Uno de cada tres españoles no puede permitirse ir de vacaciones ni afrontar gastos imprevistos

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Madrid. Comercio. Hostelería. Turismo. Covid. Mendigos. Pobreza
Madrileños pasean por la Plaza de España.
JORGE PARIS

Uno de cada tres españoles no se puede permitir pagar una semana de vacaciones al menos una vez al año ni puede hacer frente a gastos imprevistos de 750 euros. Además, casi la mitad de la población tiene algún tipo de dificultad para llegar a fin de mes y un tercio de los menores de 16 años está en riesgo de pobreza o exclusión social. Todo esto ocurre en un contexto en el que la brecha entre ricos y pobres sigue aumentando.

Estas son algunas de las conclusiones más destacadas de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2021 publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) este miércoles. Este estudio, que el instituto estadístico publica una vez al año, es la referencia más detallada para medir la pobreza a nivel nacional.

La imagen general que dibuja el INE es la de un país en el que la pobreza y la desigualdad han vuelto a crecer tras el paso de la pandemia. Así, el año pasado uno de cada cinco españoles se encontraba en riesgo de pobreza o exclusión social (27,8%), ocho décimas más que en 2020 y 1,6 puntos más que en 2019. Al mismo tiempo, las diferencias entre ricos y pobres volvieron a ensancharse: el 20% de la población más rica multiplicó por 6,2 los ingresos del 20% más pobre. Una brecha que desde la llegada del coronavirus se ha ampliado cuatro décimas.

El instituto estadístico considera que una persona está en riesgo de pobreza si se cumple al menos una de estas tres condiciones: que su nivel de ingresos sea claramente inferior a la media nacional, que esté en una situación de "carencia material y social severa" o que viva en un hogar con "baja intensidad en el empleo". En España hay 13,2 millones de personas que cumplen al menos una estas condiciones. (Si desea conocer con más detalles cómo se mide la pobreza en España puede hacerlo en este enlace).

Más concretamente, hay 10,3 millones de personas con ingresos por debajo del umbral de riesgo de pobreza. Un umbral que en 2020 era de 9.535 euros al año para un hogar de una sola persona y 20.024 para un hogar de dos adultos y dos menores de 14 años. 

Además, hay otros cuatro millones de personas que sufren "carencia material severa". Se trata de personas que no pueden permitirse gastos como irse de vacaciones al menos una semana al año (el 32,7% de los españoles no pueden), comer carne o pescado cada dos días (4,7%), hacer frente a imprevistos (33,4%) o mantener una temperatura adecuada en el hogar (14,3%).

Precisamente, la imposibilidad de mantener caliente o fresca la vivienda es la dificultad que más se acentuó en 2021. En concreto, aumentó del 10,9% en 2020 al 14,3% el año pasado, lo que supuso el máximo registrado en toda la serie histórica, que se remonta al año 2004. Todo apunta a que la causa fue el encarecimiento de la factura eléctrica, que en 2021 fue históricamente elevada.

Las privaciones materiales son especialmente fuertes entre las familias monoparentales con hijos a su cargo. Más de la mitad de estas familias están en riesgo de pobreza y exclusión. En concreto, el 50% de estos hogares dicen no poder permitirse pagar una semana de vacaciones, seis de cada diez no son pueden afrontar gastos imprevistos y uno de cada cuatro no puede mantener la temperatura adecuada en su hogar.

Como es evidente, el riesgo de pobreza y exclusión social entre los parados y las personas con menor nivel de estudios es mucho mayor que en el resto de la población. Así, el 59% de los desempleados están en esta situación, más del doble que la media de toda la población. En el caso de quienes no superaron la educación primaria, esta cifra es del 38,4%, más del doble que entre quienes tienen estudios superiores (14,9%). Con todo, resulta llamativo que el 18% de los trabajadores y el 16% de los pensionistas vivan en riesgo de pobreza aun a pesar de tener ingresos estables.

El doble de pobreza en el sur que en el norte

Como siempre ocurre cuando se analiza la estructura socioeconómica de España, existe una brecha imaginaria que divide el país en dos mitades horizontales. En las comunidades del sur del país los niveles de pobreza llegan incluso a duplicar a los que se observan en los territorios del norte.

Un tercio de los andaluces y extremeños están en riesgo de pobreza o exclusión, una situación en la que se encuentran también uno de cada cuatro canarios, murcianos, castellanomanchegos y valencianos. Sin embargo, solo uno de cada diez navarros y vascos se encuentra en esta situación, un porcentaje que se eleva hasta el 15% en el caso de catalanes y madrileños.

El eje norte-sur también se traslada a las privaciones materiales. Por ejemplo, casi la mitad de los andaluces y murcianos dicen no poder permitirse salir de vacaciones al menos una semana al año, frente a un 16% de los vascos y el 21% de los madrileños. Y hasta en cinco comunidades (Canarias, Murcia, Andalucía, Extremadura y Comunidad Valenciana), al menos la mitad de los ciudadanos tienen problemas para llegar a final de mes. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento