Asesinos, narcotraficantes... Así son los doce fugitivos británicos que podrían estar escondidos en España

Tres de los doce fugitivos en busca y captura
Tres de los doce fugitivos en busca y captura
National Crime Agency

Las autoridades de España y el Reino Unido han puesto en marcha una campaña para localizar a doce delincuentes fugitivos de la justicia británica que se sospecha podrían haber huido a la Península.

El secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, y la ministra consejera británica en España, Sarah Cowley, han presentado este miércoles esta nueva campaña dentro de la Operación Most Wanted, lanzada por Europol en 2016, que incluye a otros doce delincuentes en la lista de más buscados en aquel país.

El responsable del Ministerio del Interior y la ministra británica han dado cuenta de los detalles de esta campaña en una rueda de prensa en la que han estado acompañados por Steve Rodhouse, director general de operaciones de la National Crime Agency británica, y Mark Hallas, director de la plataforma ciudadana Crimestoppers.

Los doce fugitivos, todos ellos hombres, están en busca y captura por delitos como asesinato, tráfico de drogas a gran escala y suministro de armas de fuego y munición.

España, uno de los destinos más populares para los británicos

España es uno de los destinos más populares para los británicos y ambos países tienen una colaboración muy fuerte en el ámbito de la seguridad. "Esta campaña es solo un ejemplo de la exitosa cooperación que existe entre las fuerzas del orden británicas y españolas", dijo Cowley en la rueda de prensa que ha tenido lugar en la sede del Centro Tecnológico de Seguridad (CETSE) en Madrid.

Por su parte, Rodhouse explicó que la Oficina Internacional de Delitos (International Crime Bureau) de la NCA y los agentes de enlace internacionales trabajan en nombre de la policía británica para intercambiar información e inteligencia con sus socios de otros países, y así localizar y detener a delincuentes por todo el mundo.

"Normalmente los delincuentes siguen cometiendo delitos mientras están fugados, y suelen ser conocidos en los círculos de delincuentes allí donde se encuentren. Muchos de estos fugitivos tratan de integrarse en las amplias comunidades de británicos que han hecho de España su hogar, y si vives en una de estas zonas puede que conozcas a alguno de ellos", advirtió Rodhouse.

Se cree que todos los individuos que aparecen en la campaña tienen algún vínculo en la España peninsular o en las Islas Canarias. Se insta a las personas que tengan cualquier información relacionada con estos fugitivos a que llamen a CrimeStoppers de forma anónima, al teléfono gratuito 900 926 111.

Casi todos los perfiles son narcotraficantes

Entre los más buscados se encuentra Nana Oppong, de 41 años. La policía de Essex busca a Oppong por disparar desde un coche en marcha y matar a Robert Powell, de 50 años, que recibió ocho disparos de un revólver de 9mm el 13 de junio de 2020. Presuntamente, la víctima y Oppong eran de facciones criminales rivales.

También se busca a Jack Mayle, de 30 años por sospecha de suministro de la droga de clase A MDMA y otros estupefacientes. Además, es sospechoso de dirigir una red de drogas en el sur de London y de trabajar presuntamente con un proveedor de la 'web oscura'. Es posible que haya intentado cambiar su aspecto y se sabe que suele ir armado.

En esta campaña también aparece Callum Halpin, de 27 años, al que busca la policía de Greater Manchester por el asesinato del traficante Luke Graham, de 31, y el intento de asesinato de Anton Verigotta. Graham fue objeto de una emboscada y asesinado a tiros en una guerra territorial de narcotráfico que tuvo lugar en junio de 2018, a plena luz del día en una calle de Ashton-under-Lyne, mientras unos niños jugaban en las proximidades. 

Además, la policía del sur de Gales busca a dos hombres de Cardiff por delitos relacionados con drogas de clase A organizados presuntamente a través de la plataforma de comunicación encriptada EncroChat. 

A Asim Naveed, de complexión musculosa, 29 años y 1.88m, se le acusa de desempeñar un papel principal en un grupo de crimen organizado que introdujo y traficó con 46 kilos de cocaína en Gales entre febrero y junio de 2020, cuyo valor ascendió a cerca de los 8 millones de libras. A Calvin Parris, de 32 y que tiene los dientes de arriba de oro, se le acusa de ser cliente del GCO de Naveed y de vender cocaína en Cardiff.

Por otra parte, la NCA y la policía escocesa buscan al escocés James Stevenson, de 56 años, por la captura de aproximadamente una tonelada de cocaína y de 28 millones de pastillas de Etizolam, llamado el Valium de la calle. La cocaína fue decomisada en el puerto de Dover en septiembre de 2020, mientras que las pastillas se localizaron tras una redada en una supuesta fábrica de pastillas en Kent en junio de 2020. También se le busca por dos supuestos incendios provocados en las zonas de Lanarkshire y Forth Valley en mayo de 2020.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento