El guardia civil acusado de apropiarse de una lancha defiende que compró su embarcación en un desguace

El guardia civil acusado de apropiarse de una lancha en Boiro (A Coruña), aprovechándose de su condición de agente de la autoridad -para el que fiscalía pide cinco años y medio de prisión-, ha defendido que él compró su embarcación en un desguace, pero que no tiene "nada que ver" con la que figura en este caso.
El guardia civil acusado de apropiarse de una lancha defiende que compró su embarcación en un desguace
El guardia civil acusado de apropiarse de una lancha defiende que compró su embarcación en un desguace
20M EP

Así lo ha apuntado en la primera jornada de este juicio celebrado en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, en la que ha negado los hechos que se le imputan. Está acusado de dos delitos, uno de apropiación indebida y otro contra la administración de justicia, por unos hechos que se remontan al año 2003, cuando ejercía en el puesto de Boiro.

El acusado ha afirmado que compró un casco de fibra de 4,95 metros en un desguace a finales de 2001, el cual reparó. Posteriormente, le instaló un motor que le regaló un amigo y le puso una barandilla metálica. Le puso el nombre de 'Rabuda', según dice, diferente de la embarcación 'Pana' que se le imputa haberse apropiado.

Aunque indica que hizo diferentes gestiones para dar la embarcación de alta, no llegó a registrarla ya que no tenía factura de la adquisición porque el desguace cerró y no podía "acreditar" que era suya. Con todo, explica que en "aquel momento lo que se hacía" era comprar documentación a otra persona con una embarcación similar para regularizarla, pero finalmente no lo hizo.

Según el escrito de acusación, el guardia civil convenció a la víctima para que le entregase la embarcación porque, de este modo, evitaría ser sancionado por una infracción administrativa.

Sin embargo, según el Ministerio Público, el agente se apropió de la lancha que, tres años después, en 2006, fue localizada en Escarabote por su antiguo dueño, que interpuso una denuncia contra el ahora acusado.

Por estos hechos, se le abrieron diligencias militares por una "falta muy grave" que supusieron "cortar" su carrera, explica el acusado. "Hoy sería capitán", sostiene, si no hubiera existido esa denuncia. Está en la reserva noviembre de 2017.

NIEGA AMENAZAS

Posteriormente, según la acusación, amenazó a las víctimas, en un pub en diciembre de 2006, a raíz de la denuncia: "Tú y tu hermano vais a acabar en la cárcel".

Preguntado en el juicio por esta afirmación, el guardia civil ha dicho que fue "al revés", dado que fue uno de los hermanos, "con una borrachera", el que le dijo: "Te vamos a meter en la cárcel".

TESTIGOS

Familiares del perjudicado han señalado al acusado como la persona que les informó de que se requisaba la embarcación al no tener documentación.

El perjudicado ha explicado que tres años después de que le incautasen su lancha reconoció que era su embarcación en Escarabote por "varios detalles" artesanales, pues era "muy peculiar". Entre otros, ha apuntado al pestillo de madera que se había hecho en la puerta.

Entre los testigos, ha intervenido uno de los hermanos de la persona a la que se quitó la lancha. Así, asegura que el sargento de la Guardia Civil acusado habló en su día de que todo era un "complot" de otros agentes contra él. Precisamente, otro de los hermanos ha definido como "una tontería" lo ocurrido, pero explica que se presentó la denuncia debido a que: "Sus compañeros de la Guardia Civil nos animaban a que siguiésemos con el tema".

Este jueves se ha celebrado la primera sesión de un juicio que proseguirá el viernes, 2 de julio, con las declaraciones de agentes de la Guardia Civil antes de las conclusiones y de que el caso quede visto para sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento