Madrid declara BIC y protege al 'ecce homo' atribuido a Caravaggio que estuvo a punto de subastarse por 1.500 euros

  • La Consejería de Cultura culmina un procedimiento administrativo de ocho meses que protege el lienzo.
Detalle del posible Caravaggio, que representa un ecce homo.
Detalle del posible Caravaggio, que representa un ecce homo.
ANSORENA

De subastarse por un precio de salida de 1.500 euros a gozar de la protección de Bien Interés Cultural (BIC). Este ha sido el fulgurante cambio de situación de la pintura 'La coronación de espinas', un cuatro del Círculo de José de Ribera (siglo XVII) que a punto estuvo de vendido en una famosa casa de subastas de Madrid, una operación que se frustró cuando los expertos determinaron que podría haber sido pintado por el italiano Caravaggio, virtuoso de la técnica del claroscuro. 

El Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid dará el visto bueno a la declaración como BIC de este cuatro, culminando así un procedimiento que se inició el 9 de abril por la Dirección General de Patrimonio Cultural. "Es una gran noticia que no solo asegura la protección de nuestro patrimonio nacional, madrileño y universal sino que es motivo de orgullo para la cultura de nuestro país", destaca la consejera de Cultura, Marta Rivera de la Cruz.

Las consecuencias inmediatas de este régimen de protección cultural son varias. En primer lugar, el hecho de que la pintura sea BIC determina que si sus propietarios la ponen a la venta, obligatoriamente tendrán que comunicarlo a la Administración para que esta determine si ejercita el derecho de tanteo. Además, cualquier intervención sobre el bien tendrá que ser autorizada por la Comunidad de Madrid y deberá respetar los criterios establecidos en la ley y la declaración como BIC.

Muchos ojos se han posado en los últimos meses sobre una pintura que, en principio, no tenía demasiado valor, aunque luego trascendió que había personas dispuestas a pagar varios millones de euros por ella. "Los expertos nos trasladaron sobre la posible autoría del maestro italiano", recuerda Rivera de la Cruz, sobre cómo empezó el procedimiento que hoy culmina. "Las instituciones nos pusimos a trabajar para hacer realidad la protección cautelar de la obra y ahora finalizamos un procedimiento que podemos calificar de éxito, en el que también han colaboraron el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando", señala.

La autoría de Caravaggio no está acreditada sin lugar a dudas, pero cuenta con algunos avales muy relevantes que apuntan hacia esta dirección. Maria Cristina Terzaghi, que es historiadora del arte especialista en el maestro italiano, analizó con detalle la pintura y planteó que se trata de un original del citado autor.

Independientemente de su autoría, explica la consejería, la obra reúne valores de interés histórico y artístico relevantes para su declaración como BIC. El lienzo, de 111 x 86 centímetros, constituye "una muestra de excelencia y maestría pictórica del primer naturalismo italiano, que ejerció una gran influencia en la escuela pictórica madrileña del siglo XVII", explican desde Cultura.

Aspectos como el retrato psicológico de los personajes, el realismo de los rostros, la fuerza lumínica que se concentra en el cuerpo de Jesucristo, el juego de primeros planos de los tres personajes y la comunicación que se establece con el espectador hacen del cuadro una obra de gran interés artístico, remarcan.

Los rasgos 'caravaggistas' de la obra en su iconografía y lenguaje ejecutivo y su altísima calidad acreditan su especial relevancia dentro del patrimonio artístico de la Comunidad de Madrid. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento