El feminismo sale a las calles de España con marchas masivas para avanzar hacia la igualdad

Miles de personas se manifiestan en Madrid el 8 de marzo de 2022.
Miles de personas se manifiestan en Madrid el 8 de marzo de 2022.
Patricia Antón Varela

Hacía dos años que el movimiento feminista no tomaba las calles. La pandemia impidió las manifestaciones multitudinarias, aunque no la reclamación de derechos, que no ha parado en estos años. Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, lo ha vuelto a hacer, eso sí, dividido. En casi toda España se han organizado dos manifestaciones diferentes: la mayoritaria, que apoya la autodeterminación de género y la ley trans del Gobierno, y la de las llamadas feministas clásicas, la corriente más minoritaria, que está en contra de esta ley y que apoya la abolición de la prostitución.

Aunque separado, el movimiento feminista ha vuelto a Madrid con ganas para reclamar una sociedad igualitaria en derechos y oportunidades. Lo ha hecho en una marcha en la que las prendas moradas, la música, las canciones feministas y los carteles contra las injusticias hacia las mujeres se han mezclado con pancartas que pedían el fin de la guerra en Ucrania.

"Gracias por volver a llenar las calles, aquí estamos las feministas", decía la Comisión 8M, convocante de una manifestación entre Atocha y Colón que ha reunido a unas 50.000 personas, según Delegación del Gobierno. A ella han acudido la mayoría de los representantes gubernamentales, incluyendo a la ministra de Igualdad, Irene Montero, la vicepresidenta primera Nadia Calviño o a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ademas de a la vicealcaldesa de la ciudad, Begoña Villacís.

En su reivindicación, han mostrado su repudia a la violencia machista y también su apoyo a las mujeres ucranianas y a las rusas. Mientras, desde Gran Vía a plaza de España avanzaba la marcha organizada por el Movimiento Feminista de Madrid, abolicionista y contra la ley trans.

Por su parte, Montero, ha restado importancia a la división del feminismo, y a las críticas de algunas mujeres a su Ministerio y ha celebrado que el 8-M volviera a celebrarse tras la pandemia. La ministra ha reclamado que no haya ni una mujer más asesinada, que todo el mundo pueda ser quien quiera ser, y ha dicho estar en la marcha "por las que no están, por las que han venido y han abierto camino y las que están por venir, que son la esperanza de este país".

En Barcelona han sido 15.000 las personas que se han reunido en la plaza Universitat, según la Guardia Urbana. Sobre todo mujeres de todas las edades, se han congregado en la plaza y al ritmo de las batucadas y de canciones feministas como el Ay mamá de Rigoberta Bandini.

"Yo protesto porque, cuando me pasó a mí, sentí culpa", o "Quiero dejar de preguntar a mis amigas si llegaron bien", son algunos de los lemas que se han podido leer en las pancartas que portaron mujeres de todas las edades en Barcelona.

En declaraciones a los medios, una de las portavoces de la Assemblea 8M, Dolores Pulido, ha celebrado que esta manifestación retoma la normalidad lograda en 2018, "año que marca movilizaciones masivas e imparables del movimiento feminista".

Las calles de Valencia no han sido menos y también se han teñido de morado en el 8-M. La marcha, que ha partido del instituto Luis Vives y ha recorrido el centro de la ciudad, ha contado con la presencia del presidente de la Comunidad Ximo Puig y de la vicepresidenta Mónica Oltra, y con la participación del alcalde, Joan Ribó.

En un ambiente festivo y reivindicativo, el color morado ha sido el predominante. Colectivos feministas y sociales, asociaciones y partidos se han unido a las demandas de más igualdad real y de condena a la lacra de la violencia machista.

Por la mañana, la huelga feminista estudiantil ha vaciado las aulas y ha tomado las calles en Valencia contra "el machismo y la homofobia". Alumnos de Educación Secundaria y universitarios han recorrido este 8 de marzo las calles de la ciudad para secundar la huelga feminista estudiantil, convocada por el Sindicato de Estudiantes y Libres y Combativas, en defensa de los derechos de las mujeres, para denunciar "el crecimiento de la lgtbfobia en las aulas" y para reivindicar el papel del movimiento estudiantil a la cabeza de estas movilizaciones. "Aún queda mucho por luchar y nadie nos ha regalado nada", advirtieron.

El morado ha sido también el color predominante en Sevilla, cuyas calles han vuelto a llenarse de feminismo en las diferentes manifestaciones convocadas por los colectivos feministas en el 8-M.

La primera marcha ha tenido lugar por la mañana, convocada por los sindicatos CCOO y UGT de Andalucía, a la que han acudido un millar de personas para reclamar "la igualdad plena y efectiva", entre ellas, el alcalde de la capital, Antonio Muñoz.

Por la tarde se han celebrado dos manifestaciones. La primera, la oficial y mayoritaria, bajo el lema Feminismo inclusivo, ¡siempre!, con una afluencia de unas 3.000 personas. Y la segunda, convocada por el Movimiento Feminista de Sevilla, bajo la consigna La lucha de las mujeres. Por un mundo feminista, a la que también asistió el regidor hispalense.

Placeholder mam module
8M: Manifestaciones feministas del 8 de marzo en directo | Última hora en Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla y otras provincias de España
Mostrar comentarios

Códigos Descuento