¿Qué factores influyen para que dos gatos tengan una buena relación? Una temprana socialización y el género, son algunos de ellos

Imagen de archivo de dos gatos.
Imagen de archivo de dos gatos.
PIXABAU

Los gatos de hoy en día proceden del Felis Silvestris Libica, una especie solitaria y cazadora de la que ha evolucionado para ahora ser capaz de convivir con otros gatos, especies y formar grupos sociales, por lo que no siempre es una tarea sencilla que dos de estos pequeños felinos se lleven bien. Pero, ¿qué factores son clave para que sean felices viviendo con otros de su misma especie?

Numerosos estudios han tratado de descifrar estas relaciones y poder establecer un "estándar para la convivencia perfecta entre gatos" y, a pesar de que no han encontrado una evidencia empírica infalible, han determinado que hay factores que pueden ayudar, que nos pueden servir de guía a la hora de introducir un nuevo miembro a la familia felina o acercarnos a entender por qué nuestros gatitos no se quieren tanto como desearíamos.

Mireia Berenguer, especialista en conducta felina por la Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM por sus siglas en inglés) y educadora canina en Kireba explica que son muchos los factores a tener en cuenta para que dos gatos se lleven bien: "Los gatos emparentados y en contacto desde pequeños, los grupos con pocos machos, en los casos en los que no estén emparentados, que hayan estado en contacto desde jóvenes o que hayan sido socializados con otros gatos en su edad temprana y que hayan tenido experiencias positivas al respecto... Todo influye".

"Además, el tener los recursos suficientes en el hogar, como un espacio amplio para el número de gatos que tengamos, cantidades de comida y bebida proporcionados y, por otra parte, asegurarnos de que están en un entorno poco estresante, son otras claves importantes para la buena convivencia".

Qué tener en cuenta para obtener una familia felina feliz

Lo primero que debemos evaluar es si podemos o no introducir otro gato en nuestro núcleo familiar. "Esta decisión debe ser tomada en fase a las características del gato ya residente ya que, en ocasiones, por muchas ganas que tengamos de tener más gatos, quizás es mejor no introducir otro", afirma Berenguer.

"Si, por ejemplo, nuestro gato es adulto y por su carácter consideramos que no es social o incluso si tiene algún problema de conducta, la mejor decisión es no introducir otro gato", ejemplifica la experta.

En el caso de que no tengamos ningún gato y queramos adoptar varios, la mejor opción es que sean hermanos de camada. "Cómo introducimos a un nuevo miembro es sumamente importante. Los gatos necesitan cambios muy progresivos y una mala experiencia inicial puede provocar que jamás lleguen a aceptarse ya que no disponen de conductas sociales de reconciliación", detalla Berenguer.

"Otro aspecto a tener en cuenta es ser consciente de si nuestro hogar puede satisfacer las necesidades de tener más de un gato, es decir, si hay suficiente espacio, si podemos tener el número necesario de areneros, rascadores, espacios altos, camas, refugios, zonas de alimentación, etc.", añade la especialista en conducta felina.

"Pudiendo tener todos los puntos a favor para una convivencia exitosa, un individuo puede preferir estar solo"

Quizás lo más importante de todo sea evitar el estrés en los gatos, ya que, al igual que en las personas, no les facilita las relaciones. "Los gatos necesitan estabilidad, predictibilidad y sensación de control. la forma cómo los tratamos debe ser acorde a sus necesidades como especie", explica Berenguer.

"También debemos tener en cuenta su afinado sentido del oído (ruidos, volumen de aparatos), su sentido del olfato (ambientadores, limpiadores, colonias) y, sobre todo, su territorialidad, ya que se pasan el día marcando con sus feromonas todas las es quinas de la casa" incide la experta.

A pesar de todo, como nosotros, cada gato es diferente: su temperamento, socialización temprana y experiencias, género, estar o no esterilizado... Todos son factores que pueden afectar a que un gato esté más o menos dispuesto a compartir su vida con otros gatos. "Aún así, pudiendo tener todos los puntos a favor para una convivencia exitosa, un individuo puede preferir estar solo", concluye Berenguer.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento