El dragón de agua chino, un reptil de carácter nervioso y grupal al que es importante alimentar adecuadamente

Un ejemplar de dragón de agua chino.
Un ejemplar de dragón de agua chino.
PIXABAY
Un ejemplar de dragón de agua chino.

Dentro del universo de animales exóticos que podemos tener como mascota, los reptiles se han vuelto muy populares con los años. Desde iguanas hasta geckos leopardo, la fama que tienen de ser especies fáciles de mantener (debido a que no tienes que sacarlos a pasear, darles atención como necesitan otros animales) les ha convertido en un compañero ideal.

No obstante, para mantener cualquier reptil, antes deberemos conocerlo todo sobre ellos ya que, con este tipo de animales, es vital para su bienestar que reproduzcamos en el terrario las mismas condiciones de luz, humedad y luz (entre otros) que tendrían en su vida en libertad.

Una de las especies que podemos encontrar en los hogares españoles es el dragón de agua chino (científicamente conocido como Physignathus cocincinus), una especie de lagarto que puede alcanzar los 90 centímetros de grande (cola incluida) y cuya esperanza de vida se sitúa en 15 años, como máximo.

"Son animales gregarios, por lo que lo ideal es mantener una pareja o un pequeño grupo formado por varias hembras y un macho, ya que éstos últimos son territoriales entre ellos", explica Sara Acebo, veterinaria especializada en especies exóticas y fundadora de Exotips.

El hábitat del dragón de agua chino

Esta especie vive en las selvas tropicales del sudeste asiático conocido como Indochina (Camboya, Tailandia, Laos, Birmania y Vietnam). El tamaño mínimo del terrario para albergar estos animales es de 180cm x 90cm x 150cm. "Son diurnos y suelen habitar cerca de ríos", empieza contando Acebo. 

Para configurar la temperatura ideal de estos lagartos "se pone un foco con UVB y calor en un lado para que haya rango de temperaturas" ya que necesitan una zona caliente a 30 grados y una zona fría a 26 grados", detalla. "A la noche se debe dejar en 22 grados y siempre con una fuente de calor".

En cuanto a la humedad, debe ser muy alta entre el 80 y el 90 por ciento "ya que en la zona de Indochina ésta es altísima", comenta la veterinaria. "Si no se llega a la humedad  adecuada se puede pulverizar de vez en cuando con agua o instalar un sistema de lluvia o vapor de agua". 

Sobre los elementos que deben componer el terrario, "es muy importante poner termómetro e higrómetro (suelen venderse juntos) para poder controlar estos factores", aconseja Acebo. "También necesitan un cuenco para el agua donde se pueda meter dentro si quiere bañarse, beber y dar humedad al ambiente".

"El suelo podemos cubrirlo con sustrato de fibra de coco, que es el que más se utiliza y se añaden elementos como troncos y salientes o rocas para poder escalar, así como algunas plantas y hojas (de mentira o reales, siempre que sean seguras) para dar espesor al ambiente y que no sean solo troncos (potos, kentias, dracaenas...)", enumera la experta en exóticos.

Por último, en cuanto a la iluminación, al ser animales diurnos es necesario colocar una lámpara de UVA/UVB para recrear la luz solar. "Lo más adecuado es realizar ciclos de luz de 10 a 12 horas (diurnas) y de 10 a 14 horas (nocturnas)", explica Acebo. "Además, debemos tapar los cristales del terrario (menos el frontal) para evitar que se golpee al querer salir".

¿Qué comen estos reptiles?

El dragón de agua chino es omnívoro, por lo que "necesita una alimentación rica en proteína y calcio". "Es muy importante proporcionarles una dieta variada", expresa la veterinaria. "Debemos darles un 40% de insectos (grillos, zophobas, tenebrios, cucarachas, langostas, saltamontes…), un 20% de gusanos (de la miel, de seda, lombrices), un 30% presas (ratoncillos pinky, peces) y un 10% vegetales y frutas".

"Los jóvenes deben comer a diario pero una vez alcanzada la edad adulta, solo será necesario alimentarlos cada 48 horas", detalla. "Además, podemos añadir suplementos de calcio y multivitaminas entre dos o tres veces por semana si son jóvenes, o una vez semanalmente si son adultos".

Una adecuada alimentación evitará enfermedades como la metabólica ósea "que provoca una mandíbula blanda por hipocalcemia, anorexia o fracturas espontáneas que harán que el animal casi no se mueva"; o parásitos internos.

No son peligrosos, pueden convivir con niños aunque dependiendo de su edad y siempre bajo la supervisión de los padres

"Otras enfermedades comunes en esta especie son las retenciones de muda y las lesiones en el hocico por darse golpes con las paredes y puertas del terrario (de ahí la importancia de taparlas paredes", explica Acebo.

Ahora que sabemos todo sobre los cuidados del dragón de agua chino, solo nos queda una pregunta que hacernos: ¿Son animales con los que podremos interactuar o son peligrosos? Acebo asegura que podemos estar con ellos pero con cuidado "ya que son animales muy nerviosos y pueden llegar a lastimarse".

"No son peligrosos y, de hecho, son aptos para convivir tanto con adultos como con niños, aunque siempre dependiendo de la edad de éstos y bajo la supervisión de los padres", concluye la veterinaria especializada en animales exóticos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento