Las residencias sufren de nuevo el azote de la covid y piden ya una tercera dosis: "Está empezando a haber defunciones"

Una mujer pasea a una anciana en silla de ruedas, en las inmediaciones de la residencia geriátrica de As Gándaras para visitar a un familiar, a 17 de abril de 2021, en Lugo, Galicia (España). Una de las nuevas medidas incluidas en la desescalada de Galicia consiste en la ampliación de las posibilidades de visita a cualquier persona en una residencia geriátrica, con cita previa. También se amplían las salidas de las residencias a tres veces por semana y con una duración de cuatro horas cada una de estas tres veces. Otro de los cambios en las restricciones incluye el retraso del toque de queda a las 23.00 horas. Además, los restaurantes podrán cerrar a esa misma hora.
17 ABRIL 2021;RESIDENCIAS;RESIDENCIAS GERIÁTRICAS;ANCIANOS
Carlos Castro / Europa Press
17/4/2021
La covid vuelve a azotar a las residencias.
Europa Press
Se reabre el debate sobre si será necesaria la tercera dosis.
Atlas

La evolución del coronavirus en las últimas semanas ha despertado distintas sensaciones entre la población y ha encendido la alarma en las residencias de ancianos. Se puede afirmar que la quinta ola en la que estamos inmersos no es ni mucho menos parecida a las anteriores gracias a las vacunas, que han hecho que las personas contagiadas no enfermen de gravedad, pero también demuestra que las vacunas no frenan los contagios y que variantes más virulentas como la delta pueden volver a complicar la situación, sobre todo entre los más mayores. "No hay comparación con la primera y segunda ola, pero ya está empezando a haber defunciones", advierte Cinta Pascual, presidenta del Círculo Empresarial de Atención a las Personas (CEAP).

Numerosas residencias temen vivir lo que ya parecía superado. Y es que a pesar de que la gente mayor fue la primera en inmunizarse, los datos muestran una realidad preocupante. La primera semana de julio se registraron 141 contagios en estos centros que se triplicaron solo una semana después hasta alcanzar los 1.029 infectados en la tercera semana entre residentes y trabajadores.

"Yo veía que los datos no iban bien e informamos de que esto se estaba multiplicando y bastante. Hace meses que pedimos que se haga el estudio de inmunidad porque nos parecía básico, pero no se ha hecho", lamenta la presidenta de la patronal, que reconoce que se preveían algunos contagios porque las vacunas no detienen la transmisión, "pero no imaginábamos que iba a afectar tanto".

A caballo entre una residencia y otra, asegura que en los centros están "preocupados" por lo que se está viendo en esta quinta ola, y así se lo transmiten. "Nos preguntan que cómo puede ser que nos haya afectado la quinta ola si hemos hecho los deberes". Prácticamente la totalidad de residentes y trabajadores están vacunados y se están tomando medidas de higiene y prevención. ¿Entonces?

Pérdida de inmunidad

Un estudio de IrsiCaixa y la Atención Primaria Metropolitana Norte del Institut Català de la Salut (ICS) refleja que los mayores que han sido vacunados pero que no han pasado la covid muestran niveles muy bajos de anticuerpos protectores tres meses después de recibir la pauta completa de la vacuna, mientras que los que sí han superado el virus mantienen anticuerpos durante más tiempo. A esto vincula Pascual los contagios entre residentes, pero también a la influencia de las altas tasas de contagio del resto de la población.

Y es que durante las últimas semanas los contagios se han ido multiplicando -aunque se está estabilizando la incidencia-. Los últimos datos del Ministerio de Sanidad, conocidos este miércoles, elevan a 21.874 el número de nuevos contagios y la tasa de incidencia se sitúa en 633 casos por cada 100.000 habitantes. "Cuando la tasa en la población está tan alta es imposible que no nos contagiemos. Los profesionales tenemos hijos, estamos en la sociedad", justifica Cinta Pascual.

"No queremos cerrar residencias, significaría que no hemos aprendido nada"

El aumento de contagios en estos centros ha llevado a la Comunidad de Madrid a aprobar un nuevo protocolo que entra en vigor este jueves y que recomienda limitar las visitas a personas que cuenten con la pauta completa de inmunización contra la Covid-19. Esta actualización respecto al vigente desde el 1 de junio coincide con la suspensión de visitas en ocho centros tras más de 200 casos.

Desde CEAP temen que a estas alturas y con los conocimientos que se tienen del virus haya que volver a dar algún paso atrás y volver a aislar a los residentes. "No queremos cerrar residencias. Esto sería pensar que no hemos aprendido nada. Podemos seguir trabajando sin aislar a los mayores de sus familiares"

En Cataluña, donde trabaja ella, las residencias realizan test de antígenos antes de recibir visitas. Este miércoles, una residencia detectó tres casos positivos que se disponían a visitar a un familiar. Ese es uno de las peticiones que desde la patronal han solicitado al ministerio, test de antígenos en todas las residencias del país, y una tercera dosis de la vacuna si fuera necesario teniendo en cuenta la pérdida de inmunidad a los tres meses entre la población más mayor. 

La presidenta de CEAP lamenta que no se hayan hecho estudios de inmunidad como llevan pidiendo desde la patronal e insisten en que se tenga en cuenta el estudio de IrsiCaixa.

Debate abierto sobre la tercera dosis

El citado informe ha incrementado el debate sobre la necesidad de una sola dosis, al menos entre los más vulnerables. Cabe recordar que la población más mayor fue la prioritaria para iniciar la vacunación y algunos de ellos hace ya más de seis meses que se inmunizaron y que, atendiendo al estudio de IrsiCaixa, ya podrían haber perdido inmunidad. "El 95% tienen enfermedades crónicas", recuerda Pascual para reforzar su postura sobre una tercera dosis. 

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, reconoció hace solo unas semanas que "todo apunta" a que finalmente será necesaria y Bonaventura Clotet, autor del estudio sobre la baja inmunidad en mayores, considera que su informe servirá para dar un giro a la vacunación. "Con esto demostramos que es necesario priorizar la vacunación en estas personas mayores de 65 años que no han pasado el covid", señaló en una entrevista en Espejo Público este miércoles.

Farmacéuticas como Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Sinovac han comenzado a realizar estudios para evaluar esta dosis de refuerzo y hay algunos datos preliminares que la avalarían, pero organismos, gobiernos y expertos coinciden en que aún es pronto para hablar del tercer pinchazo ante la falta de una certeza manifiesta. Pero además hay otra vertiente: la Organización Mundial de la Salud advierte del aumento de las desigualdades y de que no ayudaría a equilibrar el reparto global de dosis.

"Aún no hay evidencias de la necesidad de una tercera dosis de refuerzo en la población general", señala a EFE Isabel Sola, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), para quien es necesario hacer un seguimiento epidemiológico de reinfecciones, "lo que indicaría que la inmunidad se ha reducido lo suficiente como para no proteger". La viróloga Inmaculada Casas coincide con Sola en que si fuera necesaria una dosis de refuerzo sería para aquellas personas que presenten "una respuesta baja o nula de anticuerpos posvacuna".

Casas, responsable del Laboratorio de Virus Respiratorios y Gripe del Centro Nacional de Microbiología, dependiente del Instituto de Salud Carlos III, subraya que para administrarla habría que hacer estudios poblacionales con el fin de conocer la respuesta inmune tras la pauta completa de dos dosis -en la mayoría de vacunas- y la persistencia de los anticuerpos generados a lo largo del tiempo.

Esta experta recuerda que, por el momento, las variantes del SARS-CoV-2, incluida la delta (detectada en la India), son neutralizadas por los anticuerpos generados por las vacunas aprobadas en la Unión Europea (Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen). No obstante, el estudio conocido estos días podría, efectivamente, dar un vuelco al proceso de vacunación para seguir protegiendo a los más mayores.

La OMS pide una moratoria por la tercera dosis

Por su parte, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha pedido a los países de altos ingresos una moratoria hasta, al menos, finales de septiembre para administrar dosis de refuerzo con el fin de asegurar las primeras dosis en países de ingresos bajos y llegar al objetivo del 10 por ciento de población mundial vacunada a finales de septiembre.

Tedros ha advertido de que más del 80 por ciento de las vacunas han acabado en países de ingresos altos, a pesar de que solo son la mitad de la población de todo el mundo. "Entiendo la preocupación de todos los gobiernos de proteger a sus ciudadanos de la variante delta, pero no podemos aceptar que los países que han utilizado la mayoría del suministro de las vacunas aún hagan uso de más vacunas, mientras que las personas más vulnerables en otras partes del mundo siguen sin protección", ha esgrimido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento