Emotivo homenaje a Adolfo Marsillach por el 20 aniversario de su fallecimiento: Un hombre de teatro

Adolfo Marsillach tras una función de 'Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?'
Adolfo Marsillach tras una función de 'Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?'
Santos Yubero. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid

La Academia de las Artes Escénicas recuerda este lunes el legado del director y dramaturgo Adolfo Marsillach. Este evento forma parte de las conmemoraciones por el  20 aniversario de su fallecimiento, en un acto abierto al público en el madrileño teatro de la Comedia.

En el acto, que inaugurará esta tarde Lluís Homar, director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), participará la directora de escena Helena Pimenta, además de personas vinculadas a la biografía de Marsillach como su hija Blanca o su mujer, la también actriz Mercedes Lezcano.

La presidenta de la Academia de las Artes Escénicas de España, Cayetana Guillén Cuervo, moderará una mesa sobre la personalidad escénica de Adolfo Marsillach en la que también participará el director Roberto Alonso y el ensayista César Oliva, autor de Adolfo Marsillach. Las máscaras de su vida.

Adolfo Marsillach. Exposición gráfica con fondos sobre Teatro Español del siglo XX.
Adolfo Marsillach. Exposición gráfica con fondos sobre Teatro Español del siglo XX.
Archivo Fotográfico. Biblioteca, Fundación Juan March, Madrid.

Un vídeo con los principales montajes de Marsillach, cerrará el homenaje al dramaturgo, un referente imprescindible en el teatro español del siglo XX, que comenzó a trabajar como actor en el cuadro escénico de Radio Barcelona en 1945.

En 1959, Luis Escobar le contrató como galán para el teatro María Guerrero de Madrid, debutando en la obra de Buero Vallejo, En la ardiente oscuridad.

Enseguida creó compañía propia, en la que ejerció como director y primer actor. De 1962 a 1967 dirigió e interpretó para TVE las series Silencio, se rueda o Silencio, vivimosSus mayores éxitos llegaron en los años sesenta, con Marat-Sade (1968), de Peter Weiss, y sobre todo Tartufo (1969), versión de Enrique Llovet sobre la comedia de Molière. En la gran pantalla interpretó Sesión continua (1984), de José Luis Garci, y La vaquilla (1985), de Luis García Berlanga.

Con la transición política fue nombrado, en 1978, primer director del Centro Dramático Nacional. En 1982 estrena en Madrid su primera obra de teatro, en la que también fue director y actor, Yo me bajo en la próxima, ¿Y usted?, en la que compartió protagonismo con Concha Velasco.

El año siguiente es para él de especial actividad: dirigió el espectáculo musical Mata Hari en el teatro Calderón, así como La Gran Vía de Chueca y La tempranica de Jiménez en el Teatro de la Zarzuela, convirtiéndose así en director del género de la zarzuela por primera vez. Por este camino continuó al año siguiente con Cinematógrafo Nacional, representada en el Teatro de la Comedia. Luego, en 1986, creó la Compañía Nacional de Teatro Clásico, que dirigió durante dos etapas.

Compaginó su trabajo práctico con la gestión, siendo director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas de la Música (INAEM) entre 1989 y 1990. Por esos años reavivó su afición a la escritura escénica. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento