La subida de los salarios ante un IPC récord abre otra pugna en el Gobierno y entre empresarios y sindicatos

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.
EFE

La inflación marcó este lunes un nuevo récord en casi treinta años al alcanzar el 5,6% interanual. Un encarecimiento del coste de la vida del que están a salvo los pensionistas –cuyas prestaciones se revalorizan al mismo ritmo que sube el IPC en virtud de la reforma recién aprobada por el Gobierno– pero que empobrece a los trabajadores, cuyos salarios –salvo casos excepcionales– no crecen en la misma medida. Y precisamente la evolución de los sueldos en relación a la evolución de los precios es lo que ha abierto el último debate en el seno de la coalición de Gobierno, así como una pugna entre empresarios y trabajadores.

Este mismo lunes, la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (Unidas Podemos), señaló que es necesario hablar de la "calidad" de los sueldos en España y, preguntada directamente por la conveniencia de subidas salariales que amortigüen el encarecimiento de la vida, replicó que ya es hora de abordar los "salarios decentes y dignos". Más contundente fue el coportavoz de Podemos, Pablo Fernández, quien admitió que la tasa de inflación es "elevadísima" y reclamó que los sueldos suban en consonancia.

La posición del PSOE, en cambio, es más tibia. El portavoz de su Ejecutiva, Felipe Silicia, se limitó este lunes a prometer que el Gobierno será "sensible" si el alza de los precios afecta a las familias –aunque no concretó posibles medidas– y sostuvo que ese pico de precios será "temporal". Al tiempo, pidió hacer un análisis "calmado y profundo" antes de dar ningún paso y, preguntado por el salario mínimo interprofesional, que depende directamente del Gobierno, rechazó vincularlo al IPC y únicamente reiteró el compromiso de que al final de la legislatura alcance el 60% del salario medio.

En esa misma línea, la portavoz del Ejecutivo, la socialista Isabel Rodríguez, sostuvo en una entrevista en TVE que el Gobierno está "sosteniendo" desde "lo público" a la sociedad y especialmente "a los más vulnerables", pero únicamente mencionó a los pensionistas y la revalorización de sus pensiones, dejando al margen el impacto de la subida de precios en los salarios del sector privado, de los empleados públicos y en la capacidad de compra de los perceptores de prestaciones como el ingreso mínimo vital, que perderán poder adquisitivo.

Sindicatos y empresarios, enfrentados

El enfrentamiento es aún más claro entre patronal y sindicatos. Este mismo lunes, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, pidió "prudencia" a la hora de pedir subidas salariales, porque a su juicio estamos en una situación "delicada". "Hay que ver cómo conseguir que haya más empleo, porque la clave (...) consiste en que España cree más empleo y no ir en sentido contrario a lo que España necesita", apuntó.

En la misma línea, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, reclamó no trasladar el "notable" alza de los precios a los salarios, con el argumento de que ello podría dar comienzo a una espiral inflacionista. Es el mismo discurso que mantuvo ya el pasado viernes, cuando alertó contra el "círculo vicioso" que provocaría una subida de los sueldos, lo mismo que defendió el que fuera ministro de Economía de Rajoy y actual vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, quien llamó a "evitar cometer errores" como subir los sueldos en respuesta al aumento de precios.

Los sindicatos, por el contrario, piden proteger el poder adquisitivo de los trabajadores. Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, coincidieron este lunes en la necesidad de que haya subidas salariales: "Los sueldos tienen que subir sí o sí", insistió Álvarez. La semana pasada, los sindicatos advirtieron de que habrá "importantes" conflictos si no se renegocian al alza los salarios. "El periodo de recuperación salarial debe continuar" y, de lo contrario, es "más que previsible abrir un episodio conflictivo", dijo Sordo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento