Claves

Sanciones, embargos y Rusia como país "promotor del terrorismo": ¿puede la UE dar más pasos contra el régimen de Putin?

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, junto al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, junto al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski.
EP

La Unión Europea no quiere dejar que Moscú respire, diplomáticamente hablando y aunque su estructura institucional no le permita ser más ágil sus movimientos de los últimos meses están llenos de intenciones y rompen barreras que hasta no hace tanto eran tabú. Un ejemplo más es que el Parlamento Europeo ha declarado a Rusia un Estado "promotor del terrorismo". El apoyo a la resolución, que no obstante no es vinculante, ha sido rotundo, con 494 votos a favor (un respaldo del 70%). Es solo una declaración de intenciones, y nada más. Pero puede verse como otro paso en la estrategia de la Unión ante la invasión de Ucrania.

La Eurocámara pone la primera piedra para que los Estados miembros se planteen si es el momento de buscar nuevas vías para 'acorralar' todavía más al régimen de Putin. Hasta ahora, la UE ha aprobado un total de ocho paquetes de sanciones, no sin polémica, porque muchas de esas medidas se han tenido que modular (e incluso suavizar) para alcanzar la unanimidad exigida. Hungría, de hecho, ya se ha mostrado en contra de seguir pactando restricciones.

¿Para qué sirve esta resolución de la Eurocámara?

Sirve solamente como aviso, para marcar un camino. En el proceso de sancionar a Rusia el Parlamento Europeo no participa de ninguna manera, solo es informado, pues la decisión final queda en manos de los Estados miembros que, además, deben aprobar las medidas por unanimidad. Lo que busca la Eurocámara, no obstante, es meter presión sobre los 27, sobre todo si se tiene en cuenta la amplísima mayoría que ha apoyado la resolución.

¿Sería útil una lista de ese tipo?

Podría serlo como forma de "señalar" a los países, pero a nivel de sanciones no tanto: estas están pensadas para ser lo más concretas posibles y deben plantearse, según explica la UE, de tal manera que no afecten al conjunto de la población y sí de forma exclusiva a la organización, empresa o individual sancionados. Canadá y Estados Unidos sí cuentan con estos listados mientras que en el caso de la Unión se recogen en uno, eso sí, las organizaciones terroristas. En este sentido, el Parlamento Europeo pide que se incluyan en el mismo a la organización paramilitar rusa Grupo Wagner, el 141 Regimiento Motorizado Especial, también conocido como los Kadyrovitas, y a otros grupos armados.

"La UE no puede en la actualidad designar oficialmente a los Estados como promotores del terrorismo, por lo que el Parlamento pide a la UE y a sus Estados miembros que establezcan el marco jurídico adecuado y consideren la posibilidad de añadir a Rusia a dicha lista. Esto activaría una serie de medidas restrictivas significativas contra los países incluidos y tendría profundas implicaciones para las relaciones de la UE con Rusia", recoge la declaración, en un llamamiento claro tanto a la Comisión como a los Estados miembros, que son quienes tienen la decisión última.

María Vallés, doctora especializada en medidas restrictivas de la Unión Europea, explica a 20minutos que la lista de países "no tiene demasiado sentido" y recuerda además que "es el Consejo el responsable de la adopción de medidas restrictivas". Eso sí, "como hecho declarativo tiene ya un impacto, aunque desde el punto de vista del procedimiento no vaya a tener una gran trascendencia". En segundo lugar, Vallés considera que cuando se adopta una sanción "se hace respetando las garantías jurídicas de los sancionados, y esto obliga a tener una motivación".

"El contar con una lista de países a efectos prácticos no facilitaría la adopción de medidas", añade. Además, añade un tercer factor en relación a cómo se está comportando la UE. "Se está viendo una proliferación de sanciones nunca visto, y esto forma parte de la evolución de la comunidad internacional", pero estas listas de países, aclara, "son tan genéricas que no son efectivas y sería además muy complicado que los 27 estuvieran de acuerdo en añadir a uno u otro país".

¿Qué más puede hacer la UE con el marco actual?

No mucho más que seguir aprobando sanciones. Esa sería la parte más dura en el abanico de decisiones, aunque también podría, como pide el Parlamento Europeo en la misma resolución, reducir al mínimo las relaciones diplomáticas, "así como cerrar y prohibir las instituciones rusas vinculadas al Estado -como los centros rusos de ciencia y cultura y las organizaciones y asociaciones de la diáspora rusa-, que promueven la propaganda estatal rusa".

La invasión rusa de Ucrania cumple nueve meses y la OTAN ya ha tenido que avisar a los países occidentales de que no caben ni la fatiga ni el cansancio en el apoyo a Kiev. En el caso de la UE, el margen de maniobra es cada vez más estrecho porque, además, los socios comunitarios ni se atreven ni encuentran el consenso para vetar el gas. La dependencia energética de Rusia sigue siendo muy alta y eso, aunque se va reduciendo, no permite señalar del todo a Putin.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento