PSOE, PP y Vox derriban la propuesta de ERC para bajar a 16 años la edad de derecho a voto que sí apoya Unidas Podemos

  • PP y Vox se oponen al fondo de la medida mientras el PSOE argumenta que quiere que se debata en otro foro.
  • ERC y Podemos afirman que deberían poder votar quienes ya pueden trabajar, emanciparse o consentir sexualmente.
Imagen de archivo de una persona votando en unas pasadas elecciones generales.
Imagen de archivo de una persona votando en unas pasadas elecciones generales.
EUROPA PRESS

El Congreso ni siquiera entrará a debatir la ampliación del derecho de sufragio activo a los jóvenes de 16 y 17 años. Este martes, la Cámara Baja rechazó por una amplísima mayoría una iniciativa de ERC para que la posibilidad de votar comience a partir de esa edad, y lo hizo con los votos de PSOE, PP y Vox, que con diferentes motivos rechazaron tanto el fondo de la idea como el hecho de haberla presentado sin haberla debatido previamente con otros grupos. De los grandes partidos nacionales, únicamente Unidas Podemos votó a favor de tramitar esta propuesta, que también apoyaron otros socios del Gobierno como EH Bildu, Más País o Compromís. 

No es la primera vez que la izquierda a la izquierda del PSOE presenta una iniciativa para ampliar el derecho de sufragio, y en la toma en consideración de este martes se repitieron varios de los argumentos más clásicos de un debate que viene de lejos. La encargada de presentar la iniciativa por parte de ERC, la diputada Marta Rosique, resumió la pertinencia de rebajar la edad de voto apelando a "tres motivos principales: fomentar su participación política, situar la juventud en el centro de la agenda y equiparar deberes y derechos".

"Desde un punto de vista republicano, ejercer el voto es un deber, y eso fomenta que la ciudadanía se informe y reflexione sobre qué modelo de Estado desea", argumentó Rosique, que señaló que con el voto a los 16  años se otorga capacidad a las personas que ya pueden trabajar legalmente para "incidir en cuántas vacaciones deben tener, cuántas horas pueden trabajar o cuál debe ser el límite del precio del alquiler". Para ERC, no tiene sentido que se prive del derecho al voto a personas que ya pueden "emanciparse" o "mantener relaciones sexuales", apuntó su diputada, que afirmó que "acercar la política a la gente y bajar la edad de voto son cuestiones absolutamente compatibles".

Durante su intervención, Rosique hizo constantes apelaciones a un PSOE que rechazó que el Congreso empezara a tramitar la propuesta afirmando que "se tiene que discutir donde toca": en la comisión constitucional de la Cámara Baja, concretamente en la subcomisión que estudia las modificaciones de la ley electoral. De hecho, el intercambio entre la diputada de ERC y su homólogo socialista José Zaragoza fue bastante agrio, y mientras la parlamentaria independentista acusaba al PSOE de "obstaculizar el debate" y negarse a "ampliar derechos", Zaragoza espetaba a ERC que pida "reformar la ley electoral en España mientras la veta en Cataluña", la única comunidad sin legislación electoral propia.

La intervención con más argumentos para oponerse a rebajar el derecho al voto a los 16 años fue la del diputado del PP José Antonio Bermúdez de Castro, que defendió que la barrera de edad siga en los actuales 18 años porque "si hay una regla general en nuestro ordenamiento jurídico es que la mayoría de edad" determina la plenitud "para el ejercicio de los derechos y también para la asunción de las obligaciones". "Para votar, uno debe estar en pleno uso de sus derechos políticos, y eso se consigue con la mayoría de edad", abundó Bermúdez de Castro, que argumentó que desvincular el derecho al voto de esa barrera de los 18 años "podría acabar vaciando de contenido la mayoría de edad".

Vox también se opuso a la rebaja de la edad para ejercer el derecho al voto, aunque en la intervención de su diputado José María Figaredo fue mucho menos expositiva y mucho más ruda que la del PP y se basó en criticar tanto a la parlamentaria Rosique, de ERC, como a "la izquierda", a la que acusó de plantear un "señuelo" con esta medida para "atraer a una juventud que cada vez se les escapa más entre los dedos". "Lo que la izquierda quiere es una juventud manipulada y manipulable, silente y callada", denunció Figaredo, que espetó que "necesitamos una juventud que se atreva a disentir con ese consenso que les promete que todo será gratis".

Por el contrario, Unidas Podemos calificó de "cuestión democrática de primer orden" la posibilidad de que los jóvenes de 16 y 17 años puedan ejercer el derecho al voto. "No podemos privar de la participación política a casi un millón de ciudadanos", "las personas jóvenes tienen todo el derecho a participar de la vida política, como ya ocurre en Bélgica o Austria", señaló a este respecto la diputada morada Lucía Muñoz, quien insistió en que, "por una cuestión de coherencia, no tiene sentido que los jóvenes de 16 años puedan trabajar o casarse pero no puedan votar".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento