VÍDEO: El desolador paisaje que ha dejado el incendio del Cap de Creus

  • Una colilla habría provocado el incendio, que duró más de 72 horas y quemó cientos de hectáreas de parque natural.
  • El Govern calcula que la vegetación quemada podría tardar entre dos y cuatro años en regenerarse.
Era una de las carreteras más bonitas de la costa catalana. Ahora el mar contrasta con el negro carbonizado que ha dejado el incendio del Cap de Creus. Más de 400 hectáreas de este parque natural han quedado arrasadas por este fuego provocado por una colilla arrojada desde un coche.
Era una de las carreteras más bonitas de la costa catalana. Ahora el mar contrasta con el negro carbonizado que ha dejado el incendio del Cap de Creus. Más de 400 hectáreas de este parque natural han quedado arrasadas por este fuego provocado por una colilla arrojada desde un coche.
Era una de las carreteras más bonitas de la costa catalana. Ahora el mar contrasta con el negro carbonizado que ha dejado el incendio del Cap de Creus. Más de 400 hectáreas de este parque natural han quedado arrasadas por este fuego provocado por una colilla arrojada desde un coche.
Atlas

El Cap de Creus es un paraje natural protegido situado en la comarca catalana del Alt Empodà, tocando Francia. Allí se encuentra Llançà, un pueblo de pescadores que desde los años 60 se ha convertido en destino turístico, valorado por sus calas dignas de anuncio de cerveza. Para llegar al pueblo de al lado, el Port de la Selva, es preciso cruzar una de las carreteras más bonitas de la costa catalana, con vistas de la Costra Brava a la izquierda y de montaña a la derecha. Pero alguien tiró una colilla encendida y se desató la tragedia -según apuntan las investigaciones-.

El incendio entre Llançà y el Port de la Selva estuvo quemando durante más de 72 horas, desde el pasado viernes 16 de agosto al mediodía hasta el lunes 19 por la tarde. Arrasó con 415 hectáreas de terreno -el 97% de reserva natural- y por él pasaron decenas de dotaciones de bomberos, también por vía aérea, además de bomberos voluntarios que llegaron a hacer jornadas de 22 horas para colaborar en la extinción.

Ahora que el incendio ya se ha extinguido, el paisaje es desolador. Polvo, ramas y piedras quemadas es todo lo que queda. Una vista muy diferente de la que aparece en las postales.

Asimismo, se observa cómo las llamas llegaron a estar bien cerca de algunas viviendas. No obstante, las franjas de protección han sido piezas clave para frenar el fuego, y a vista de dron se puede comprobar cómo éste se frenó al llegar a zonas con poca vegetación. De hecho, el Govern asegura que las franjas han evitado que el fuego afectara a 3.000 hectáreas como se preveía inicialmente. En el Cap de Creus hay 165 hectáreas de terreno destinadas a estas franjas.

Este miércoles, la consellera de Acción Climática, Teresa Jordà, ha anunciado que la vegetación quemada en el incendio del Cap de Creus podría tardar entre dos y cuatro años en regenerarse.

El fuego también mató a una considerable cantidad de animales. Las especies más afectadas, según ha informado Jordà, son de tamaño pequeño, así como reptiles y algunos mamíferos que no ha especificado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento