Feijóo rompe el muro de diálogo que separaba a Casado de Abascal, pero mantiene distancias en el mensaje y aspira a gobernar en solitario

Feijóo y Abascal mantuvieron el pasado jueves una reunión
Feijóo y Abascal mantuvieron el pasado jueves una reunión
Europa Press
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y el presidente de Vox, Santiago Abascal, mantuvieron el pasado jueves en Madrid una reunión .
Europa Press

Los líderes de los grandes partidos de la oposición -PP y Vox- apenas habían cruzado palabra desde que Alberto Núñez Feijóo llegó a Génova el pasado mes de abril. Las formaciones que ocupan el bloque de la derecha y que aspiran a cambiar las piezas del tablero en la próxima legislatura, con el respaldo de la mayoría de las encuestas, no habían mantenido una conversación hasta hace una semana. El PP rompió hace una semana el muro de diálogo que separaba a Pablo Casado de Santiago Abascal, pero mantiene distancias con Vox.

Fue el jueves pasado, en un encuentro clandestino y sin publicidad por parte de ninguno de los dos partidos, cuando Alberto Núñez Feijóo y Santiago Abascal compartieron diagnóstico político en una sala de las Cuatro Torres. Aunque debiera ser normal que políticos de distintas formaciones mantengan contacto, además de no ser lo habitual, este es un caso peculiar. 

Tanto por el contexto preelectoral, como por la relación tan desgastada que sufrían ambos partidos cuando Pablo Casado lideraba el PP. Y es que la cita se produce cinco meses después de la llegada de Feijóo, coincidiendo con la primera vez que Abascal pidió esta reunión. A lo que se suman las próximas elecciones municipales y autonómicas en mayo de 2023 y unas generales aún sin agendar. Lo que se traduce en época de acercamientos entre partidos para tantear posibles apoyos o pactos.

Ambas formaciones coinciden en la "cordialidad" en el que trascurrió el encuentro. Incluso, fuentes del PP lo consideraron "fructífera", dado que con ello se ha "roto el muro que había con Casado". Desde Vox aseguran que tras esta primera toma de contacto la relación "ya es fluida". No entran a detallar las cuestiones que trataron. Se habló "de todo", dicen. Como que Feijóo aspira a gobernar solitario. Así se lo transmitió el popular a Abascal, quien se defendió alegando "que las mayorías absolutas ya no existen en España", apuntan fuentes consultadas.

Con este último gesto, los populares marcan perfil propio y mantienen su distancia con Vox, a pocos días de la victoria de Giorgia Meloni en Italia, cuya formación es la homóloga de Vox en España. Un segundo ejemplo de este distanciamiento es que desde el PP explican que, si bien ambos dirigentes compartieron impresiones sobre el contexto político nacional, "coincidiendo en parte del diagnóstico de la situación, difirieron en la manera de afrontarlo". 

Por último, cabe resaltar que la reunión llega después de la de UPN y Coalición Canaria. En Génova defienden que estos pidieron antes la reunión que el propio Abascal, que la solicitó en cuanto Feijóo tomó las riendas del PP. Es más, en el PP justifican la cita de Feijóo con Abascal en una ronda de entrevistas con todos los dirigentes políticos, entre los que se encuentra la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. El presidente popular se ha reunido y reunirá con otros dirigentes políticos en las próximas semanas. 

"Ya lo hizo con el presidente de UPN antes del verano para compartir reflexiones acerca de la situación de Navarra y lo ha hecho con el líder de Coalición Canaria. También se ha entrevistado con la responsable de la plataforma Sumar, Yolanda Díaz -días después de la reunión con Abascal-, y lo hará próximamente con el presidente del PNV, con quien está previsto hablar en el mes de octubre".

Pese a estas maniobras del PP, en Vox dicen comprender que Feijóo se haya reunido con sus socios preferentes, dejando fuera de la ecuación a la ministra Yolanda Díaz. En todo caso, fuentes del partido aseguran que Vox no propuso ningún pacto ni propuesta al popular. Ni siquiera se hicieron una foto. Precisamente en la ausencia de imagen insistió este miércoles la izquierda para denunciar la "clandestinidad" de la cita entre derecha y "ultraderecha" en vísperas del acuerdo que les ha dado la victoria en Italia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento