Los científicos españoles que concluyen que el elixir bucal protege de la Covid: "Funciona como el jabón de manos"

Investigadores que han participado en el estudio. De izq-dcha: Luis Martinez-Gil, MªJesus Garcia-Murria, Ismael Mingarro y Manuel Sanchez del Pino
Investigadores que han participado en el estudio. De izq-dcha: Luis Martinez-Gil, MªJesus Garcia-Murria, Ismael Mingarro y Manuel Sanchez del Pino
MemProt Lab

La pandemia de covid es una constante lucha contra la incertidumbre, así que, si se encuentran elementos que la reducen, se incorporan a nuestro día a día. Y no solamente se trata de vacunas o de fármacos antivirales como el Paxlovid, algo tan cotidiano como el jabón ha sido fundamental. Y de esa reducción de la incertidumbre con algo cotidiano versa precisamente un estudio publicado recientemente en la 'Journal of Oral Microbiology' y realizado por investigadores españoles de la Universidad de Valencia y del centro de investigaciones de Dentaid, un compañía especializada en salud bucal.

La conclusión a la que ha llegado este estudio es que el Cloruro de Cetilpiridinio (CPC), un compuesto común en los enjuagues bucales, puede promover la ruptura de las membranas del coronavirus SARS-CoV-2, al igual que hacen los jabones de manos. Por lo tanto, como explica a 20minutos el líder de la investigación, Ismael Mingarro, catedrático de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad de Valencia, los enjuagues bucales pueden formar parte de una estrategia profiláctica para evitar la propagación del virus.

El CPC ya había demostrado tener ciertas características antisépticas y decidieron comprobar sus efectos sobre el virus. "Nosotros en realidad lo que hemos hecho ha sido generar lo que se denominan partículas pseudovirales. El acrónimo es VLPs, que viene del inglés virus like particles," explica Mingarro. Se generan estas partículas a partir de las proteínas del SARS-CoV-2, pero tienen la ventaja de que no llevan el material genético del virus, "con lo cual no son infectivas".

Acabar con la membrana del virus para evitar la infección

Si las vacunas se centran en las proteínas de la espícula que revisten el virus, el CPC "es una molécula que disgrega la capa de grasa que recubre al virus en la que están esas proteínas", señala Mingarro. "Estos virus tienen una membrana lipídica que los rodea y, en esa membrana, que es parecida a la de nuestras células, es donde tiene insertadas sus proteínas de la espícula". "Digamos que lo que hace este detergente, y cualquiera que se le parezca, es disociar la membrana, es decir, pierde la integridad de los lípidos", resume.

Para entender por qué esto es importante, hay que recordar cómo se abre paso el virus en nuestro organismo. "La llave que los hace entrar es la proteína de la espícula. Reconoce un receptor en nuestras células y, con eso, el virus se aproxima a nuestra membranas", apunta. "Pero, para que el virus penetre, se tiene que producir la fusión de la membrana del virus con la membrana de la célula humana. Si disgregamos la membrana del virus, el virus ya no puede hacer esa fusión, su genoma no entra en la célula humana y no habría infección", remata.

Medida adicional y preventiva

¿Considera Mingarro que este hallazgo es útil como terapia? "Esto no es terapéutico", señala, "no es que vaya a curar nada, sino que simplemente dificulta las infecciones". Sin embargo, no todas las medidas relevantes contra la covid han sido terepéuticas. Mingarro lo compara con el "énfasis" hecho en el lavado de manos. 

"En el lavado de manos, el jabón funciona parecido a como lo hacen estos compuestos [CPC], estos detergentes, porque lo que hace es disgregar la membrana de los virus", cuenta. Por lo tanto, el enjuague con estos colutorios puede ser enfocado como una medida adicional y preventiva, "como tenemos asumido el lavado de manos y, evidentemente, el uso de mascarillas, que es lo más importante".

"Si lo podemos incluir en nuestra rutina, pues mejor"

Este catedrático, que centra sus investigaciones en las proteínas de membrana, explica también que es posible, como se ha visto en otros estudios, que haya otros compuestos de los colutorios que alteren la consistencia de dichas membranas. Aun así, aclara que estuvieron estudiando la composición de los colutorios y "este [CPC] nos pareció el más indicado, porque ya había algunos datos preliminares y porque la composición química de la molécula ha dado pie hipotetizar que podía funcionar".

Sobre en qué productos de enjuague bucal se puede encontrar el CPC, dice que no puede asegurar que lo lleven todos, pero "sí que es un componente bastante común". Se puede comprobar si el CPC está entre los compuestos de un colutorio antes de comprarlo, aunque Mingarro indica que también es posible que cuenten con otros detergentes que presenten el efecto observado. 

Lo más importante para este investigador es que el hallazgo pueda tener una utilidad y, "si lo podemos incluir en la rutina de nuestro día a día, igual que hemos incluido el lavado de manos, pues mejor".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento