Los españoles ven a Rusia como la mayor amenaza externa pero se dividen sobre una intervención militar en Ucrania

El presidente de Rusia, Vladímir Putin.
El presidente de Rusia, Vladímir Putin.
EFE / EPA / EVGENIY PAULIN / SPUTNIK / KREMLIN

El conflicto en torno a Ucrania, en niveles de tensión propios de la Guerra Fría, copa la actualidad internacional. En este sentido, la opinión pública española está dividida en dos mitades respecto a si España, como país miembro de la OTAN, debería intervenir militarmente en caso de que se produjese un conflicto bélico, según una nueva oleada del barómetro del Real Instituto Elcano. El 48% está a favor mientras que el 52% considera que no debería hacerlo. Las mujeres son más contrarias que los hombres a una posible intervención y lo mismo ocurre con los más jóvenes, los que tienen un menor nivel educativo y los que se sitúan más a la izquierda.

En un escenario tan complejo, la gran mayoría de los españoles (80%) está a favor de la permanencia de España en la OTAN. Esta mayoría es ahora muy superior a la obtenida en el referéndum sobre la Alianza Atlántica, celebrado en 1986 y que se saldó con un 57% a favor. Además, para tres de cada cuatro ciudadanos la pertenencia a la OTAN ha dado "seguridad ante posibles amenazas externas".

Y sobre eso la opinión es bastante clara: Rusia es vista como la mayor amenaza externa. Así lo ve el 34% de la población, por delante de Marruecos (20%), siendo esta una postura marcada por las relaciones entre ambos países, muy tocadas en los últimos tiempos. El terrorismo ha bajado en esas prioridades negativas: solo el 14% lo ve ya como la principal preocupación exterior para España.

¿Qué medida tiene que priorizar la Unión Europea en torno a la transformación digital?

Profundizando en el riesgo terrorista, se cuestiona sobre las medidas que pueden ser más necesarias para evitar la captación de jóvenes europeos por organizaciones terroristas. El control de las webs que promueven la radicalización es la medida preferida por el conjunto de los ciudadanos, seguida por la lucha contra la pobreza y la marginación. Entre la izquierda, esta lucha contra la marginación es la medida más señalada, mientras que entre la derecha ocupa el tercer puesto, tras el control de las webs y el desarrollo de campañas de información y concienciación.

Europeísmo en máximos... pero con matices

Sobre la Unión Europea los datos son rotundos: un 91% de los españoles se muestran a favor de la pertenencia al bloque. El europeísmo está en máximos, ya que solo un 8% se posiciona en contra. Además, la mayoría de los ciudadanos consideran que la UE es una asunto prioritario. Esa imagen positiva viene dada, en gran parte, por la reacción ante la pandemia de Covid y la aprobación de los fondos de recuperación.

Respecto a las políticas concretas de la Unión, las que reciben un mayor apoyo son las de ciencia y tecnología y las dedicadas a las energías renovables, mientras que la única en la que se rechaza un aumento de la inversión es la defensa militar. Esto choca con la época en la que se vive: aunque el cambio climático, por ejemplo, es una prioridad absoluta de la UE, también se ha convertido en un debate clave el de la autonomía estratégica que entre otras medidas puede incluir la creación de un ejército europeo. Esa opción, en el caso de España, no parece tener buena acogida.

El europeísmo, en todo caso, convive con un conocimiento muy tímido del día a día de la Unión Europea. De hecho, solamente una cuarta parte de los españoles dice saber qué son los Fondos Next Generation (para la recuperación), a pesar de la enorme importancia que pueden tener esas ayudas en la revitalización económica de nuestro país. Asimismo, un 10% no puede mencionar ninguna política concreta a la que vayan a destinarse esos fondos.

Sucede algo similar en lo que se refiere a la Conferencia sobre el Futuro de Europa (CoFoE). Solo un 7% de los españoles sabe qué es esa Conferencia. Un 10% cree saberlo, pero muestra su desconocimiento al elegir una respuesta errónea: “La Conferencia fue una reunión de dirigentes europeos que se celebró para hablar sobre el Futuro de Europa”.

¿Cuáles deberían ser las prioridades de España?

Por otro lado, ¿qué asuntos debería priorizar España en política exterior? La lucha contra el cambio climático sigue encabezando entre los españoles la lista de prioridades en política exterior, a distancia de un bloque compuesto por tres objetivos: la ayuda al desarrollo, el apoyo a las empresas españolas en el extranjero y el abastecimiento de gas, petróleo y electricidad, según el barómetro de Elcano.

Se aprecia una clara influencia de la posición ideológica (en la escala izquierda-derecha) sobre la priorización de unos u otros objetivos. Mientras que para la izquierda y el centro la lucha contra el cambio climático debe ser el primer objetivo de la política exterior española, para los individuos situados más a la derecha el primero es asegurar el abastecimiento energético, seguido a partes iguales por la lucha contra la inmigración irregular y el apoyo a las empresas españolas en el extranjero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento