Segundo debate en Castilla y León: Mañueco evita hablar de pactos con Vox, Tudanca apela a las "fuerzas de cambio" e Igea plantea un "pacto moderado"

Los candidatos de Ciudadanos, PP y PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León (Francisco Igea, Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca, respectivamente), durante el último debate televisivo de cara a las elecciones autonómicas, en Valladolid.
Los candidatos de Ciudadanos, PP y PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León (Francisco Igea, Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca, respectivamente), durante el último debate televisivo de cara a las elecciones autonómicas, en Valladolid.
NACHO GALLEGO / EFE

El presidente de la Junta de Castilla y León y candidato del PP a la reelección, Alfonso Fernández Mañueco, se resistió este miércoles a vincularse a un pacto con Vox, del que alertaro Luis Tudanca (candidato del PSOE) y Francisco Igea (candidato de Ciudadanos), pero se desmarcó del partido de extrema derecha en materia de igualdad y reiteró que busca un "pacto con las personas" para tener un "gobierno centrado".

El intercambio de argumentos sobre los pactos post-electorales resultó lo más trascendente del segundo debate electoral de esta campaña del 13F, celebrado este miércoles en Valladolid y retransmitido por la cadena autonómica de televisión, CyLTV,-

Tudanca se mostró abierto a hablar con las fuerzas "para el cambio" y ofreció "diálogo hasta la extenuación" con todos excepto con Vox, mientras que Igea se declaró dispuesto a emular una 'gran coalición' al estilo alemán (lo que denominó un "pacto moderado"), con un veto a los extremos y también a la persona de Mañueco, por su "deshonestidad" al romper el gobierno del PP y Cs.

Aún recientes las palabras pronunciadas por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP), que abrió la puerta a ponerse de acuerdo con Vox -"el partido de Ortega Lara"-, los candidatos del PSOE y de Ciudadanos (Cs) aprocecharon ese argumento para prevenir a Mañueco de un acuerdo que en su opinión perjudicaría a Castilla y León, mientras que el actual presidente optó por repetir la tesis del presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo, en referencia a un pacto con los ciudadanos en las urnas, para orillar a Vox y Cs.

"El que se la juega soy yo, no Pablo Casado", avisó Mañueco para exonerar de responsabilidad al líder de su partido por la convocatoria de estas elecciones, ya que tanto Tudanca como Igea apuntaron a que fue la dirección nacional del PP la que llevó a las urnas a la Comunidad: "Le han usado, convocando estas elecciones por las diferencias entre Casado y Ayuso, el PP y Vox", apostilló el socialista.

"Último tren"

Preguntados por las líneas rojas que trazarían en caso de tener que negociar la formación de un gobierno, el primero en contestar fue Mañueco, quien acusó al PSOE y Cs de ir "de la mano" en la reforma laboral, aunque previamente estos le afearon precisamente que el PP no haya apoyado un acuerdo que tiene el aval de la patronal y los sindicatos.

En el caso de Igea, insistió en que fue Ayuso la que marcó el camino al PP diciendo algo así como "que si hay que pactar con Vox se hace" y, posteriormente, en declaraciones a los periodistas, subrayó que Mañueco "no ha desmentido a Ayuso": "Cada voto a Mañueco es un voto que va a dar la posibilidad a Vox de entrar en el gobierno", dijo.

El representante de Cs rechazó que, tal y como afirmó el candidato del PP, el que se la juegue el domingo sea él, sino que lo que está en juego es lo que ocurre a los ciudadanos, aunque también apostilló que "hay un señor pendiente de su último tren, pero tal y como va la campaña le va a atropellar", y pidió un compromiso de los tres partidos para evitar la repetición de elecciones.

Tudanca se retrotrajo al debate de 2019, cuando coincidieron los mismos interlocutores -además de Pablo Fernández (Podemos)-, para afear a Igea que cerrara "la puerta al cambio" y ahora "Mañueco se la ha abierto a Vox".

Aunque en el debate no se refirió al asunto, el socialista descartó la propuesta de Igea para trazar una "gran alianza" y un "pacto moderado", después de 35 años de gobierno del PP.

También en la rueda de prensa posterior, Igea ironizó con que después de dos años y medio ha entendido una frase pronunciada por Mañueco en la negociación entre el PP y Cs, cuando, según el representante naranja, les dijo lo que les daría a cambio de su apoyo: "Lo que me pidan", por lo que dio por hecho que ocurrirá lo mismo con Vox, en caso de sumar.

"Lucharé por la igualdad"

Pese a no referirse de forma directa a ese partido, Mañueco marcó algunas líneas rojas a Vox, sin pasos atrás en la lucha contra la violencia de género y la igualdad, aunque tanto Cs como PSOE dudaron de que eso vaya a ser así si se produce un pacto con la formación de Santiago Abascal.

Tanto el candidato del PSOE como el de Cs le reprocharon a Mañueco que sepa "la canción que va a cantar" cuando llegue al gobierno, en referencia a su posible pacto con Vox y los retrocesos que ello va a suponer en inmigración, igualdad o violencia de género.

"Lucho, he luchado y lucharé por la igualdad. A eso no me va a ganar nadie", respondió Mañueco, quien mencionó a su madre, sus cuatro hermanas, su mujer, sus dos hijas, sobrinas y sobrinas nietas como motor de ese convencimiento.

Igea sostuvo que "desgraciadamente no va a ser así", en referencia en que no habría un paso atrás en esa lucha contra la violencia de género o inmigración, ya que el PP, aseguró tiene un respaldo menor conforme avanza la campaña y el martes Ayuso "marcó el camino" hacia Vox.

La reforma laboral

En el bloque centrado en la economía, el candidato socialista y el de Cs criticaron el "sectarismo" del candidato del PP, por oponerse a la reforma laboral aprobada la pasada semana en el Congreso y que contaba con el acuerdo de la patronal y los sindicatos, con los que en la Comunidad presume de alcanzar acuerdos.

Tudanca incidió en que si el PP no está con empresarios y sindicatos "¿con quién está?", se preguntó.

Por su parte, el candidato del PP dijo que ve al PSOE de Pedro Sánchez y Luis Tudanca "inhabilitado" en materia de economía debido a la subida del IPC, la luz o la gasolina, mientras que el socialista reprochó su "inacción" en gestionar los fondos europeos canalizados por el Gobierno de España.

Mañueco contrapuso el "modelo de Sánchez" con el de su Gobierno, con "ayudas a los sectores más afectados", lo que provocó que el candidato de Cs le cuestionara que "si todo iba tan bien, ¿por qué convocó elecciones?".

"¿Pero España va bien o España va mal?", le preguntó Tudanca a Mañueco por su parte, al tiempo que le afeó que en un momento en el que debería estar gestionando los proyectos y los fondos europeos, haya abocado a la Comunidad a un adelanto electoral.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento