Al menos 700.000 personas visitan el Oktoberfest en su primer fin de semana

  • En la última fiesta de la cerveza antes de la pandemia se contabilizaron un millón de asistentes.
Asistentes al Oktoberfest de Múnich.
Asistentes al Oktoberfest de Múnich.
EP

Alrededor de 700.000 personas han visitado el Oktoberfest, la fiesta de la cerveza de Múnich, en su primer fin de semana, una cifra menor que el millón de personas registrado en 2019, la última fiesta anterior a la pandemia del coronavirus.

El director del festival, Clemens Baumgaertner, ha manifestado su satisfacción por el inicio de la fiesta sin incidentes. "Pero para las próximas dos semanas esperamos que San Pedro recuerde cuál es el clima correcto para el Wiesn", ha afirmado, en referencia a las lluvias ya registradas. El Theresienwiese (Prado de Teresa o simplemente Wiesn) es la explanada en la que se celebra el evento cervecero todos los años.

Entre las personas que se acercaron al Oktoberfest también ha habido muchas familias con niños y turistas extranjeros, de países como Estados Unidos o Francia.

El sábado, antes de que saliera el sol, ya había gente haciendo cola en las entradas para poder ocupar buenos lugares en las carpas. Las primeras cerraron sus puertas alrededor del mediodía.

El portavoz de los cerveceros anfitriones, Christian Schottenhamel, ha asegurado que el clima fue de euforia y de alegría por volver a celebrar el Oktoberfest.

El portavoz de las carpas pequeñas del Wiesn, Otto Lindinger, ha destacado que el público es ahora más joven y ha revelado que la comida más vendida ha sido, como siempre, el pollo Wiesn. También se han pedido platos sin carne.

El frío y la llovizna ha hecho que las atracciones más populares fueran las techadas, como el tren fantasma y la noria gigante. En los puestos callejeros se vendieron bien las almendras tostadas y las salchichas fritas.

La fiesta de la cerveza continúa hasta el 3 de octubre, cuando se celebra el Día de la Unidad Alemana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento