El Gobierno prorroga el IVA reducido a las mascarillas higiénicas y el 0% a los antígenos, pero mantiene el 21% a FFP2

Gente pasea por la calle con mascarillas en Madrid.
Gente pasea por la calle con mascarillas en Madrid.
Jorge París

Las mascarillas quirúrgicas mantendrán el IVA superreducido del 4% hasta junio de 2022 y quedarán exentos del pago de este impuesto los productos sanitarios que se utilizan los centros de salud, entre los que se incluyen también los test de antígenos que se compran en las farmacias. Así lo ha acordado el Consejo de Ministros, que ha prorrogado estas medidas que de otro modo habrían expirado el 31 de diciembre.

Una semana antes de que se cumpliera el plazo, la reunión del Gobierno ha confirmado el anuncio que hizo hace unas semanas la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para rebajar o eximir de IVA a determinados artículos de protección frente a la Covid, entre los que, sin embargo, no se incluyen a las mascarillas FFP2, que mantendrán el IVA al 21%.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha indicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que la rebaja del IVA al 4% para las mascarillas quirúrgicas se debe a que son "las que resultan obligatorias" y, sin entrar en el tipo FFP2, ha aprovechado para informar de que el coste de la reducción del IVA para las primeras ascenderá a 88 millones.

Las mascarillas quirúrgicas tienen IVA superreducido del 4% desde noviembre de 2020. Hacienda se resistió inicialmente a bajar su IVA argumentando que la Comisión Europea no lo permitía, pero después cedió: primero fijó un precio máximo, de 0,72 euros, y después bajó el tipo del 21 al 4%, una medida que habría expirado a finales de año de no haber acordado el Consejo de Ministros su prórroga.

Como en noviembre de 2020, el IVA del 21% se mantiene para las mascarillas FFP2, que se consideran más protectoras que las quirúrgicas y sobre las que la que diputada del PP Ana Pastor preguntó, sin obtener todavía una respuesta, a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, la semana pasada en le Congreso.

El uso de mascarillas sigue siendo obligatorio en todos los espacios interiores y al aire libre siempre que no se pueda mantener una distancia de 1,5 metros con personas que no sean convivientes. De momento, no existe un horizonte para el momento en el que dejen de serlo e incluso cinco presidentes autonómicos tienen previsto pedirle a Pedro Sánchez en la Conferencia de Presidentes de este miércoles que se vuelva a modificar la normativa para que la mascarilla vuelva a ser obligatoria al aire libre también incluso cuando se puedan guardar las distancias.

Tests de antígenos

Por lo que respecta a los test de antígenos, el Gobierno mantiene también hasta junio de 2022 la exención del IVA, como sucede con otros artículos importados que tienen con la categoría de productos sanitarios como guantes, gorros, batas, termómetro o respiradores que también se gravaron al 0% en noviembre de 2020 y entre la que también figuraban las pruebas de diagnóstico, que entonces solo se realizaban en centros médicos, ya fuera PCR o test de antígenos.

Cuando el verano pasado se dio luz verde a que las farmacias vendieran autotests de antígenos que los ciudadanos podrían hacerse en casa, estos artículos también mantuvieron la exención del IVA que, según el acuerdo del Consejo de Ministros de este martes, seguirá hasta junio de 2022. 

De hecho, es la única medida que contempla el Gobierno para hacer frente a la subida de precio que han experimentado estos artículos en los últimos días ante el desabastecimiento que se ha registrado, particularmente en Madrid, a medida que se acerca la Navidad.

Fuentes del Gobierno sostienen que los autotest de antígenos no son productos sanitarios, por lo que no se puede fijar un precio máximo, como se hizo el año pasado con las mascarillas quirúrgicas, de modo que lo que se acordó con las farmacéuticas en verano fue un "precio asequible", que oscilaría entre los 6 y los 10 euros, que en los últimos días se ha superado en algunas ciudades.

Según indican fuentes del sector, cuando en verano los test de antígenos empezaron a venderse en farmacias para el autodiagnóstico, podían llegar a pagarse hasta 12 euros la unidad, porque había pocos proveedores y mucha demanda. Cuando esta bajó, los precios mucho más asequibles, que podían encontrarse hasta a tres o cuatro euros.

Con la cercanía de la Navidad, en el sector constatan que los precios han vuelto a subir, mientras que en el Gobierno se descarta cualquier medida de control de precios y espera que, como apuntan los fabricante de tests, en breve se retome el suministro y se solucione la carestía que se ha evidenciado en los últimos días de un artículo que inciden que no forma pate de los elementos que contempla el Gobierno para luchar contra la sexta ola.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento