La mitad de las víctimas de abuso sexual en 2020 fueron menores y el 22% de los delitos sexuales quedaron sin resolver

Abuso menores
Abuso a menores
Save The Children-Archivo

La mitad de las víctimas de abuso sexual registradas en 2020 fueron menores de edad. Los niños y adolescentes fueron también los que sufrieron en mayor medida las consecuencias de la ciberdelincuencia sexual (80%), una práctica que se disparó un 12,4% a consecuencia en el año de la pandemia.

Son los datos que se desprenden del último informe sobre delitos contra la libertad y la indemnidad sexual del Ministerio del Interior, en el que se especifica que la delincuencia sexual disminuyó en general un 14% respecto a 2019.

Concretamente, en 2020 se registraron 13.174 delitos sexuales frente a los 15.319 de 2019. Cifras que, según el documento, "rompen" con el "paulatino incremento" de estos comportamientos delictivos que se venían observando en los últimos años.

Por tipos de delitos, el 76% fueron abusos sexuales (esto es, actos que atentan contra la libertad sexual sin consentimiento y sin violencia o intimidación) y agresiones sexuales (con violencia o intimidación), seguidos de la pornografía (6%) y el exhibicionismo (5%). Cabe destacar, además, que una inmensa mayoría de las víctimas fueron mujeres (85%); porcentaje que asciende a 92% en los casos de violaciones. 

Los más afectados fueron los menores de edad y las personas de 18 a 30 años, que representan tres cuartas partes del total de víctimas. De hecho, la mitad de las víctimas de abusos sexuales y el 33% de las agresiones sexuales registradas fueron niños y adolescentes de menos de 17 años.

En cuanto al lugar en el que se cometieron esos delitos, el informe destaca que la frecuencia de los hechos acaecidos en viviendas ha aumentado "de manera notable" como "consecuencia de la pandemia", erigiéndose como el "principal escenario" donde ocurren estos hechos (59%), seguidas de las vías de comunicación (17%) y los espacios abiertos (6%). 

La pandemia traslada los delitos sexuales a Internet

La tendencia en la evolución de los delitos que requieren de tecnología es contraria a la del resto de delitos sexuales. Tal y como se extrae del informe, los delitos sexuales bajaron en 2020 como consecuencia de las restricciones y los confinamientos impuestos durante los meses más duros de la pandemia.

No obstante, fue precisamente ese hecho el que propició que muchos delitos se trasladaran a Internet y que, por consiguiente, la ciberdelincuencia sexual haya experimentado un crecimiento acumulado del 82,5% respecto a 2014: 1.649 ciberdelitos registrados en 2020, frente a los 942 que se investigaron seis años antes. 

Además de constituir el 50% de las víctimas de abusos sexuales, los menores de edad -especialmente si son niñas- son también los que mayor vulnerabilidad presentan ante cualquier delito cometido mediante medios telemáticos. 

Según el informe, en 2020, ocho de cada diez víctimas de ciberdelincuencia sexual tenían menos de 17 años. Se trata de un "fenómeno preocupante", tal y como destaca el documento, ya que los tres ciberdelitos más frecuentes son contra menores –pornografía infantil (33,4%), contacto tecnológico a menores de 16 años (28,3%) y corrupción a menores/incapacitados (10,9%)– y, sumados, representan casi tres de cada cuatro delitos (72,6%) cometidos en la red.

Un 21,9% de casos sin resolver

Interior destaca en el informe el "alto grado de eficacia policial", pues durante 2020 se esclarecieron el 78,1% de los hechos alcanzando más de un 80% en las agresiones sexuales con y sin penetración, abusos sexuales con y sin penetración y los delitos relativos a la prostitución. 

No obstante, y según admite el documento, en el "escalón más bajo" de esclarecimiento figuran los delitos relacionados con menores y cometidos a través de la tecnología, tales como la pornografía infantil (60%) o los delitos de contacto con menores de 16 años para fines sexuales (42%). 

Con todo, dicho de otra forma, un 21,9% de los casos quedaron sin resolver y únicamente se detuvieron o investigaron 7.959 presuntos autores, número que representa casi la mitad de los delitos registrados en 2020 (13.174). 

Hombre español, de entre 41 y 64 años: el perfil del "responsable"

"Contrariamente a lo que sucedía con las victimizaciones", detalla el informe, el perfil predominante del detenido e investigado por un delito contra la libertad e indemnidad sexual es el de "hombre, español, de entre 41 y 64 años y por causa relacionada con abuso sexual". 

El varón, de hecho, es el "responsable" de casi todos los delitos sexuales. Solo en uno de ellos su representación es menor al 95% y se equipara con las mujeres: en los delitos relativos a la prostitución (63% varones frente al 37% de mujeres). 

Teniendo en cuenta los hechos cometidos por dos o más autores, es decir, en grupo, el informe destaca que, si bien en "términos cuantitativos" se han reducido, en términos porcentuales (la proporción respecto al total) "han aumentado". Como norma general, señala, "las agresiones sexuales reflejan un porcentaje mayor de participación de dos o más autores que los abusos sexuales"

Las comunidades autónomas "más afectadas" fueron, por número de delitos registrados, Cataluña (2.306), Andalucía (2.204), Madrid (1.976) y la Comunidad Valenciana (1.518). No obstante, si se observa la tasa de delitos por 10.000 habitantes, de esas comunidades solo dos se mantienen por encima de la media nacional (2,8 delitos por 10.000 habitantes): Comunidad Valenciana (3) y Cataluña (3). De hecho, las que encabezan el ranking de incidencia de delitos sexuales son Baleares, Ceuta, Canarias y Melilla.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento