, un 50% de su coste, lo que con las estimaciones iniciales supondría 1.250 millones. Según la documentación técnica del proyecto, la financiación europea solo se buscará para los 2.500 millones que costará el corredor submarino. El otro tubo, que llevará hidrógeno renovable de Portugal a España por Zamora tiene un coste estimado de 350 millones y de su construcción serán únicamente responsables los gestores de infraestructuras energéticas de los dos países, Enagás en el caso español.

Que un proyecto tan costoso cuente con fondos de la UE es clave y en sus intervenciones los tres dirigentes han insistido en que el H2Med cumple los requisitos para tener financiación europea, algo que definitivamente excluye la intención inicial del Gobierno español de que en un primer momento el corredor entre Barcelona y Marsella sirviera para llevar gas natural que llega en barco a la UE a otros Estados miembros.

Descarbonizar, industrializar y soberanía

Macron ha apuntado que el H2Med -que no solo contempla el corredor submarino de Barcelona a Marsella, también una conexión de hidrógeno entre España y Portugal- cumple tres objetivos clave para Bruselas: "reducir emisiones", "la industrialización del continente con la producción y tránsito de la energía" y de "soberanía"por "poder construir sobre nuestro suelo y diversificar".

"Con este paso adelante que estamos dando estamos añadiendo una fuente de energía que se produce en la UE y es para el consumo europeo", ha terciado Costa sobre el H2Med, que tanto él como Sánchez y Macron han defendido que tiene una clara dimensión europea y, por tanto merece financiación de la UE. "Con esto cambia totalmente la tendencia porque ya no vamos a ser los mejores importado y reexportado energía, ahora vamos a reforzar nuestra posición como productores y exportadores de energía al resto de Europa", ha dicho el primer ministro portugués.

Ruta más profunda

En la documentación que ahora España, Francia y Portugal presentarán en Bruselas figura que se estudiaron tres posibles trazados para el tubo submarino entre Barcelona y Marsella y se eligió la ruta más profunda -profundidad máxima de 2.557 metros, uno más que otra de las opciones- y la segunda más larga, 455 kilómetros. Esta es la "ruta óptima" porque tiene la pendiente ascendente más suave. El tubo tendrá 71 centímetros de diámetro y podrá soportar una presión de 210 bar.

La otra pata del proyecto, la interconexión de hidrógeno renovable entre Celourico da Beira (Portugal) y Zamora tendrá una longitud de 248 kilómetros y soportará una presión de 84 bar.

Los tres países calculan que, incluyendo el proceso de autorización, el tubo entre Barcelona y Marsella tardará en construirse 54 meses (cuatro años y medio) y el que unirá Portugal y España, 48 meses (cuatro años).

Según la cronología prevista, este mismo viernes los tres países han dado mandato a sus gestores de infraestructuras para que creen un consorcio para la presentación de la candidatura del H2Med a convertirse en Proyecto de Interés Común, el 15 de diciembre.

Los estudios previos al inicio de la construcción se realizarán hasta finales de 2025. De factibilidad (hasta mitad de 2023) y después de impacto ecológico, de tipo técnico y consultas públicas (hasta finales de 2025), que a partir de 2024 coincidirá con la apertura de procesos para captar inversores.

En 2026 debería empezar la construcción, que se espera que concluya en 2030, cuando España, Portugal y Francia esperan que el H2Med esté operativo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento