Sánchez afirma que "la propia sociedad" planteó los indultos y evita replicar a los líderes del procés por sus proclamas

  • El presidente del Gobierno responde a preguntas de la prensa por primera vez desde que concedió la medida de gracia.
  • Sostiene que "lo útil ahora" es "el perdón" y no "el castigo", porque toca "construir convivencia" y "pasar página".
  • Critica a Casado y dice que "los españoles tomarán nota" de su oposición a la medida de gracia a los independentistas.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.
EFE
El presidente del Gobierno ha vuelto a llamar hoy a la "concordia política" a todos los partidos y a todos los territorios, en particular al Govern catalán.
Atlas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó este viernes que "la propia sociedad" planteó al Consejo de Ministros la necesidad de indultar a los líderes independentistas condenados por el procés catalán, y recordó el apoyo de "sindicatos y empresarios" a la medida, así como las peticiones de gracia que plantearon organizaciones y "personas individuales".

En una comparecencia al término de una reunión del Consejo Europeo, Sánchez respondió por primera vez a las preguntas de la prensa sobre los indultos, y sostuvo que "lo útil en el pasado fue el castigo y lo útil hoy es el perdón", porque toca "construir convivencia" y "pasar página". "Lo que tenemos que hacer los políticos y fundamentalmente los gobiernos es construir convivencia", recalcó.

El líder del Ejecutivo, sin embargo, evitó responder a los líderes del procés, que a su salida de prisión reclamaron un referéndum de independencia y la amnistía. "Efectivamente, escuchamos las cosas que escuchamos, pero la democracia española es tan grande y fuerte que respeta todas las opiniones", dijo Sánchez, que insistió en trasladar un "mensaje de calma y sosiego".

"Nada que decir a lo que ellos plantearon", insistió el presidente, quien subrayo que el Gobierno "siempre va a garantizar el cumplimiento de la legalidad democrática" y que se pueden defender "todas las ideas" y "todos los proyectos políticos", pero "siempre respetando el pacto constitucional y la legalidad democrática".

Más contundente fue Sánchez con el líder de la oposición, Pablo Casado, que este jueves viajó a Bruselas y sostuvo que la medida de gracia puede convertirse en un "problema" para la UE. El presidente replicó que "los partidos" tienen que "construir convivencia" y pronosticó que "los españoles tomarán nota" de la actitud del PP en esta materia.

En ese mismo sentido, recordó que en 2017, cuando era líder la oposición, apoyó al Gobierno de Mariano Rajoy ante el desafío de los independentistas y contrapuso esa actitud a la que ahora tienen los populares: "Desgraciadamente hoy estoy en el Gobierno y no cuento con el apoyo de la oposición", reprochó el presidente al PP.

Finalmente, y de cara a la reunión que mantendrá el próximo martes con el president de la Generalitat, Pere Aragonès, Sánchez dijo que hay "mucho que hablar, mucho que dialogar y muchas diferencias que resolver", entre los que citó la "agenda del reencuentro" y cuestiones de "inversiones o financiación", y llamó al Govern a construir "concordia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento