¿Qué pasa si te contagias después de solo recibir la primera dosis? ¿Te pueden negar recibir la segunda?

Asistentes en un concierto del Festival Cruïlla del año 2019.
Asistentes en un concierto del Festival Cruïlla del año 2019.
ACN

El horizonte cada vez más nítido del inicio del fin de la pandemia, el levantamiento de las restricciones y la llegada del verano han supuesto un caldo de cultivo perfecto para los contagios. La incidencia es especialmente alta entre los más jóvenes, donde la transmisión se ha disparado incluso entre los vacunados con la primera dosis.

Y es que aunque los sueros contra el coronavirus han dado un respiro a los hospitales, la 'euforia' desatada con la citada combinación de factores puede generar la percepción errónea de que uno se vuelve imbatible nada más pincharse con la primera dosis.

Incluso con la pauta completa, la inmunidad demostrada en los ensayos clínicos no se adquiere hasta pasados de 7 a 28 días desde el segundo pinchazo, en función de la vacuna administrada.

Por tanto, es muy importante mantener la prudencia y evitar que, llegado el punto de inflexión que supone inmunizarse contra la Covid-19, la impaciencia conlleve caer en lo que se ha tratado de esquivar durante el año y medio que llevamos de pandemia: el contagio.

De todas formas, el ministerio de Sanidad ya contó con ello a la hora de elaborar la Estrategia de Vacunación. Según consta en el documento, a aquellas personas menores de 65 años que se hayan contagiado entre dosis de la vacuna se le retrasará la segunda dosis seis meses desde la infección. Este supuesto se aplica únicamente para las vacunas de dos dosis (Moderna, Pfizer y AstraZeneca), pues la de Janssen requiere una única dosis. 

El 'caldo de cultivo' perfecto

Si bien durante el principio de la campaña de vacunación -cuando se empezó a vacunar a los más mayores-, no se notó una especial incidencia entre inoculados con una sola dosis, la tendencia ha variado ligeramente al tocarle el turno a los más jóvenes, que se han apresurado a recuperar la vida social con la relajación de las medidas. 

"Han coincidido varias cosas: una población joven que todavía no está vacunada ni con una dosis (en la gran mayoría de las ocasiones), con un final del curso escolar y la consiguiente llegada de vacaciones y la interacción social, que se ha producido de forma masiva, junto con el levantamiento del estado de alarma", explica a 20minutos el vocal de la Asociación Española de Vacunología, Jaime Jesús Pérez.

Según indica el médico especialista en Medicina Preventiva, estos han sido los principales ingredientes que han propiciado que la población joven tenga una incidencia "espectacularmente alta". 

¿Qué sucede si una persona se contagia después de la primera dosis?

"Se pondría la segunda dosis (según Sanidad, a los seis meses de la infección), porque solamente se pone una dosis cuando las personas han pasado la enfermedad antes de vacunarse", explica Pérez. "Cuando lo que ocurre es que te has administrado una dosis y luego tienes el covid, realmente no sabes cómo estaba el sistema inmune de preparado a la hora de infectarte. No sabes si es porque estabas incubando, si es que no ha dado tiempo a que desarrolle respuesta, etc. La cuestión es que claramente tú estás vacunado con una dosis y has tenido un proceso infeccioso, con lo cual hay que entender que el sistema inmune no está lo suficientemente preparado", añade.

"Puedes tener el virus de forma inminente después de la primera dosis. Esto se va a producir en muchos casos, porque ahora hay una transmisión muy alta"

Existe también la posibilidad de que esa combinación de primera dosis e infección ya garantice una inmunidad bastante fuerte, pero "no hay estudios totalmente concluyentes", por lo que, "por precaución", hay que poner esa segunda dosis.

"Lo que se ha estudiado suficientemente, y eso sí que está claro, es que las personas que pasan la enfermedad y después se vacunan con una dosis tienen una inmunidad muy potente. De hecho hay autores que apuestan a que esa inmunidad se mantiene ya de por vida", concluye.

De hecho, Sanidad contempla en su Estrategia no vacunar con una segunda dosis a los que ya hayan pasado la enfermedad antes de haber sido inoculados, y recomienda recibir la primera (y única, por el momento) dosis, seis meses después de la infección.

La eficacia es más baja con una sola dosis

Aunque la vacuna proporciona un alto nivel de protección frente al virus SARS-CoV-2, la inmunidad no es -prácticamente- completa hasta pasados varios días después del segundo pinchazo. A ello habría que añadirle el efecto de la variante Delta -originaria de la India y cada vez más predominante en el mundo-, pues varios estudios han señalado cierta pérdida de la eficacia incluso con la pauta completa. No obstante, según Sanidad, en España esta variante todavía no es predominante (15% de los casos), aunque los porcentajes varían según el territorio. 

"Se ha demostrado que la (variante) Delta baja la efectividad de una dosis hasta un 30%, mientras que con las dos dosis, aunque baja un poco, el descenso no es tan importante", señala Pérez. "Hasta la aparición de esta variante, en general, las protecciones con una dosis eran cercanas al 70%, siempre después de las dos primeras semanas", añade. 

Así, al entrar en escena esta nueva variante, el efecto se nota bastante más con una sola dosis que al haber sido inoculado con ambas. "Con dos puede bajar entre un 5-6%, mientras que con una dosis baja notablemente más", explica. 

Además, hay que tener en cuenta también el nivel de propagación actual entre la población joven, pues puede pensarse en un principio que el contagio se ha producido tras la primera dosis, cuando en verdad podría haber estado incubando el virus antes de acudir a la cita de vacunación. "En otras ocasiones puedes tener el virus de forma inminente después de la primera dosis. Esto se va a producir en muchos casos, porque ahora mismo hay una transmisión comunitaria muy alta", afirma el miembro de la Asociación Española de Vacunología. 

Pfizer

En el caso de la de Pfizer, por ejemplo, se demostró que una sola dosis tiene una efectividad del 54,4% frente a la infección sintomática y del 51% frente a la infección confirmada por PCR. Eficacia que, no obstante, alcanza esos valores a los 13-24 días de haberse inoculado esa primera dosis. Así, aunque la protección es alta después de haber recibido un primer pinchazo, no exime de contagiarse y, por tanto, de contagiar a los demás. 

Además, para lograr la protección más elevada -del 90-95% según la Agencia Europea del Medicamento (EMA)-, han de pasar siete días desde la segunda dosis. 

Moderna

Algo más de tiempo requiere el suero de Moderna. La protección máxima (90-95%) no se consigue hasta pasadas dos semanas tras el segundo pinchazo (14 días), que se inocula 28 días después del primero. Aun así, hay estudios que destacan una eficacia del 80% con una dosis, razón por la cual muchos países decidieron extender el tiempo entre pinchazos para paliar con el desabastecimiento de sueros. 

Respecto a la inmunidad que proporciona la primera dosis, los datos varían según los estudios, como ocurre también con la de Pfizer. Uno de los estudios más recientes, publicado en 'New England Journal of Medicine' y realizado en Estados Unidos, señala que, tanto la de Pfizer como la de Moderna tienen un 81% de efectividad a la hora de prevenir la infección con una dosis, y un 91% con la pauta completa. 

AstraZeneca

Para la desarrollada por Oxford-AstraZeneca, la efectividad de la primera dosis, alcanzada al menos dos semanas después de la inyección, ronda el 76%; cifra que se eleva al 82% tras una segunda dosis (inoculada tras un intervalo de tres meses), según un estudio publicado en la revista 'The Lancet'

Mostrar comentarios

Códigos Descuento