La UE rompe un tabú con el envío de armas a Ucrania: ¿cómo funciona la Facilidad Europea para la Paz?

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y al Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, comparecen en rueda de prensa para condenar el ataque ruso a Ucrania.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y al Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, comparecen en rueda de prensa para condenar el ataque ruso a Ucrania.
COMISIÓN EUROPEA
Declaraciones del Alto Representante de la UE, Josep Borrell.
EFE

"Hemos roto muchos tabúes". El Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, aseguró ante el Parlamento Europeo que ha llegado el momento de una UE "geopolítica", que piense en términos estratégicos. Esto se suma a la frase del presidente francés, Emmanuel Macron, quien aseguró que la Unión "tiene que convertirse en una potencia". Por lo pronto, los 27 han tomado la decisión histórica de suministrar armas a un tercer país, en este caso Ucrania, en plena invasión rusa. Para muchos es una agresión contra Occidente y por eso se ha activado la Facilidad Europea para la Paz (European Peace Facility, en inglés). Pero, ¿cómo funciona realmente este mecanismo para muchos desconocido?

El EPF es un instrumento extrapresupuestario -es decir, que no entra dentro del Marco Financiero Plurianual- destinado a mejorar la capacidad de la Unión para prevenir conflictos, construir la paz y reforzar la seguridad internacional, "permitiendo la financiación de acciones operativas en el marco de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) que tengan implicaciones militares o de defensa", tal y como explican desde la Comisión. Recibió este nombre en 2021 y sustituye al Mecanismo Athena y el Fondo de Paz para África, más limitado y centrado solamente en un continente.

"El Consejo ha adoptado un paquete de apoyo de 500 millones de euros en el marco del Fondo Europeo para la Paz, consistente en dos medidas de ayuda que contribuirán a reforzar las capacidades y la resistencia de las fuerzas armadas ucranianas para defender la integridad territorial y la soberanía de Ucrania y proteger a la población civil", cuenta. De esta partida, 450 millones están destinados a material ofensivo, siendo la primera vez que la UE participa con este mecanismo en un conflicto armado activo. Son los Estados miembros los que aportan ese material y el gasto emitido por ellos es precisamente reembolsable a través del fondo. No se trata por tanto de una compra centralizada.

El objetivo, en todo caso, sí es canalizar el envío de material ofensivo a Ucrania a través de la UE, aunque la mayoría de Estados miembros (incluso Alemania, reacia al principio de la crisis) ya lo han hecho por su cuenta. España ha defendido en todo momento que su remesa no se haría aparte del canal de la UE, pero ya se ha desligado. En todo caso, Borrell apuntó que lo lógico es que la UE centralice el envío porque, dijo, "no se puede enviar material sin saber lo que necesitan los ucranianos".

¿Cuál consideras que es el principal valor europeo que hay que defender?

Hasta ahora centrado en África

Hasta entonces, tanto el EPF como su predecesor han servido para dar apoyo y formación por ejemplo en Libia, República Democrática del Congo, el Cuerno de África, Sudán, Mozambique, Somalia o Mali. Todos los Estados miembros de la UE, a excepción de Dinamarca -que optó por no participar en la Política Común de Seguridad y Defensa en materia militar- contribuyen a la financiación de las operaciones militares de este tipo. Antes de la decisión sobre Ucrania había siete operaciones militares activas de la UE que se beneficiaban de la financiación de la Facilidad Europea para la Paz.

El Consejo confirma, además, que la EPF puede servir para financiera también cuarteles e infraestructuras de alojamiento, equipos adicionales esenciales, servicios médicos, adquisición de información (inteligencia, reconocimiento y vigilancia a nivel del teatro de operaciones, incluida la vigilancia y el reconocimiento aire-tierra y la inteligencia humana), e incluye otras capacidades críticas a nivel del teatro de operaciones (desminado, protección química, biológica, radiológica y nuclear (QBRN), almacenamiento y destrucción de armas). Este último caso cobra especial relevancia en el caso actual, dadas las amenazas de Rusia de recurrir a su potencial nuclear.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento