Multitarea en el trabajo: desventajas y falsos mitos de una capacidad con demasiado prestigio

  • Atender muchos asuntos a la vez puede provocar ansiedad, irritabilidad y hasta culpa.
  • Trabajar en modo multitarea no vale para todos ni para todos los trabajos.
Oficina, ordenadores, trabajo, trabajando, empleo, desempleo, paro, trabajador
La capacidad para la multitarea tiene mucho prestigio en el entorno laboral.
EUROPA PRESS

Ser capaz de hacer muchas cosas a la vez parece una virtud. Parece indiscutible. Por ejemplo, en el trabajo, ¿qué empresario no quiere a su lado empleados capaces de ocuparse de más de una cosa al tiempo?

La capacidad para la multitarea goza de un enorme prestigio en un entorno orientado a producir cuanto más mejor, a competir cuanto más mejor, a tomar decisiones y resolver problemas cuanto más rápido y más a la vez mejor, siempre con muchos asuntos acumulados encima de la mesa. Pero la llamada multitarea es una virtud con zonas oscuras: tiene también sus desventajas y algún que otro falso mito.

El abuso de la multitarea, fácil caer en ello cuando un empresario puede ganar lo mismo con menos trabajadores, tiene sus desventajas. Según Ifeel, conocerlas es de especial relevancia a la hora de evaluar el funcionamiento de un equipo de trabajo o de un empleado en particular. Esta plataforma de apoyo psicológico para empleados y empresas apunta al menos estas seis:

Malestar emocional

Al manejar de manera simultánea más estímulos que compiten entre sí (porque pertenecen a tareas diferentes) aumenta la “sobrecarga del sistema”, es decir, el estrés. A nivel psicológico esto puede manifestarse en forma de ansiedad, irritabilidad, culpa (agobio) por no llegar a todo o malestar con uno mismo.

Aumento de la probabilidades de error

Los defensores de la tesis de que poder atender a muchos asuntos a la vez es bueno por sí mismo tienden a olvidar la desventaja más traicionera de la multitarea: aumenta la probabilidad de error. Si nuestra atención no es infinita y además la dividimos más de lo que da de sí, es más probable que nos equivoquemos.

Lentitud en el cambio

Mitos DE la multitarea

  • Es algo propio de mujeres. En realidad, la multitarea no es algo propio del cerebro de las mujeres. Todos somos capaces de hacer varias cosas a la vez. Simplemente, unas personas tienen mayor capacidad que otras para el procesamiento distribuido en paralelo y una memoria operativa más potente.

    Es un rasgo de mayor inteligencia. Esta capacidad es buena, pero no te convierte de por sí en alguien más inteligente, más válido profesionalmente o más capaz. Es importante tener flexibilidad para funcionar a diferentes velocidades y por diferentes carriles.

La ventaja número uno de la multitarea es muy simple: vamos avanzando en varias cosas a la vez en lugar de tener varias de ellas paralizadas hasta que acabemos una. Pero eso no es gratis: con la multitarea aumenta la lentitud para acabar cada una de las tareas que tenemos empezada, mientras que si nos dedicamos a una sola cosa la acabaremos antes.

Saturación

¿La sensación de saturación te lleva a poca capacidad para concentrarte, recordar, mantener tu atención en un único estímulo durante un rato? Quizá necesitas examinar cómo es tu dinámica de trabajo y ver si se caracteriza por una multitarea muy intensa y esa sea la causa real que hay tras esa sensación de no poder aceptar ni una tarea más.

Resta valor al trabajo

Si no son tareas muy sesudas, profundas o elaboradas, atenderlas todas a la vez es un buen método. Sin embargo, si son importantes, requieren pensar, profundizar, ir más allá, no es buena idea no dedicar a cada una toda nuestra atención para aportar nuestra visión y experiencia como profesionales que es lo que también da valor a nuestro trabajo. La multitarea implica menor capacidad para profundizar en cada tarea.

Falta de compromiso

Finalmente, Ifeel explica que encargarnos de varias cosas a la vez sin que sea necesario hacerlo así indica una cierta falta de compromiso con cada una de las tareas. Podemos probar a mirarlo desde este punto de vista, sobre todo con aquellos asuntos que sean más importantes, y dedicarnos a ellos con verdadera implicación: lo secundario puede esperar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento