España pone fin al voto rogado para los españoles residentes en el extranjero

Foto de archivo de una urna y una mano que comprueba el DNI para poder votar.
Foto de archivo de una urna y una mano que comprueba el DNI para poder votar.
ACN

El Senado ha dado luz verde este miércoles a la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG), destinada a eliminar el voto rogado y otros obstáculos al voto de los españoles que residen en el extranjero. Se aprueba así de forma definitiva, y por amplia mayoría, una iniciativa presentada en febrero del año pasado por el PSOE y Unidas Podemos.

A partir de ahora, por lo tanto, los españoles que residen fuera del país no tendrán que manifestar expresamente su voluntad de ejercer el voto. Por el contrario, será la propia administración quién remita la documentación electoral a las personas inscritas en el censo de extranjeros, que podrán descargar e imprimir sus papeletas. 

Además, se ampliarán los plazos para depositar el voto y para el escrutinio. La reforma ha sido catalogada por el Ministerio de la Presidencia, relaciones con las Cortes y Memoria Democrática como "un hito más en la consagración de España como una de las democracias más consolidadas del mundo". 

"Antes todo eran dificultades y ahora todo van a ser facilidades"

La reforma de la LOREG queda así lista para publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE), acabando con el voto rogado, que ha sido considerado un error por sus propios impulsores en el Congreso, empezando por el PSOE.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha celebrado el fin del voto rogado, que, en su opinión, hace "mejor" la democracia y era cuestión de "justicia" que la voz de los españoles en el exterior llegara a las instituciones.

"El fin del voto rogado ya es una realidad. Hoy hacemos mejor nuestra democracia, asegurando a los españoles y españolas en el exterior el derecho legítimo a participar en el futuro político de su país. Era cuestión de justicia que vuestra voz llegara a nuestras instituciones", ha escrito Sánchez en su cuenta oficial de Twitter.

Descartado el voto telemático

Para facilitar la participación electoral, se ampliarán los centros para votación en urna, no sólo en las embajadas sino en todos los consulados y los centros oficiales que se habiliten. Y del mismo modo, se ampliarán los horarios y días de votación. Los principales partidos descartaron otras opciones como el voto telemático y el voto por delegación que defendían los independentistas catalanes, ya que consideran que no ofrecen suficientes garantías.

Además, se protegerá el envío de los votos emitidos en el extranjero estableciendo que se hagan llegar a España por valija diplomática. En consecuencia, se amplía dos días el plazo del escrutinio para que las papeletas lleguen a tiempo.

Otros cambios establecen que la Junta Electoral Central deberá hacer un informe de las medias que se vayan tomando y que el CERA se actualizará cada cinco años para tener más localizados a los electores.

Los partidos celebran el consenso

Durante el debate en el Senado, casi todos los portavoces que han intervenido han coincidido en señalar que esta reforma permite "recuperar derechos", aunque algunos grupos han lamentado que "llega con once años de retraso".

"La política se equivocó hace diez años y hoy corrige un error, un agravio indeseable", ha proclamado el senador socialista César Mogo, algo en lo que han coincidido la mayoría de parlamentarios que han ido pasando por la tribuna.

Eso sí, formaciones como Ciudadanos, PNV o ERC han pedido ir más allá de esta puntualización de la Ley del Régimen Electoral e introducir otra serie de reformas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento