Putin contraataca con el gas: Rusia amenaza con cortar el suministro si no se paga en rublos y Europa lo tilda de "chantaje"

Un manómetro de gas de un gasoducto principal de Rusia en el pueblo de Boyarka, cerca de Kiev.
Un manómetro de gas de un gasoducto principal de Rusia.
GTRES
Declaraciones de la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, este miércoles.
EFE

Después de 63 días de guerra en Ucrania, son muchos los que se preguntan si las sanciones de Europa a Rusia están surtiendo efecto. En mayor o menor medida la economía rusa sigue funcionando y, de hecho, el Gobierno de Putin ha decidido tomar la delantera y contraatacar donde más les duele a Europa: en el suministro de gas. El gigante gasístico ruso Gazprom ha suspendido este miércoles "por completo" el suministro de gas a Polonia y Bulgaria por no abonar las entregas del combustible en rublos. La empresa, controlada por el Estado ruso, alega se habían incumplido las obligaciones de pago, algo que Europa ha tildado de "chantaje".

Los países europeos se niegan a pagar en rublos a Rusia, tal y como establecía que se hiciera desde abril, porque consideran que no pueden controla el valor del cambio a euros, moneda habitual. "El último pago que hizo el operador Bulgargaz hacia Gazprom Export, a inicios de abril, fue devuelto a la parte búlgara a través del mecanismo aprobado en el contrato existente", ha explicado el ministro búlgaro de Energía, Alexander Nikolov.

El ministro destacó que la moneda de pago, según este contrato, siempre fue dólares estadounidenses y que Gazprom es "un socio imprevisible que utiliza un recurso energético como instrumento de presión durante una guerra de Rusia contra Ucrania". El primer ministro búlgaro, Kiril Petkov, ha confirmado en sede parlamentaria que en ningún caso se reducirán las cantidades de gas para los consumidores privados en el país balcánico, que cubre hasta 90% de sus necesidades de suministros de Rusia.

Entre las soluciones búlgaras figura el interconector de gas natural con Grecia, que ambos países esperan tener operativo después del verano. Se trata de una conexión de gas que une la ciudad griega de Komotini (norte) con la búlgara de Stara Zagora (centro), un proyecto aplazado varias veces en los últimos años pero que en diciembre pasado se ha agilizado.

Por su parte, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, declaró este miércoles en Praga que su país ha acogido "con tranquilidad" el corte del suministro de gas. "Puedo asegurar a mis compatriotas que usan gas para calefacción, o para cocinar, que no se producirá la situación de no tener gas", afirmó el mandatario. Esta tranquilidad en Polonia se explica por la dependencia del carbón y porque su reserva energética está en un 76%. Así mismo, Polonia había avisado de que dejaría de importar gas ruso a final de año, siendo uno de los países de la UE más decididos a cortar con la energía que proviene de Rusia.

Los primeros cortes del suministro de gas ruso a Europa han repercutido, de manera inmediata y directa, en un alza en el precio del gas. Según la prensa económica europea, los precios subieron un 20% hasta los 117 euros por megavatio hora en las primeras operaciones del miércoles. Esto significa que se cobra hasta siete veces más caro que hace un año, según detalla el Financial Times.

La UE busca suministros alternativos

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha salido de inmediato a denunciar el "chantaje inaceptable" de Rusia con el corte de suministro de gas a Polonia y Bulgaria por negarse a pagar en rublos.

"El anuncio de Gazprom de que unilateralmente cesa el envío de gas a sus clientes en Europa es otro intento de Rusia de usar el gas como instrumento de chantaje. Es injustificado e inaceptable", ha asegurado la jefa del Ejecutivo comunitario en una declaración.

De todas formas, la alemana ha subrayado que el bloque europeo está "listo para este escenario" y ha destacado la coordinación entre la Comisión Europea y los Estados miembro para planes de contingencia que aseguren suministros alternativos y un mayor almacenamiento.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha considerado también que la decisión supone "otro movimiento unilateral agresivo de Rusia". "Permaneceremos unidos y nos apoyaremos mutuamente mientras eliminamos gradualmente las importaciones de energía rusa", señaló Michel.

Este miércoles está convocada una reunión europea para dar respuesta a la situación, ha informado Von der Leyen. "Estamos trazando nuestra respuesta coordinada de la UE. También continuaremos trabajando con socios internacionales para asegurar flujos alternativos y seguiré trabajando con los líderes europeos y mundiales para garantizar la seguridad del suministro energético en Europa", ha reiterado.

Por su parte, el Gobierno alemán ha asegurado que el suministro de gas está garantizado en el país, al tiempo que auguran que ya han logrado reducir de manera sustancial su dependencia del petróleo ruso, por lo que un embargo a las importaciones de crudo del gigante euroasiático sería manejable, según ha afirmado este miércoles el ministro de Economía y Protección del Clima, Robert Habeck.

Rusia amenaza con extenderlo a "otros países inamistosos"

Polonia y Bulgaria podrían ser solo los primeros países en dejar de recibir gas ruso. El presidente de la Duma, Viacheslav Volodin, se congratuló por el corte de los suministros y pidió extender la medida a "otros países inamistosos". El Kremlin declaró poco después que los envíos serán interrumpidos para otros países si estos no aceptan el nuevo mecanismo de pago. 

El portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, negó categóricamente que la interrupción de los suministros sea un chantaje y agregó que los países europeos fueron avisados con antelación de que Rusia pasaría a un nuevo sistema de pago en respuesta a sanciones comunitarias a Moscú y el bloqueo de los fondos del país en el extranjero.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha prometido este miércoles responder a quien intente intervenir en el conflicto de Ucrania desde el exterior: "Si alguien tiene intención de interferir en los eventos en curso desde el exterior y crear una naturaleza de amenazas estratégicas, deben saber que nuestra respuesta a los contraataques será ultrarrápida".

Sobre el pago en rublos, según confirmaron al medio estadounidense Bloomberg fuentes cercanas de Gazprom, cuatro países europeos (no han trascendido que Estados) ya han pagado el gas en moneda rusa y al menos diez habrían abierto cuentas bancarias para realizar estos pagos en rublos.

Varios países del continente europeo (que no necesariamente de la UE) depende casi al 100% del gas ruso, como es el caso de Bosnia y Herzegovina, Macedonia del Norte, Letonia, Moldavia o República Checa. El combustible ruso supone el 40% del consumo en Europa y la dependencia de Rusia supera el 50% en 14 países europeos.

Dependencia de los países europeos del gas ruso.
Dependencia de los países europeos del gas ruso.
Carlos Gámez

Quién será el próximo en afrontar este corte es todavía pronto para saberlo. El Gobierno eslovaco aseguró este miércoles que está preparado para afrontar "obstrucciones" del suministro de gas ruso, como sucede en Polonia. El primer ministro Eduard Heger aseguró que Eslovaquia mantendrá los pagos del gas "en euros, de acuerdo con las reglas acordadas y las recomendaciones de la Comisión Europea". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento