Los bienes inmatriculados devueltos por la Iglesia pasarán a titularidad pública si no se encuentra a los propietarios

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mantenido esta mañana una reunión con el presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Juan José Omella.
Sánchez, con el cardenal Juan José Omella.
Fernando Calvo

El ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, ha explicado que si no se encuentra a los propietarios de los casi mil bienes inmatriculados que aparecen en el listado entregado por la Iglesia católica, pasarán a titularidad pública.

"Serán ahora los ayuntamientos y los registros de la propiedad los encargados de llevar a cabo la regularización que, en cada caso, corresponda. Si los propietarios no son localizados, la titularidad pasará a ser pública", ha precisado Bolaños en un artículo de opinión publicado este viernes en El Periódico de España.

Según precisa el ministro, desde el pasado mes de agosto el Gobierno ha mantenido con la Conferencia Episcopal "varias reuniones y multitud de contactos" y ha trabajado "con discreción y buena fe" sobre las inmatriculaciones, por lo que espera "que ese espíritu siga caracterizando la relación entre el Gobierno y la Iglesia".

Bolaños resume que este trabajo conjunto ha dado un primer resultado: "Han aflorado en torno a mil bienes que, pese a haber sido inmatriculados por la Iglesia en su momento, la propia Conferencia Episcopal reconoce ahora que se trata de bienes pertenecientes a terceros o sobre los que no les consta información acerca de su titularidad", explica.

Esta información es la que el ministro trasladó este jueves al presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, para que sean los ayuntamientos, con apoyo del Ejecutivo, los que realicen este trabajo de búsqueda de los legítimos propietarios.

En todo caso, Bolaños puntualiza en la columna que "con este paso no finalizan los trabajos de la comisión de inmatriculaciones, que tiene aún cometido por delante: aclarar una variada casuística de situaciones, comprobar la titularidad de los bienes que corresponda y depurar los listados para afinar cualquier imprecisión documental que se detecte".

"Compartimos la idea de hacer pública toda la información, a fin de poner a disposición de la sociedad los bienes que la Iglesia católica no reconoce como propios y puedan ser atribuidos a sus legítimos propietarios", subraya.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento