Díaz insiste en que no hay "margen" para moderar salarios pese a la inflación y defiende subir las pensiones con el IPC

  • Que las pensiones no se revalorizaran con la inflación exigiría una reforma de la ley que se aprobó el año pasado.
  • La vicepresidenta pide a las grandes empresas con "beneficios suntuosos" que sean "corresponsables" y asuman subidas.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz.
EFE
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz.

No existe "margen" para reducir sueldos con el fin de detener la subida de la inflación, pero sí que existe la posibilidad de contener los beneficios de las grandes empresas. Así de directo lo planteó este miércoles la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, que fue más clara que nunca desde que comenzó a negociarse el llamado "pacto de rentas", que entre otras cosas incluiría -si llegara a firmarse- un acuerdo sobre la evolución de los salarios sujetos a convenio en los próximos tres años. Díaz, además, defendió la revalorización de las pensiones con el IPC, obligatoria por ley desde hace unos meses, y rechazó cualquier modificación legal para modularla.

La vicepresidenta se expresó en ese sentido en su intervención en un desayuno informativo de la agencia Europa Press, que se celebró en un hotel en Madrid lleno hasta la bandera. Entre el auditorio se encontraban cuatro ministros: los socialistas Félix Bolaños (Presidencia) y José Luis Escrivá (Seguridad Social) y también el líder de IU, Alberto Garzón (Consumo) y el dirigente de los comuns Joan Subirats (Universidades). Al acto también acudió la plana mayor de Más Madrid, incluidas las líderes del partido en el Ayuntamiento y la Asamblea, Rita Maestre y Mónica García. Por el contrario, ningún miembro de la cúpula nacional de Podemos estuvo presente.

"La inflación no está causada por los salarios", insistió Díaz al ser preguntada por la contención salarial que exige la CEOE, que promueve subidas de sueldos por debajo del IPC que los sindicatos rechazan. "La tarea principal" para reducir el alza de los precios "es bajar los precios energéticos, y ya estamos en ello", continuó igualmente la vicepresidenta, que sin embargo señaló que sí hay espacio para reducir los "beneficios suntuosos" de unas grandes empresas que, recordó, de media pagan menos impuestos porcentualmente que las pymes. "Hay margen para que puedan ser corresponsables", señaló.

Díaz, no obstante, se mostró escéptica sobre la posibilidad de que finalmente patronal y sindicatos puedan llegar a un acuerdo sobre la evolución de los salarios. "No voy a ser yo la que les diga lo que tienen que hacer", pero "sería importante un acuerdo", planteó la vicepresidenta, que sin embargo admitió que "la tarea es compleja con esta inflación". "Pero pido moderación a las grandes empresas con beneficios suculentos", insistió la dirigente, que afirmó que "el ascensor social ya quebró hace demasiado tiempo".

Para la vicepresidenta, además, es el momento de abrir el debate sobre los impuestos, en concreto sobre "quién tiene que pagar impuestos y cuánto". "Las pymes pagan más impuestos que las grandísimas corporaciones", denunció Díaz, que lanzó una crítica velada contra el PP de Alberto Núñez Feijóo asegurando que "quienes dicen, como en el año 90, que hay que tener más mercado y menos servicios públicos es que no se ha enterado de lo que ha pasado en el mundo". "Lo que hemos aprendido es que las reglas de ortodoxia económica no han servido para solventar los problemas de la crisis y tampoco sirven para solventar los de la injusta guerra de Putin", sostuvo.

Reformas en el mercado laboral

Díaz también hizo un somero repaso a las próximas reformas que pretende llevar a cabo en el Ministerio de Trabajo, entre las que destaca la redacción de un Estatuto de los Trabajadores "del siglo XXI" que actualice el actual. Entre otras cosas, esa reforma busca que "la democracia" llegue "al mundo empresarial para mejorar las condiciones del trabajo". Y eso podría implicar, por ejemplo, "meter a trabajadores dentro de los consejos de administración", como ya ocurre en empresas como Navantia, planteó la vicepresidenta del Gobierno.

Asimismo, la otra gran norma pendiente de Trabajo es la ley de usos del tiempo, "el gran objeto de debate desde el siglo XIX", como planteó Díaz. Esa norma no solo debe de estar basada en "la reducción de la jornada", aunque "por supuesto" que debe haber un "debate" sobre ese tema, planteó  la vicepresidenta. "Pero lo importante es que transformemos la vida de las personas desde la flexibilidad interna. ¿Por qué no se pueden hacer en las empresas bolsas de horas en los que el trabajador pacte una jornada de trabajo diferente?", se preguntó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento