El fútbol como herramienta terapéutica para niños con discapacidad: "El desarrollo motor es la base de su progreso integral"

Clase de fútbol en 'El Cole de Celia y Pepe'
Clase de fútbol en 'El Cole de Celia y Pepe'
DANIEL BARROSO

El fútbol no es solo un deporte con el que divertirse y liberar endorfinas. Para niños con trastornos neurológicos, es también una herramienta eficaz para mejorar sus habilidades motoras y su desarrollo cognitivo y social.

Con esta premisa, la Fundación Querer y la Fundación Atlético de Madrid crearon en 2018 el proyecto ‘Fútbol Terapéutico’. Desde el área de educación física del centro de educación especial ‘El Cole de Celia y Pepe’, especializado en trastornos del lenguaje, distintos profesionales han desarrollado una metodología de trabajo de la que ya se han favorecido más de 150 menores con necesidades especiales.

Para acercar la actividad física a estos niños se elige uno de los deportes más populares. "El fútbol les motiva especialmente porque están continuamente bombardeados de información de este deporte, tan extendido. Además, es más fácil practicarlo porque no se necesitan muchos recursos para su puesta en práctica", asegura Daniel Barroso, profesor de educación física en ‘El Cole de Celia y Pepe’, especializado en la enseñanza de personas con discapacidad.

La influencia del deporte en el desarrollo cognitivo

Los profesionales de 'El Cole de Celia y Pepe' utilizan una metodología de trabajo adaptada a cada alumno -con trastornos diferentes, relacionados con problemas del lenguaje-, basada en pautas como "la marcación espacial muy acusada, discursos sencillos adaptados a su vocabulario, pautas y directrices fáciles, ejemplos visuales y actividades motivadoras", explica Barroso.

De esta forma, mejoran el desarrollo de sus habilidades motrices básicas, la coordinación motora, el equilibrio, la orientación o el control postural. Herramientas esenciales para superar los obstáculos a los que se enfrentan día a día.

Además, este proyecto innovador muestra al fútbol con un importante valor añadido: puede ser también una herramienta eficaz para mejorar habilidades cognitivas como el lenguaje, la concentración, la atención o la decodificación de sonidos.

“Los niños con trastornos generales a nivel neurológico, que en la mayoría de casos van asociados a alteraciones en el lenguaje, tienen dificultades para comprender órdenes, un lenguaje pobre, atención intermitente, dificultad para elaborar respuestas, para empezar a hablar...”, explica Carolina Pérez, coach educativa y profesora en ‘El Cole de Celia y Pepe’.

Para potenciar estas carencias a nivel cognitivo, la actividad física se convierte en su piedra angular. Pérez pone como ejemplo visual la pirámide del desarrollo humano, diseñada por los psicomotricistas Alfonso Lázaro y Pedro Pablo Berruezo: “El desarrollo motor, con el desarrollo sensorial previo, son la base del desarrollo integral de un niño. El desarrollo cognitivo está arriba, por lo que tenemos que trabajar todas las áreas, también en la parte pedagógica, teniendo en cuenta siempre el plano motor”.

Pirámide del desarrollo
Pirámide del desarrollo
Texto: Alfonso Lázaro y Pedro Pablo Berruezo / Grádico: Carlos G.Kindelán

Componente socializador y emocional

La pelota es un elemento socializador muy importante para niños a los que, en ocasiones, les cuesta relacionarse con otras personas ya que fomenta la interacción y la comunicación entre ellos, aunque no sea verbal.

Además, a nivel emocional, el fútbol les ayuda a aprender a gestionar el error, a tolerar la frustración y a mejorar su conducta. El deporte es un potente instrumento también para desarrollar el apego. “Nuestro alumnado es muy sensible, tiene un bajo nivel de regulación emocional, y eso influye en todo lo que hacen. Tienen que ver al adulto como referencia, como una figura de apego para que haya un acompañamiento, se sientan seguros y quieran superarse a sí mismos”, cuenta la profesora.

Algunos de estos niños tienen problemas muy grandes a nivel de socialización

Para favorecer una autoimagen positiva y una buena autoestima en el alumno, explica Pérez, es importante diseñar actividades que fomenten la identidad de grupo: “No soy yo solo, soy yo en un entorno”.

“A estos niños les cuesta mucho comprender el contexto y hay algunos que, por sus dificultades, tienen problemas muy grandes a nivel de socialización. Entonces, si ellos de forma espontánea no saben incluirse hay que buscar la manera de generar actividades que comprendan todos los estilos: individuales, por parejas, en pequeño y gran grupo… dentro de las posibilidades y el nivel de cada uno”, añade.

Formación para profesionales basada en la experiencia

No obstante, para que estos niños puedan beneficiarse al máximo de la práctica de este deporte, es necesario adaptar su enseñanza a las necesidades especiales de cada uno. Los profesionales que apliquen el fútbol terapéutico deben tener, además, la formación y recursos adecuados ya que su falta de competencia puede suponer una barrera para la inclusión de estos menores.

Con este objetivo, las fundaciones Querer y Atlético de Madrid decidieron hace un año dar un paso más y crear el ‘Curso de Fútbol Terapéutico’, en colaboración con la Comunidad de Madrid y la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), dirigido a profesionales del ámbito educativo y sanitario que quieran apostar por su futuro y afianzar sus conocimientos en el ámbito de la innovación en el ejercicio físico y la salud. Este mes de octubre se inicia su segunda edición, aunque todavía está abierto el plazo de inscripción.

Es una forma muy personal de acercar entornos que no estamos acostumbrados a tratar

Al frente de este curso, pionero en nuestro país, están profesionales de diferentes disciplinas que aúnan la parte educativa y la científica: profesores de educación física adaptada, terapeutas ocupacionales, logopedas o neuropsicólogos de ‘El Cole de Celia y Pepe’ y entrenadores deportivos y equipo médico del Atlético de Madrid.

Este equipo heterogéneo de profesionales, con un objetivo común, favorecer la integración de estos niños en la sociedad, ofrece desde distintas perspectivas una visión práctica del fútbol. La mayoría de los bloques simulan actividades en un entorno real de trabajo y se realizan clases prácticas en el centro de educación especial.

“Estamos hablando de experiencia, de casos, de cómo funcionamos, no es lo que pone en el libro, es lo que hacemos cada día”, cuenta Pérez. "Es una forma muy personal de acercar entornos que no estamos acostumbrados a tratar, contado por personas que viven esa realidad, que te transmiten sus sensaciones, comprenden tus miedos, te dan herramientas para abordar las necesidades e ideas para crear actividades que motiven. Es un instrumento que te da más herramientas para llevarlo a la práctica como docente", concluye Barroso.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento